Publicado: 1ero de Enero de 2009
Air & Space Power Journal - Español  Cuarto  Trimestre 2008


UAS

RQ comparado con el MQ

RQ: "R" es una designación del Departamento de Defensa para reconocimiento. "Q" significa sistema aéreo no tripulado.

MQ: "M" representa multifunción.

*Fuente: Airman Magazine, http:www.airmanonline.af.mil Septiembre/Octubre 2008

CUANDO LA Fuerza Aérea obligó a permanecer en tierra a sus 700 aviones F-15 en noviembre de 2007, luego de un accidente, se hizo evidente la ausencia del poderío aéreo del jet en la guerra contra el terrorismo durante 18 días. A veces el único avión portabombas de la Fuerza Aérea en Afganistán, durante ese tiempo ni siquiera llevaba pilotos en la cabina. Llevar la carga era tarea del mortífero UAS MQ-9 Reaper, o Sistema Aéreo No Tripulado.

Capaz de transportar tanto como un avión de combate F-16 Falcon, el Reaper es cada día más popular en las zonas de guerra debido a su capacidad de poner bombas en el objetivo. Y deja una huella muy pequeña: las tripulaciones del Reaper vuelan el sistema no tripulado a medio mundo de distancia.

Actualmente, la Fuerza Aérea debe funcionar con sistemas aéreos no tripulados, y éstos son parte de la forma en que la Fuerza Aérea realiza su misión, desde lanzar bombas en apoyo de las tropas de tierra hasta proporcionar reconocimiento en tiempo real.

Al Comienzo

Muy pocos saben que los aviones no tripulados han existido desde hace casi 100 años. Apenas unos años después del vuelo histórico de los hermanos Wright, alguien ya estaba intentando descubrir cómo controlar y volar remotamente un avión.

En 1917, Charles Kettering de Dayton, Ohio, inventó el Torpedo Aéreo no tripulado Kettering, apodado el "Bug". El torpedo con alas podía volar remotamente hasta un objetivo. Lanzado desde una carretilla de cuatro ruedas que se bajaba desde una

Al Comienzo

pista portátil, los controles del Bug lo estabilizaban y guiaban hacia el objetivo. Después de un tiempo límite, un circuito eléctrico apagaría el motor, soltaría las alas y haría que el Bug se precipite a tierra, detonando al impactar.

El Bug nunca vio el combate porque se construyeron menos de 50 antes del fin de la Primera Guerra Mundial. Después de la guerra, el Servicio Aéreo del Ejército de los Estados Unidos interrumpió su desarrollo debido a restricciones presupuestales.

Aunque algunos en la comunidad de pilotos ven el avión no tripulado con temor, estos sistemas son los activos más solicitados en Irak y Afganistán. Cuando el primer vehículo aéreo no tripulado, el RQ-1 Predator, entró en operaciones en marzo de 1997, sólo proporcionaba capacidad de reconocimiento "desde el cielo" en tiempo real. Pero su éxito dio lugar al cazador-matador Reaper y al RQ-4 Global Hawk, aviones de gran altura y largo alcance para reconocimiento.

La ventaja de los sistemas aéreos no tripulados sobre los aviones tripulados es el elemento humano. Los pilotos necesitan descansos, el avión no tripulado puede volar de 20 a 30 horas sin parar. Pueden "merodear" sobre un área por muchas horas, desbaratando operaciones enemigas en desarrollo que podrían dar muerte a fuerzas amigas. Pero ésa no es la única ventaja. La Fuerza Aérea continúa explotando cada una de las capacidades del sistema aéreo–aparentemente limitadas sólo por la imaginación del usuario. El uso de sistemas de aviones no tripulados por la Fuerza Aérea está aún en evolución.

Como Charles Darwin dijo una vez: "No es la más fuerte de las especies la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la que responde mejor al cambio."

En las páginas siguientes se resaltan los principales sistemas aéreos no tripulados de la Fuerza Aérea: el Predator, el Global Hawk y el Reaper. Piense en ellos como Sistemas Aéreos No Tripulados 101.

Nota del editor: Por seguridad, a continuación se identifica a algunos miembros sólo por grado y nombre de pila.

El Caballo de Trabajo del Campo de Batalla

MQ-1 Predator:
El Caballo de Trabajo del Campo de Batalla

Decir que el Predator no tiene tripulación es algo engañoso. Cierto, no hay piloto en la cabina, pero se necesitan unos 55 expertos para operarlo durante una misión de 24 horas.

Eso se debe a que el Predator es más un sistema que un avión. Un sistema Predator totalmente operativo consta de cuatro aviones; una estación de control en tierra que aloja al piloto, operador de sensores y coordinador de misión; un enlace satelital primario para que el Aviador pueda operar el avión a medio mundo de distancia; y un elemento de lanzamiento y recuperación desplegado en avanzada.

"Comparado con el F-16, donde el piloto toma la mayoría de decisiones, ahora tenemos una cabina virtual con cientos de personas –si es que las necesitamos– que nos proporciona la información para realizar la incursión y lograr la misión", dijo el Coronel Chris Chambliss, el comandante del Ala No. 432 en la Base de la Fuerza Aérea Creech, Nevada.

Una manera en que los expertos del Predator llevan a cabo su misión es mediante operaciones compartidas remotas. Esto quiere decir que la mayor parte del personal del Predator permanece en la Base Aérea Creech y vuelan remotamente misiones de combate, mientras que un pequeño contingente se despliega con el avión a bordo. Ésa es la razón por la que el Coronel Chambliss también comanda el Ala Expedicionaria Aérea No. 432 en Creech, luchando la guerra contra el terrorismo desde una base en las afueras de Las Vegas.

"Tenemos una presencia de avanzada muy pequeña que lanza, recupera y mantiene el avión. Pero aquí se necesitan muchas personas para que el sistema funcione–operaciones y mantenimiento", dijo el coronel. Dijo también que hay muchos analistas de imágenes alrededor del mundo que interpretan las imágenes del Predator y proporcionan la información a los clientes.

En promedio, los que mantienen al Predator son desplegados a una zona de guerra seis meses al año. Como "habilitadores", no están incluidos en el programa de la Fuerza Expedicionaria Aérea y Espacial, pero se despliegan cuando es necesario.

"Para nosotros, Creech es un terreno de adiestramiento", dijo el Sargento Segundo Jason Gregory. "Adiestrar a un elemento de mantenimiento nuevo toma unos seis meses, y en el minuto que terminan su adiestramiento, se les despliega.

"Mientras estamos desplegados, trabajamos seis días a la semana, 12 horas al día", dijo el jefe de tripulación de Predator con el Escuadrón de Mantenimiento Expedicionario No. 43. "Es gratificante saber que estamos enviando aviones en misiones reales–salvando vidas de personas y eliminando enemigos".

Durante los dos últimos años el ritmo de operaciones en Creech ha aumentado exponencialmente debido a la demanda siempre en aumento de aviones en las zonas de guerra.

Cuando el Capitán Jason cambió de volar Fortalezas Volantes B-52 para convertirse en piloto de Predator, algunos pilotos lo trataron como un paria. Dijo que muchos no entendían la importancia del nuevo sistema.

"Sin embargo, con el paso del tiempo, y los comandantes de tierra pidiendo más y más Predators–el activo más solicitado en la guerra–pienso que la mentalidad de la gente ha comenzado a cambiar", dijo el miembro del Escuadrón de Reconocimiento No. 15 en Creech.

"Se están dando cuenta de la importancia de la plataforma y lo que traemos a la lucha", dijo el capitán. "Cada vez que dicen que necesitan más, ponemos más en el cielo. Así ayudamos a las fuerzas amigas de tierra a encontrar a los enemigos".

BATMAV

BATMAV: "Battlefield Air Targeting Micro
Air Vehicle" - Sistema Aéreo No Tripulado
Función principal:
Proporcionar información directa de objetivo y conciencia de situación en tiempo real.
Medidas: Envergadura de ala, 41, cm; longitud, 29,2 cm.

 
Desert Hawk

Desert Hawk: Sistema de Vigilancia Aerotransportado para Protección de Fuerzas
Función principal:
Reconocimiento aéreo.
Medidas: Envergadura de ala, 132 cm; longitud 86,4 cm; peso, 3,25 kg.

La evolución del Predator es la causa de la ola de pedidos proveniente de los comandantes combatientes. Su capacidad para recoger imágenes de video en tiempo real, de día o de noche, en todo tipo de clima, es popular con las tropas de tierra. Más aún, dispara misiles Hellfire.

Desarrollo del Predator

Cuando apareció por primera vez el Predator, la Fuerza Aérea lo utilizó estrictamente para reconocimiento no tripulado.

En 2002, cambió de un sistema de avión no tripulado de reconocimiento RQ-1 a un sistema aéreo no tripulado multifunción MQ-1. Cuando estaba armado no era simplemente un ojo fijo en el cielo, sino un arma táctica para ayudar a las tropas de la coalición.

"Ahora podemos volar misiones de apoyo aéreo cercano y realizar otras misiones de vigilancia con armas, además de muchas otras misiones", dijo el Coronel Chris Chambliss, comandante Ala No. 432 y del Ala Expedicionaria Aérea No. 432 en la Base de la Fuerza Aérea Creech, Nevada.

Los Predator son ahora el activo solicitado número uno por las tropas en las zonas de guerra.

Para satisfacer la mayor demanda, la Fuerza Aérea no sólo duplicó en número de patrullas aéreas de combate de Predator sobre Irak y Afganistán, sino que se adelantó en dos años a la fecha límite de 2010 para 21 patrullas diarias. Los Predator ofrecen ahora 26 patrullas aéreas de combate al Comando Central de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos.

En promedio, el Predator registra 10.000 horas al mes, según oficiales de General Atomics Aeronautical Systems Inc., fabricante del Predator.

Aproximadamente el 85 por ciento de esas horas se vuelan en zonas de combate, y suman más de 465.000 horas desde su comienzo. Es casi la misma distancia que volar casi hasta la mitad del camino al sol.

La Fuerza Aérea controla el sistema aéreo no tripulado, pero los soldados, infantes de marina y fuerzas especiales determinan el ritmo de sus operaciones.

Por lo que la comunidad del Predator continúa perfeccionando sus misiones para servir mejor a las tropas de tierra. Por ejemplo, como puede merodear por tanto tiempo, una misión del Predator es encontrar dispositivos explosivos improvisados, incluso tratar de encontrar al enemigo que los está colocando.

MQ-1 Predator

MQ-1 Predator

El crecimiento exponencial del descendiente del Predator, el MQ-9 Reaper, no quiere decir que habrán menos Predators. El Coronel Chambliss dijo que la Fuerza Aérea aún está comprando aviones Predator para continuar su función como recopiladores de inteligencia, o para enfrentar al enemigo cuando sea necesario. Al mismo tiempo, el Reaper está evolucionando para convertirse en un avión de apoyo aéreo cercano, similar al A-10 Thunderbolt II.

A medida que pasa el tiempo, y la Fuerza Aérea cambia el sistema del Predator para servir mejor a las tropas de tierra, su función puede cambiar nuevamente, dijo el coronel.

Sólo el tiempo lo dirá.

RQ-4 Global Hawk:
Por encima de todo

El RQ-4 Global Hawk puede tener una apariencia un poco desgarbada. Pero muchos comparan la misión de reconocimiento del sistema de avión no tripulado de gran altura y larga resistencia con la del venerable U-2. Pero no puede tomar video de movimiento real como el Predator. Aunque puede tomar fotos tan rápido que forman una clase de animación de movimiento inerte– similar a dibujar figuras en la esquina de una página y hacer que "se muevan" las figuras pasando rápidamente las páginas.

El Global Hawk puede captar diferentes tipos de imágenes: Electro-ópticas, similares a lo que vería una cámara de TV, es el producto más solicitado del sistema; imágenes infrarrojas, que detectan el calor de personas, grupos de animales, motores de vehículos y tubos de mortero recientemente disparados; y radar de apertura sintética, usado específicamente en mal tiempo para localizar objetivos como tanques, personas, edificios y árboles.

Cada sistema aéreo no tripulado tiene su propia misión-- y el Global Hawk no es diferente. A veces esas misiones son parte de un esfuerzo cooperativo más grande, llamado de "acción cruzada". El fabricante del Global Hawk, Northrop Grumman, dijo que un incidente ilustra el esfuerzo cooperativo entre el Global Hawk y el Predator.

Encontrar Sentido a las Imágenes

Los Aviadores que analizan imágenes atan pie y cabeza de los datos de las imágenes. 

Determinan lo que ven los Global Hawk, dijo el Teniente Coronel Paul Wade, subcomandante del Grupo de Inteligencia No. 58, Base de la Fuerza Aérea Beale, California.

Con miles de Aviadores a nivel mundial, el grupo analiza las imágenes recogidas por el U-2, el RQ-4 Global Hawk, el MQ-1 Predator y el MQ-9 Reaper.

"Encontramos sentido rápidamente a las imágenes y pasamos esa información al personal en tierra en Irak y Afganistán", dijo el coronel. "Nuestra gente analiza las imágenes e identifica las amenazas en el espacio de batalla, o los objetivos, y envía esa información a la gente que la necesita". El coronel dijo que no se le da suficiente crédito a la gente que trabaja detrás del telón.

"Es un sistema impresionante, pero también debemos darle crédito a los cientos de personas que explotan esta información durante cada misión", dijo el Teniente Coronel Jonathan Ellis, comandante del Escuadrón de Reconocimiento No. 13 en Beale. "Tenemos gente en la lucha cada día que son básicamente los compañeros alados de los convoyes que se desplazan en Irak y Afganistán– compañeros alados de las personas que están alistándose para enfrentar al enemigo".

El Sargento Técnico Donald Kunkel es un analista de imágenes en Beale. Después de nueve años en el servicio activo, se unió al Escuadrón de Apoyo Operativo No. 222 de la Guardia Aérea Nacional de California.

"Somos como el Burger King de la inteligencia", dijo el sargento. "Los clientes ordenan lo que desean, y atendemos el pedido". El Sargento Kunkel dijo que la necesidad de imágenes de inteligencia en Afganistán e Irak es enorme, y que es bueno tener un paquete total de fuerza para ayudar con la guerra.

En noviembre de 2004, las fuerzas enemigas estaban tratando de escapar, huyendo en diferentes direcciones. En lo alto, habían dos Predators, un Global Hawk y dos aviones caza. Los dos Predators siguieron a un grupo, y el Global Hawk fijó su mira en el otro. Ambos trataban de rastrear a los enemigos hasta sus escondites.

Cuando los insurgentes encontraron una intersección de cuatro vías en una carretera, los operadores de Global Hawk no estaban seguros de qué ruta tomarían éstos. Por lo que de inmediato tomaron fotos de cada carretera, permitiendo así que los analistas de imágenes determinen la ruta de los insurgentes.

El Global Hawk mantuvo el rastreo, después se lo pasó a los Predators– en lo que se llamó una acción cruzada– y después continuaron el rastreo del otro grupo. Misión completa, se acabó el partido.

La especialidad del Global Hawk es tomar imágenes de áreas amplias para que los analistas puedan localizar áreas de interés, y después llamar a otros activos–cazas, Predator o Reaper– para que investiguen el área más de cerca.

RQ-11 Raven

Función principal: Reconocimiento, vigilancia y adquisición de objetivo.
Medidas: Envergadura de ala, 134,6 cm.

La misión del Global Hawk, al igual que la del Predator y el Reaper, sigue creciendo a medida que la Fuerza aérea encuentra más formas de explotar sus capacidades. Por ejemplo, la Fuerza Aérea ha estacionado el sistema Global Hawk en Hawaii para usar su capacidad de reconocimiento en la región del Pacífico.

El Global Hawk fue usado para ayudar a combatir incendios porque algunas veces el humo era tan denso que era difícil encontrar puntos calientes usando técnicas de detección remota normales. En este caso, las imágenes de radar de apertura infrarroja y sintética del Global Hawk ayudaron a los bomberos a dirigir sus esfuerzos.

Los diseñadores del Global Hawk dicen que este avión puede realizar misiones de seguridad nacional.

Y la misión del Global Hawk es también una misión perfecta para la Reserva de la Fuerza Aérea, dijo el Teniente Coronel Jonathan Ellis, comandante del Escuadrón de Reconocimiento No 13 en la Base de la Fuerza Aérea Beale, California.

RQ-4 Global Hawk

RQ-4 Global Hawk

"La totalidad del control intermedio de misión se realiza aquí", dijo el Coronel Ellis. Las tripulaciones de Global Hawk vuelan el sistema de avión no tripulado desde Beale. "Despegamos desde dondequiera que esté el avión, algo así como ‘elige un país cuyo nombre termine en stán’ y controlamos la misión desde aquí".

Los reservistas comparten la misión de vuelo con las alas de reconocimiento No. 9 y 12 en servicio activo en Beale. "Es muy lógico para mí hacer que un reservista realice esta clase de misión", dijo el Coronel Ellis.

Si se tuviera que desplegar un operador de Global Hawk para cada misión, se crearía una tremenda carga sobre esa persona, su empleador y su familia.

Por lo que la Fuerza Aérea planea incrementar en 85 personas el programa Global Hawk, haciendo posible que las reservas manejen una misión u órbita completa por su cuenta. Actualmente el programa Global Hawk total requiere seis órbitas. Si los reservistas logran su objetivo, serían totalmente responsables de una de estas órbitas.

"Muchos miembros del servicio activo ni siquiera saben que existimos", dijo el Coronel Ellis. "No se dan cuenta de que estamos aquí. La broma común es que la única manera de saber que el Global Hawk está aquí es porque somos los individuos con andadores. Somos los más viejos".

MQ-9 Reaper: 
El derivado mortal

Al igual que el MQ-1 Predator, las misiones del MQ-9 Reaper necesitan un equipo de expertos para lograrla: un piloto, operador de sensores, coordinador de misión y un grupo de otros expertos de apoyo. El Reaper es más grande y más potente que el Predator, y se ha diseñado para llegar rápidamente a los objetivos para destruirlos o inhabilitarlos.

Un misil Hellfire simulado de un MQ-9 Reaper

Sargento Técnico Michael Stewart (izquierda) y Aerotécnico Senior Valero Mendoza retiran un misil Hellfire "simulado" de un MQ-9 Reaper. Son parte del Escuadrón de Mantenimiento de Aviones No. 432 en Creech. (Foto de la USAF/Lance Cheung)

"Los empleamos como un escuadrón de ataque", dijo el Coronel Chris Chambliss, comandante del Ala No. 432 y del Ala Expedicionaria Aérea No. 432 en la Base de la Fuerza Aérea Creech, Nevada. Y los pedidos para el cazador-matador siguen aumentando.

Para satisfacer la creciente demanda de sistemas de aviones no tripulados, "Tenemos a la Guardia y Reservas de Nevada, y a nuestros socios Británicos de la coalición, volando y manteniendo estos aviones junto a nosotros", dijo el coronel. "Se necesita mucha gente para realizar esta misión".

Actualmente las tripulaciones de Reaper vuelan dos patrullas aéreas de combate por día sobre la zona de guerra. El coronel espera que pronto aumente a tres.

"Apoyar a las tropas de combate en tierra cuando entran en un tiroteo y piden apoyo aéreo –y somos capaces de proporcionarlo –es la mayor satisfacción que tengo", dijo el Capitán Andy, un piloto de Reaper con el Escuadrón de Ataque No. 42 en Creech.

Scan Eagle
Función principal
: Conciencia de situación y protección de fuerzas.
Medidas: Envergadura de ala, 66 cm.

Scan Eagle

Su operador de sensores, el Sargento Justin, dice que siente el peso de la responsabilidad sobre sus hombros, especialmente como miembro alistado de la tripulación.

"Me siento junto a un piloto que tiene años de adiestramiento como piloto. La responsabilidad que tengo es increíble", dijo el sargento. "No sé dónde más podría hacer esto en otro campo profesional".

El piloto, el operador de sensores y el coordinador de misión--normalmente del campo profesional de inteligencia y quienes ayudan a coordinar la misión y aseguran que los clientes reciban lo que necesitan--trabajan como un equipo. El piloto controla el avión y el operador de sensores controla el "ojo fijo" de las lentes ópticas del avión.

"Necesitamos coordinar con lo que Justin está mirando durante las etapas críticas de la lucha para proporcionar el apoyo necesario a las tropas de combate en tierra", dijo el capitán.

Cuando las tripulaciones aéreas no vuelan misiones de combate, vuelan misiones de adiestramiento. "En cualquier día, podríamos hacer cualquiera de las dos. Pero, normalmente, no hacemos las dos en el mismo día", dijo el capitán.

MQ-9 Reaper

Pero el adiestramiento y las misiones de combate del mundo real se fusionan.

"Al intensificarse las solicitudes de apoyo del Reaper aumenta la necesidad de más aviones Reaper, lo que aumenta la necesidad de más estudiantes, y por ende más instructores --afecta la totalidad de la estructura", dijo el piloto de Reaper.

La locura del Reaper

Cuando recién comenzó a volar el MQ-9 Reaper, la necesidad de sistemas aéreos no tripulados era tan grande que la Fuerza Aérea lo puso en combate un año antes de lo esperado.

Hizo su debut en la Base Aérea Bagram, Afganistán, en mayo de 2008. Los operadores lo usan como cazador-matador contra blancos emergentes, plataforma de vigilancia y recopilador de datos en tiempo real para los comandantes combatientes.

"Lo pusimos en combate sin saber todo lo que se necesitaba saber. Pero la Fuerza Aérea necesitaba llevar la capacidad del Reaper al campo", dijo el Coronel Chris Chambliss, el comandante del Ala No. 432 y del Ala Expedicionaria Aérea No. 432 en la Base de la Fuerza Aérea Creech, Nevada.

Después de sustituir al F-15 Eagle, cuando la Fuerza Aérea lo retiró de servicio en noviembre de 2007, el Reaper se puso a prueba rápidamente en la zona de guerra, dijo el Coronel Chambliss.

"Eso aumentó la confianza de todos en su uso, y aumentó la cantidad de misiones que volamos", dijo el coronel.

"En este momento, estamos usando los Reaper para portar bombas y misiles. Pero se pueden cambiar fácilmente para portar cargas de ataque electrónico, o algo más. A medida que avancemos con el Reaper, descubriremos más y más sobre lo que podemos hacer con él", dijo el coronel.

Más adiestramiento en Reaper requiere más gente, equipo y dinero para cumplir las necesidades de la misión. Por esta razón Creech está creciendo como un levantador de pesas en esteroides. El 1 de noviembre de 2007 el ala tenía unas 600 personas. Para fines de 2008 se espera tener 2.000, dijo el Coronel Chambliss.

"Estamos pasando por un crecimiento explosivo, y eso ni siquiera incluye las unidades asociadas que tenemos con la Guardia y las Reservas", dijo el coronel.

En ningún otro lugar es el adiestramiento tan obviamente importante como en Creech. En el momento que se gradúan los pilotos y operadores de sensores, comienzan a volar misiones de combate.

"El adiestramiento es el habilitador clave para las misiones de combate. Por lo que colocarlo con la misión de combate es realmente invalorable", dijo el Coronel Chambliss.

Los Aviadores en Creech no sólo mantienen y vuelan el Reaper y el Predator, también proporcionan adiestramiento y vuelan misiones combate desde allí. Esto les da una oportunidad única para adaptar o cambiar rápidamente el Predator y el Reaper para satisfacer las necesidades de las tropas en tierra.

"Continuamos haciendo crecer ambos sistemas", dijo el Coronel Chambliss. "A medida que descubramos lo que podemos hacer con el Reaper, descubriremos nuevas formas de usarlo".

Las tropas en tierra no pueden esperar.


 Declaración de responsabilidad: Las ideas y opiniones expresadas en este artículo reflejan la opinión exclusiva del autor elaboradas y basadas en el ambiente académico de libertad de expresión de la Universidad del Aire. Por ningún motivo reflejan la posición oficial del Gobierno de los Estados Unidos de América o sus dependencias, el Departamento de Defensa, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos o la Universidad del Aire. El contenido de este artículo ha sido revisado en cuanto a su seguridad y directriz y ha sido aprobado para la difusión pública según lo estipulado en la directiva AFI 35-101 de la Fuerza Aérea.


[ Inicio | Email su Opinión a ]