Publicado: 1ero de Enero de 2009
Air & Space Power Journal - Español  Cuarto  Trimestre 2008


El Mando y Control del Predator: Una Perspectiva Italiana

Coronel Ludovico Chianese, Fuerza Aérea italiana

 El mando y control del Predator

La victoria sonríe a aquéllos que anticipan los cambios en el carácter de la guerra, y no a aquéllos que esperan para adaptarse después que ocurren los cambios.

—Giulio Douhet

DURANTE LA Operación Iraqi Freedom (OIF), la Fuerza Aérea italiana empleó su flota de aviones Predator en apoyo de las operaciones de combate. El Predator, un Sistema Aéreo no Tripulado (UAS), anteriormente denominado UAS, de mediana altura, fabricado por los norteamericanos y empleado para la vigilancia y exploración, tiene un alcance máximo de 741 kilómetros y un techo operativo de 7.620 metros. Volando a una velocidad de 130 kilómetros por hora, es capaz de realizar vuelo estacionario durante horas por encima de los blancos seleccionados.1 Aunque las operaciones del Predator llevadas a cabo por los italianos han sido consideradas exitosas, aún es necesario resolver algunas cuestiones para maximizar su nivel de eficiencia y eficacia. Las transformaciones del carácter de la guerra aérea están realizándose ahora y la Fuerza Aérea italiana debe adaptarse. Durante las operaciones del Predator en Irak, la mayor parte de los problemas se originaban en la estructura de mando y control (C2), reflejando así la falta de doctrina estratégica, una incompleta aplicación de principios doctrinarios básicos y un nivel de mando operacional inadecuado.

El autor compara, en este artículo, su conocimiento acerca de las operaciones italianas del Predator—derivado de su experiencia como comandante del componente aéreo italiano de diciembre de 2005 a abril de 2006 en Talíl, Irak—con la doctrina así como las operaciones norteamericanas del Predator actuales y pasadas. Después de ofrecer una visión generalizada de la importancia de la doctrina y C2, el autor presenta un análisis de la Operación Antica Babilonia (Antigua Babilonia, OAB), y describe la estructura de C2 del Predator italiano, destacando los mayores problemas enfrentados durante la realización de las operaciones y finalmente plantea algunas recomendaciones para fomentar, elaborar e incorporar tanto una visión estratégica como política para el empleo de los UAS italianos en llevar a cabo misiones expedicionarias futuras y al nivel nacional.

La Importancia de la Doctrina

La palabra "doctrina" tiene diversos significados ya que gran parte de las personas considera a la misma como una serie discusiones entabladas de manera erudita y secreta por teóricos y expertos académicos que no ofrece mucho al personal militar que opera al nivel de unidad. La Fuera Aérea de EE.UU. en su manual de doctrina básica, señala esto eficazmente, advirtiéndonos acerca de depender demasiado de las reglas empíricas usadas con frecuencia durante operaciones.2 Debemos, en cambio, captar el conjunto del conocimiento acumulado y, de manera deliberada y oficial, incorporarlo en la doctrina, la cual consiste en los principios fundamentales a través de los cuales las fuerzas armadas (FF.AA.) elaboran las acciones en apoyo de los objetivos nacionales y, a los niveles operacionales y tácticos, la intención del comandante.3 Idealmente, se fundamenta cada mayor operación en un plan de campaña que refleja los principios y preceptos doctrinarios derivados del "conjunto de conocimiento acumulado" ya mencionado.

En un par de oportunidades, sin embargo, la Fuerza Aérea no se ha adherido a estas recomendaciones, realizando algunas operaciones militares sin tomar en cuenta una sólida estrategia doctrinaria ni una directriz estratégica—o simplemente sin aplicar completamente los principios y preceptos doctrinarios. El historiador Frank Futrell, al analizar la situación, sostiene que los pilotos, puesto que no son conocidos por ser escritores fecundos, han "desarrollado una tradición oral en vez de una escrita".4 Además, algunos líderes creen que "adherirse a dogmas ha provocado la destrucción de más ejércitos y costado más batallas que cualquier otra cosa en la guerra".5 De hecho, la doctrina ineficaz sobre limita la creatividad, y si "no se la formula apropiadamente, permitiendo la introducción de una mentalidad más bien provinciana, la misma producirá soluciones inferiores".6 En cuanto a las operaciones italianas del Predator en Irak, no existía ninguna doctrina estratégica para el empleo de UAS en general o del Predator en particular. Aunque es posible que las dos primeras razones hayan jugado algún papel, la razón primordial en cuanto a la falta de dirección doctrinaria fue el hecho de que carecía de la oportunidad de tanto adquirir experiencias con este medio como formular una doctrina sólida y oportuna.

Incluso si ya no se consideren los UAS como una innovación técnica en EE.UU, donde la investigación y desarrollo relacionados con esta aeronave son considerablemente avanzados, los mismos figuran un importante salto hacia adelante para la Fuerza Aérea italiana. Una Fuerza Aérea, no obstante, necesita tener más que una tecnología avanzada para proporcionar una eficaz capacidad aérea. Después de adquirir fácilmente la tecnología Predator, la Fuerza Aérea italiana rápidamente la desplegó en Irak antes de elaborar ya sea una estrategia o doctrina para emplearla. La fuerza del Predator, de manera previsible, padeció de las consecuencias, aprendió muchas lecciones y debería sacar ventaja de esta experiencia.

Mando y Control de la
Potencia Aérea: Principios Doctrinarios Básicos

En la esfera doctrinaria, siempre se ha considerado al elemento C2 un asunto importante para las organizaciones y líderes castrenses; siendo una parte integral en la conducción de la guerra, requiere una planificación y ejecución meticulosa para que sea eficaz. A comienzos de la historia de la aviación italiana, el conocido teórico de la guerra aérea Giulio Douhet destacó que "la guerra entablada en el aire consta de la guerra verdadera de movimiento, en la cual se exige tener la capacidad de intuir rápidamente, tomar decisiones más rápidas y ejecutarlas aún más rápidamente. En esta forma de guerra, los resultados dependen en gran parte del comandante".7 De hecho, los italianos desplegados en Irak aprendieron lo que los norteamericanos habían experimentado en Serbia, hace sólo siete años, según lo destacado en el Informe de la Campaña Aérea sobre Serbia:

Durante la campaña aérea sobre Serbia, el mando y control trabajaron bien al nivel táctico. La rápida reselección de blancos, por ejemplo, por parte de aviones de ataque detectados por el Predator resultó ser innovadora y bastante exitosa. A los niveles operacionales y estratégicos, sin embargo, los líderes de la Fuerza Aérea destacaron repetidas veces la existencia de dos problemas determinantes. El hecho de que las estructuras del C2 y los procedimientos de coordinación se superposicionaban y eran confusos. Además, el principio de la unidad de mando debe ser reforzado in el adiestramiento, doctrina y futuras operaciones.8

La Fuerza Aérea italiana experimentó algunos problemas sorprendentemente similares en Irak ya que esta arma podía haber mejor explotado las lecciones aprendidas por los norteamericanos en su empleo de los Predators para compensar su falta de experiencia con este medio, especialmente en cuanto a la estructura de C2, puesto que las fuerzas de EE.UU. han operado los UAS en general y los Predators en particular desde el año 1995.9

Puesto que los principios y preceptos de C2 son considerados conocimientos comunes, cada líder militar debe ser capaz de aplicarlos, incluso en un plano aún más elevado. La unidad de mando, por ejemplo, "garantiza la concentración de esfuerzos para cada objetivo bajo el cargo y autoridad de un solitario comandante".10 El principio de sencillez exige "evitar la introducción de complejidades innecesarias en el proceso de organización, preparación, planificación y conducción de operaciones militares".11 Es obligatorio reorganizar, en términos operacionales, la potencia aérea y espacial, garantizando así que la demanda de medios aéreos y espaciales no abrumará a los comandantes de la Fuerza Aérea en conflictos futuros.12 Sin embargo, estos principios abstractos exigen tener una capacidad operacional para ponerlos en práctica. El General Ronald R. Fogleman, el ex JEMFA de EE.UU. dijo que "un comandante sin los debidos medios de C2 no comanda nada salvo un escritorio".13 Se posibilita el C2 solamente al dedicar recursos considerables para equipar y adiestrar a los operadores del mismo; por ende, la doctrina de la Fuerza Aérea norteamericana imparte la directiva a los comandantes de "garantizar que su personal sea completamente competente en usar los sistemas dedicados al mando y control cuando desempeñan funciones en tiempos de guerra".14

La Operación Antica Babilonia:
El Estreno de Italia en Operaciones de UAS

La participación de Italia con las fuerzas multinacionales en Irak comenzó el 15 de abril del 2003 cuando el Dr. Franco Frattini, ministro de asuntos exteriores, dio un discurso ante el Parlamento con respecto a la intención del gobierno de apoyar a la coalición militar en Irak. Después de un mes, el Ministro de Defensa Antonio Martino ordenó a las FF.AA. preparar el despliegue de un contingente nacional con finalidad de cumplir con la Resolución 1483 del Consejo de Seguridad de la ONU. La consiguiente operación militar, conocida como la Operación Antica Babilonia, se inició el 15 de julio de 2003, consistiendo en una fuerza de tarea conjunta italiana que conformado alrededor de una brigada de infantería del Ejército.15

En aquel momento, la Operación Libertad de Irak había acabado con las "operaciones de combate de mayores proporciones" e iniciado operaciones de seguridad, estabilidad y reconstrucción.16 La Fuerza de Tarea Combinada 7 en Bagdad incluyó dos divisiones multinacionales en la parte norte y noroeste de Irak, lideradas por EE.UU., otra división multinacional posicionada en la parte sur en el centro de Irak, liderada por Polonia, y otra en la parte sureste, liderada por Gran Bretaña. A mediados del 15 de mayo de 2004, las fuerzas de la coalición se habían organizado en dos mandos, la Fuerza Multinacional en Irak como el mando operacional y el Cuerpo Multinacional en Irak como el mando táctico, con la directriz operativa nacional orientando la participación de Italia.17 Tres generales italianos asumieron cargos importantes en el cuartel general en Bagdad para conducir la Operación Antica Babilonia.18 Un sector dentro de la división multinacional liderada por los británicos fue designado como área de responsabilidad de la fuerza de tarea conjunta italiana, liderada por un cuarto general italiano.19

El fin de las operaciones de combate de mayores proporciones lastimosamente no significó el retorno de la paz a Irak. El contingente italiano de tres mil efectivos, con sede en An-Nasirya, la capital de la provincia de Dhi Qar, confrontó un conflicto violento entre las fuerzas de la coalición lideradas por EE.UU. y los insurgentes.20 Por lo general, la OAB concentró sus esfuerzos en la conducción de operaciones de estabilidad, reformas de seguridad a nivel de sector, adiestramiento y medidas de desarrollo nacional.21 Las fuerzas y medios experimentaron modificaciones para tratar con la cambiante amenaza. Un grupo de tarea aéreo conjunto compuesto de dos escuadrones de helicópteros y, a partir de enero de 2005, otro escuadrón de UAS equipado con Predators RQ-1 para llevar a cabo misiones de vigilancia y exploración reforzaron a las fuerzas terrestres.22

La Estructura C2 del Predator:
Un Rompecabezas Complejo

Las observaciones siguientes, enunciadas en la publicación conjunta norteamericana acerca de operaciones multinacionales, eran aplicables sin duda alguna a la OAB ya que "ninguna estructura de mando satisface las necesidades de cada mando multinacional, pero existe un elemento absoluto que permanece siendo constante—los factores políticos ejercerán un alto nivel de influencia en la forma final de la estructura de mando".23 Italia, sin embargo, no siempre tenía en mente el principio de sencillez cuando estableció el sistema de C2 de Predator. De hecho, optó por un modelo que permitía a la coalición emplear sus fuerzas, pero también garantizaba un nivel de control nacional, particularmente de medios esenciales (véase la Figura 1). Recurriendo a sus experiencias en la OTAN, Italia empleó la doctrina de la misma para delinear sus relaciones de mando. El Jefe de Estado Mayor de Defensa de Italia (Capo di Stato Maggiore della Difesa) siempre maneja el mando operacional (OPCOM), el nivel más alto de mando en la jerarquía castrense, comparable al comando combatiente de las FF.AA. norteamericanas. Sus funciones son similares a aquéllos del Jefe del Estado Mayor Conjunto (JEMC) norteamericano, salvo que el jefe del EM italiano ejerce autoridad sobre los otros jefes de las otras armas. En Roma, el JEMC italiano mantiene el mando operacional de las fuerzas italianas desplegadas a Irak. La siguiente relación de mando aplicó:

• el control táctico (TACON): "la dirección y el control minucioso, por lo general, local de movimientos o maniobras necesarios para cumplir misiones o tareas asignadas"24

• el control operacional (OPCON): "la autoridad delegada en el comandante para ordenar a fuerzas asignadas para que el mismo pueda cumplir misiones o tareas concretas, las cuales están limitadas por la especialización, tiempo o localidad; desplegar a las unidades correspondientes y mantener o designar el control táctico de estas mismas. No incluye la autoridad de emplear a los componentes de la unidad para llevar a cabo tareas que no corresponden con la misión, ni tampoco incluye el control administrativo o logístico"25

• el OPCOM: "la autoridad otorgada al comandante para delegar misiones o tareas a comandantes subordinados, desplegar unidades, reasignar fuerzas y retener o delegar el control operacional y/o táctico en la manera que a él/ella mejor le pareciera . . . no incluye la responsabilidad de la administración"26

• el control administrativo (ADCON): "el ejercicio de autoridad sobre organizaciones subordinadas con respecto a la administración y apoyo, incluso la organización de elementos de apoyo, control de recursos y equipo, administración de personal, logística de unidades, adiestramiento de elementos individuales y unidades, preparación, movilización, desmovilización, disciplina y otros asuntos no incluidos en las misiones operacionales de los organizaciones subordinadas"27

El C2 de UAS y de helicópteros durante la OAB

Figura 1. El C2 de UAS y de helicópteros durante la OAB. (Adaptado de la Direttiva Operativa Nazionale COI-O-153-R [Roma: Comando Operativo di Vértice Interforze, abril de 2005]).

El OPCON de gran parte de las fuerzas italianas se trasladó al comandante británico de la División Multinacional en la parte sureste en Basra. Los Predators eran la excepción en cuanto a esta relación de mando ya que el Comandante del Comando Operativo di Vertice Interforze (COI), o el jefe de la fuerza de tarea permanente, retenía el OPCON de estos UAS como un medio a ser usado sólo por el contingente italiano, puesto a disposición a la Coalición basado en el orden de prioridad, en términos de exigencia. El COI y su plano mayor planifican, preparan y lideran las operaciones y ejercicios militares conjuntos en nombre del JEMC. El COI no se sitúa fuera de Roma, pero puede desplegar una fuerza de tarea conjunta al teatro de operaciones, habilitada a ejercer el OPCON de los medios asignados.28

Para todas las misiones realizadas dentro del área de responsabilidad en la Operación Antica Babilonia, el COI retenía el control operacional de los Predators, a diferencia de aquél de los helicópteros. Éste fue ejercido por el comandante del contingente nacional que por una parte mandaba a la fuerza de tarea conjunta italiana en la Coalición y por parte representaba la unidad de mando de la participación italiana. Aunque la misma persona ocupa estos cargos (desempeñándose así como el comandante de la participación nacional y el de la fuerza de tarea conjunta italiana), el resto de este artículo emplea ambos términos en forma independiente para delimitar la distinta cadena de mando (p.ej. "nacional" sólo con respecto al comandante de la participación nacional y "coalición" en cuanto a la fuerza de tarea conjunta italiana).

Sin embargo, otras misiones solicitadas por otras agencias nacionales italianas y de la coalición, si no eran llevadas a cabo en apoyo directo a la participación italiana, requerían en cada caso específico la aprobación expresa del COI, quien ejerció el OPCON de manera directa sobre las operaciones de los Predators. El comandante del componente aéreo, el jefe de un elemento de mando avanzado aéreo que se desempeña como la autoridad rectora para la asignación de tareas para el escuadrón de Predator y como el coordinador con el Centro de Operaciones Aéreas Combinadas (CAOC) de la Operación Libertad de Irak en Al Udeid, Qatar, ejerció el control táctico sobre los UAS.29 Aunque los elementos de helicópteros y UAS formaban parte del mismo grupo de tarea aéreo conjunto de la fuerza de tarea conjunta italiana, el primero caía bajo el TACON del comandante del grupo de tarea aéreo conjunto mientras que el segundo caía bajo el del comandante del componente aéreo.30 El comandante del grupo de tarea aéreo conjunto también ejerció el control administrativo sobre el personal del Predator.

En resumen, el JEMC italiano asignó el cargo de llevar a cabo tanto la misión como las tareas (bajo su autoridad de OPCOM) a un distinto comandante subordinado—al COI—con el objetivo de desplegar una fuerza de tarea conjunta en Irak. El COI luego delegó el control operacional al comandante de la fuerza de tarea conjunta, salvo el de los Predators. La Figura 1 deja de manifiesto la relación dual de la fuerza de tarea italiana en el lado izquierdo del cuadro (mostrando así la cadena de mando de la Coalición) y el comandante del contingente nacional en el lado derecho (manifestando así la cadena de mando italiana). Por un lado, la doctrina de la Fuerza Aérea de EE.UU. advierte precaución en cuanto a asignar múltiples responsabilidades a comandantes debido al hecho de que puede desviar su atención de entablar combate de manera apropiada y en el momento oportuna, mientras por el otro no asignar múltiples responsabilidades tal vez puede degradar la unidad de esfuerzo, la cual, como veremos más adelante, ocurrió en el caso de las actividades italianas en cuanto al empleo del Predator al nivel táctico.

Unidad de Mando y Esfuerzo

La unidad de mando es un principio de la guerra.31 Según lo mencionado anteriormente, no se toman siempre en consideración tales conceptos, como fue el caso con los Predators italianos en Irak. La Figura 1 manifiesta que el escuadrón del Predator tuvo dos independientes líneas de autoridad: la del comandante del grupo de tarea aéreo conjunto (ADCON) y la otra del comandante del componente aéreo (TACON). A pesar de tener presente un sólo comandante al nivel operacional—el comandante de la participación nacional/el comandante de la fuerza de tarea conjunta italiana—en términos prácticos, esta relación dual indicó que de hecho existían dos comandantes tácticos diferentes para el mismo escuadrón de UAS. Este aparentemente pequeño problema culminó siendo una de las fuentes principales de los problemas de C2.

La razón fundamental original detrás de esta estructura era la de tener presente un solo comandante de todos los medios aéreos (el comandante del grupo de tarea aéreo conjunto). Sin embargo, cuando el elemento de Predator fue incluido en un escuadrón de helicópteros conjunto en el año 2005, el cuartel general con sede en Roma exigió la creación de una cadena de mando sólidamente nacional y puso un comandante a cargo del componente aéreo.32 Mientras que el comandante del componente aéreo ejerció el control táctico sobre los Predator, el comandante del grupo de tarea aérea conjunto se responsabilizó de la administración y apoyo. Este "acuerdo" o plan provocó frecuentes malentendidos o fricción.

En el año 2005, los informes oficiales elaborados cada tres meses por los comandantes del componente aéreo italiano para el alto mando en Italia indicaron que existía un nivel de confusión, rivalidad y autoridad ejercida de manera superpuesta entre los comandantes del componente aéreo y comandantes del grupo de tarea aérea conjunto.33 El personal asignado al escuadrón de UAS, por ejemplo, con frecuencia remitió los problemas al comandante del componente aéreo o al del grupo de tarea aéreo conjunto sin completamente entender las diversas responsabilidades individuales que ambos ejercían. La directriz operacional nacional no era suficientemente detallada como para delimitar o distinguir la autoridad otorgada a tanto el comandante del grupo de tarea aéreo conjunto como el comandante del componente aéreo. De acuerdo con esta directriz, el comandante del grupo de tarea se encargaba de proporcionar el apoyo diario al personal y elaborar informes acerca del nivel de eficacia de cada aviador italiano desplegado en Talil, Irak, salvo el comandante del componente aéreo. Lideraba una completa plana mayor, la cual posibilitó un apoyo sólido que garantizó el cumplimiento de sus decisiones.

Aunque el comandante del componente aéreo tenía sólo un oficial y un oficial técnico que lo apoyaban en forma directa, ejercía toda la autoridad sobre la realización de las misiones del Predator así como el mando táctico sobre el personal, desde la planificación hasta la ejecución de las mismas. Algunos operadores y a veces ambos comandantes malinterpretaron con frecuencia la autoridad, por lo general funcional, del comandante del componente aéreo, en particular durante las actividades coincidentes que incluyen tareas de apoyo y operacionales tales como el manejo de la célula que explota la inteligencia recolectada, la distribución de imágenes y la administración del personal técnico. Esto disminuyó el ritmo de los procesos de toma de decisiones, y el personal parecía a veces confundido y hasta reacio a ofrecer información acerca de ciertos problemas. En mayo de 2006, por ejemplo, cuando un UAS operado por los italianos se estrelló debido a un defecto en el funcionamiento, no existía en pie ningún plan concreto de emergencia.34 A pesar de que los analistas habían previsto la posibilidad de problemas con meses de antelación y a pesar de tomar acción integral para elaborar planes y procedimientos, la falta de una decisión con respecto a la autoridad rectora impidió que se llegara a un acuerdo acerca de un plan final.35

Puesto que el comandante del grupo de tarea y el comandante del componente aéreo caen bajo distintas cadenas de mando, la unidad de esfuerzo exigía tener una sólida relación de trabajo y un sentido comprometido de misión. Ambos comandantes, con el transcurrir del tiempo, se comprometieron en convocar reuniones cada día en Talil para resolver problemas relacionados con el elemento de mando y control de los UAS, pero no se debe considerar esto una solución definitiva. La carrera para adquirir recursos, la falta de entendimiento acerca de las habilidades aeronáuticas de los UAS y las prioridades opuestas de misión puede socavar el acuerdo más cordial.

No se debe dejar el eficaz mando y control de los medios aéreos valiosos a la suerte, en términos organizacionales. El Documento de Doctrina de la Fuerza Aérea (Air Force Doctrine Document-AFDD) 1, Air Force Basic Doctrine [Doctrina básica de la Fuerza Aérea], sostiene que "la unidad de mando garantiza la sincronización de esfuerzos para cada objetivo bajo el mando de un solitario comandante a cargo. Este principio enfatiza que todos los esfuerzos deben ser dirigidos y coordinados para logar un objetivo común".36 El AFDD 1 también exige tanto la centralización de control como la descentralización de ejecución para asegurar la agrupación de esfuerzos.37 Durante la II GM, los Aliados aprendieron de sus errores y modificaron su doctrina por consiguiente:

En su capacidad de Comandante Supremo de las Fuerzas Aliadas en Europa, el General Eisenhower impartió una nueva doctrina al insistir tener presente un solo comandante aéreo que respondía directamente a él. Se inició la campaña aliada en África del norte durante la II GM al otorgar de manera errática a varios comandantes la autoridad de emplear la potencia aérea. . . . Las limitaciones de este plan rápidamente llegaron a ser evidentes, particularmente durante la batalla del paso de Kasserine. Durante la Conferencia de Casablanca en el año 1943, Roosevelt y Churchill aprobaron la creación de una nueva estructura de mando que centralizó el control bajo el cargo de un aviador. Este concepto innovador rápidamente halló un lugar en la doctrina del Ejército: "Se debe centralizar y ejercer el control de la potencia aérea disponible a través del comandante de la fuerza aérea para explotar completamente el inherente nivel de flexibilidad y capacidad de entregar un golpe decisivo."38

El ejemplo ya mencionado sustrae sus lecciones aprendidas de la experiencia adquirida del mayor conflicto en la historia, mientras que el esfuerzo aéreo italiano en Irak recurre a la experiencia de un número relativamente limitado de helicópteros y Predators (10 y cuatro, respectivamente). La unidad de mando, unidad de esfuerzo y principio de sencillez constituyen los principios fundamentales de la guerra que deben ser aplicados a través de la gama de operaciones militares en todos los niveles de la guerra.39 La operación italiana del Predator no debería haber sido una excepción a esta doctrina básica.

Las Consecuencias del Control Operacional Malempleado

El control operacional de los Predators italianos durante la OAB provocó diversos problemas, tales como el empleo inapropiado de los mismos en cuanto a sus capacidades y características, el ritmo disminuido del proceso de toma de decisiones y la priorización confusa de blancos.40 Simplemente "alinearse" con la actual fuerza de tarea conjunta, sin duda alguna, manifestó una falta de innovación al nivel operacional. La comandancia de la fuerza de tarea conjunta, por ejemplo, solicitaba el apoyo del elemento de UAS sin suficiente o ningún preaviso en respuesta a las inmediatas exigencias tácticas de fuerzas terrestres, como si los Predators fuesen un medio de apoyo aéreo dispuesto a despegar inmediatamente. Esta práctica era probablemente el resultado del conocimiento que la fuerza de tarea conjunta italiana tenía acerca del Pointer, un pequeño UAS portátil de vuelo bajo y de corto alcance. El Predator, a diferencia del Pointer, exige tener, por lo menos, una hora para cumplir la lista de chequeo antes del despegue, por lo tanto cuando llegaba al área de operaciones, era demasiado tarde para satisfacer los requisitos inmediatos de inteligencia de las fuerzas terrestres. Al principio, este procedimiento provocaba problemas considerables con el CAOC en Al Udeid debido al hecho de que los Predators debían ser incluidos en el orden de tareas del Centro de Operaciones Aéreas Combinadas, no así los helicópteros italianos. Los Predators, los cuales vuelan a mayor altura que los helicópteros, requieren la participación del centro de control de tráfico aéreo. Fracasar en obedecer las normas del control de tráfico aéreo incrementa mucho la posibilidad de accidentes con otras aeronaves que vuelan a través del mismo corredor aéreo.

Puesto que el CAOC no incorporó ni un oficial de enlace italiano en su plana mayor, nadie apoyaba la misión de Predator; y la misma a menudo carecía de los canales de información y coordinación necesarios para la toma oportuna de decisiones. En diversas ocasiones, presencié las consecuencias de la ineficaz realización de misiones de Predator por causa de la falta de dirección en el espacio aéreo activo sobre Bagdad o las modificaciones efectuadas de última hora al orden de tareas aéreas. A veces se cancelaron de última hora los vuelos, produciendo un alto nivel de frustración y resultando en derrochar los esfuerzos de tanto los operadores del Predator como las agencias a cargo de asignar tareas en Roma.

Cuando el jefe de la fuerza de tarea permanente en Roma comenzó a recibir imágenes satelitales, las necesidades estratégicas pronto superaron las tácticas y la estructura de C2 se volvió aún más inadecuada que antes. Cuando, por ejemplo, los otros mandos—tales como los de Gran Bretaña en Basra o las agencias de inteligencia en Roma—asignaban concretas misiones estratégicas, los criterios de prioridad que armonizaban las diversas misiones asignadas al nivel táctico eran expresados en forma imprecisa. Tal situación obligó al comandante del componente aéreo solicitar tanto una aclaración como autorizaciones en cada caso específico de Roma, una tarea que resultó ser aún más difícil por causa de la capacidad limitada de comunicaciones seguras.

Puesto que inicialmente se incluyeron a los Predator como medios tácticos orgánicos bajo el cargo del comandante de la fuerza de tarea conjunta desplegada en el teatro de operaciones, no existía ningún mecanismo especial a los niveles de mando superiores para lidiar con cuestiones operacionales inmediatas. En Roma—la fuente de gran parte de las misiones estratégicas de los Predator—no existía ningún centro activo de operaciones con mucha credibilidad profesional ni era capaz de ejercer la autoridad para tomar decisiones sobre las misiones de UAS. Se tenía que facilitar el acceso a la información durante el día hábil, coordinar mucho con diversas oficinas y—puesto que nadie estaba al cargo en términos oficiales—conseguir la autorización de oficiales de los niveles más altos. Esto produjo un sentido de confusión, frustración a todos los niveles de mando, disminución del ritmo de los procesos de toma de decisiones y una confusa priorización de misiones. Además, algunos comandantes de la fuerza de tarea conjunta italiana consideraban los Predator un recurso limitado para el cumplimiento de la misión del contingente italiano en Irak, a pesar del hecho de que se necesita gastar una considerable cantidad de dinero para alquilar la anchura de bando de satélites exigidas para llevar a cabo las misiones estratégicas ordenadas por Roma.41 Estos ejemplos demuestran el por qué debemos reconsiderar nuestra doctrina y C2 ad hoc, en particular la presunción de que los UAS debieran permanecer bajo el cargo de un comandante de componente terrestre desplegado en el teatro de operaciones.

En términos doctrinarios, los norteamericanos nunca han otorgado el control operacional de los Predator a ningún comandante desplegado en el teatro de operaciones. La opción italiana, en el sentido de hacer lo contrario, pudiera resultar peligrosa ya que existiría una fuerte tentación por parte de los comandantes de controlar estas aeronaves al nivel táctico, lo cual podría impedir el empleo óptimo del medio y posiblemente eliminar la innovación operacional. Se puede concluir, en particular, que los Predators son demasiado caros si se los emplea simplemente para observar lo que ocurre al otro lado de las colinas—un rol que los Pointer y otros UAS han sido concretamente fabricados para cumplir. El mal entendimiento de las características y misiones de los Predators puede comprometer los papeles de los UAS en las FF.AA. italianas puesto que el nivel de costo-rendimiento pudiera resultar ser insuficiente.

En un futuro cercano, la tecnología facilitará mejores oportunidades a los italianos de transmitir las imágenes elaboradas por los Predators a un cuartel general estratégico en Italia o a un CAOC en cualquier parte del mundo. Los UASs pueden desempeñar un rol de ataque y sus vuelos exigirán un nivel de integración en un esfuerzo aéreo de manera más compleja y sólida—probablemente en un centro de operaciones aéreas combinadas. Se los entenderán y emplearán más que como un medio táctico, pero las relaciones y capacidades de C2 italianas no están en condiciones de realizar la tarea. Aprendiendo cómo manejar y controlar los UAS desde lejos exige la dedicación de tiempo y recursos—la improvisación no es ninguna posibilidad.

El Control Operacional: El Examen de Alternativas

Al fin y al cabo, se desarrollan los principios doctrinarios de las experiencias adquiridas en el mundo real.42 En Irak, el jefe de la fuerza de tarea permanente delegó el control operacional de los UAS al comandante del contingente nacional, quien, en términos prácticos, sirvió como el comandante del componente terrestre desplegado en el área de responsabilidad (el personal de la fuerza aérea sólo formó el 3% de toda la fuerza italiana en Irak).43 Este método de operación—la asignación de medios aéreos de control operacional al comandante de la fuerza de tarea conjunta desplegada—ha sido empleado en cada operación expedicionaria conjunta italiana anterior y el comandante de la fuerza de tarea conjunta es, por lo general, un oficial del Ejército. Sin embargo, a partir de 1995, los norteamericanos nunca han otorgado el OPCON a un comandante de componente terrestre desplegado en el teatro de operaciones, y debemos tomar en cuenta que las fuerzas de EE.UU. tienen más de diez años de experiencia operacional con los UAS.

El primer despliegue norteamericano de los Predators en Europa ocurrió durante la realización de Operación Nomad Vigil en abril del 1995, en apoyo de la Fuerza de Tarea Conjunta Provide Promise, situada en Gjader, Albania. La comandancia de la fuerza de tarea conjunta asignó tareas por medio del Centro Conjunto para Operaciones de Inteligencia Sur con sede en Nápoles, Italia. El Centro de Operaciones Aéreas Conjuntas de la OTAN, con sede en Vicenza, Italia, llevó a cabo la exigente coordinación de espacio aéreo.44 El próximo despliegue de los Predator en Europa ocurrió en marzo de 1996 para la Operación Nomad Endeavor en apoyo de la Operación Joint Endeavor, con los Predator despegándo de Taszar, Hungría. La asignación de tareas fue emitida por un elemento avanzado del Comando de EE.UU. en Europa (USEUCOM) mediante la Célula de Inteligencia Nacional de EE.UU. con sede en Vicenza, Italia. El control operacional de los Predators permaneció siendo parte del USEUCOM mientras que el CAOC de la OTAN ejerció el control táctico.45

Se descubre la existencia de la misma estructura durante la Operación Allied Force, en el año 1999, en Kosovo, donde EE.UU. usó los Predators por primera vez para seleccionar blancos.46 Antes de la Operación Allied Force, los Predators podían transmitir imágenes para la selección de blancos a sus operadores en el terreno como medio de la red para la recolección de inteligencia. Durante la operación en Kosovo, los norteamericanos innovaron nuevos procesos para explotar la retroinformación facilitada por los Predators con la tecnología y procedimientos de análisis avanzados, los cuales posibilitaron el análisis de imágenes videos a tiempo real. Luego los analistas inmediatamente proveían a los pilotos [de aviones de combate] la posición de blancos móviles serbios. En Afganistán e Irak, el Centro de Operaciones Aéreas Combinadas del Comando Central de EE.UU. (USCENTCOM), con sede en Al Udeid, asignaba las tareas, mientras se analizaron las imagenes transmitidas en EE.UU., donde los operadores manejaron a control remoto las misiones de Predator y receptaron imágenes por medio de satélites.47 Por ende, los elementos avanzados del mando aéreo ejercieron solamente el TACON—se limitó su cargo a sólo despegar, recuperar y mantener los aeronaves; los norteamericanos no otorgaron el control operacional al comandante del componente terrestre desplegado en el AOR en ninguna de estas misiones, como hicieron los italianos en Irak.

Hasta que los Predators desarrollaron su máximo potencial, se podía transmitir las imágenes solamente dentro del teatro de operaciones, por lo tanto el control operacional ejercido por cualquier elemento fuera del teatro de operaciones habría eliminado la utilidad de las imágenes transmitidas a casi tiempo real. Lo sorprendente, sin embargo, es el hecho de que aun el logro de su máxima capacidad, el 17 de febrero de 2006, no produjo mejoras en la estructura de C2, planteando la pregunta "¿Por qué?"48

Una posible explicación es que anteriormente la Fuerza de Aérea italiana ha desplegado helicópteros en operaciones expedicionarias conjuntas o combinadas.49 Los helicópteros, considerados un medio orgánico empleado conjuntamente con unidades terrestres de acuerdo con la doctrina del Ejército italiano, siempre han permanecido bajo el control operacional del comandante de la fuerza de tarea desplegada puesto que los mismos mejor desempeñan un rol táctico en vez de estratégico. Con el transcurso de los años, esto reforzó la mentalidad doctrinaria de que si se tuviese que desplegar fuerzas terrestres, cualquier medio aéreo (por lo general helicópteros) caería bajo la autoridad de un comandante de componente terrestre, quien también lideraba la fuerza de tarea conjunta. Por ende, cuando los Predators se desplegaron a Irak, la falta de experiencia operacional y doctrina en cuanto a su empleo conllevó a los planificadores a suponer que se podrían manejar los mismos con igual eficacia que los helicópteros; así el comandante de la fuerza de tarea desplegada ejercía el control operacional de estas aeronaves. Otra razón viable para esto es el hecho de que la fuerza de tarea conjunta italiana ya incorporó a un regimiento de exploración, vigilancia y adquisición de blancos del Ejército equipado con los Pointer.50 Los roles similares de los Predators y Pointers pueden haber producido la suposición que uno pudiera manejar su C2 de igual manera.

Recomendaciones

Basado en los factores ya mencionados, ¿Cuál sería la estructura más eficaz de C2 para los Predator en operaciones expedicionarias futuras? En primer lugar, la Fuerza Aérea italiana debe analizar su doctrina aérea desde una perspectiva expedicionaria y elaborar una visión estratégica para las operaciones de UAS a corto y mediano plazo. Debe incorporar las capacidades y misiones actuales y futuras de UAS con la finalidad de apoyar a la fuerza conjunta por medio de brindar su capacidad de exploración, vigilancia y, posiblemente, adquisición de blancos, así como su doctrina de C2 ampliamente aceptada.51 Asimismo, las unidades UAS deberían apoyar una sola cadena de mando.52 Además, la experiencia adquirida por los italianos en Irak comprobó lo que la doctrina norteamericana reconoció ya en el año 1993 ya que cuando "se asignan tareas a las unidades de UAS para apoyar a más de un solo comando . . . a la vez, pueda resultar en el empeoramiento del nivel de eficacia".53

En segundo lugar, la doctrina de UAS debe también enfatizar el nombramiento de sólo un comandante del componente aéreo, en lugar de dos, con el objetivo de promover tanto una mejor unidad de mando como el principio de sencillez. Las unidades aéreas desplegadas, por lo general un grupo de tarea conjunto, deben permanecer subordinados a un solo comandante desplegado en el teatro de operaciones que ejerce el mando táctico sobre todos medio aéreos y que debiera ser el único recibiendo la orden de tareas aéreas del Centro de Operaciones Aéreas y Espaciales (AOC), el CAOC de la OTAN, o el COAC de la Coalición según la naturaleza del conflicto.

Finalmente, esta doctrina debe delinear los papeles del AOC nacional y forjar el camino para definir las exigentes capacidades y recursos.54 La Fuerza Aérea de EE.UU. se ha esforzado tremendamente para calificar sus AOC como un "sistema de armas" para apoyar las operaciones conjuntas y de la Coalición.55 Adjudicó, por ejemplo, un contrato que vale US$ 589 millones a Lockheed Martin Corporation para servir como el integrador de sistema de armas del AOC, perfeccionando así los centros de C2 para apoyar las operaciones redcéntricas, tanto conjuntas como de la Coalición alrededor del mundo.56 Aunque la Fuerza Aérea italiana quizás no tiene ni los requisitos ni los recursos para hacerlo con igual eficacia, debe determinar cuidadosamente el papel del AOC en el mando y control de sus UAS, las formas en las cuales pueden jugar en integrar mejor las operaciones de UAS y los recursos que dedicarán en solucionar el problema. La Figura 2 muestra un plan simple básico para las estructuras futuras de C2 en operaciones expedicionarias que logra un completo nivel de conectividad con los elementos de UAS desplegados: (1) un solo comandante aéreo encargado de tanto los helicópteros (u otros medios aéreos) como los Predators (realzando así la unidad de mando y la sencillez) y (2) el control operacional de los Predators asignados al comandante del componente aéreo de la fuerza conjunta de la Fuerza Aérea italiana, posicionado en Italia, y ejercido por medio del AOC.

La estructura adelantada de C2 para despliegues futuros de los UAS

Figura 2. La estructura adelantada de C2 para despliegues futuros de los UAS

Otorgar el control operacional de los UAS sólo al comandante del componente aéreo de la fuerza conjunta garantizará que el mando de las fuerzas aéreas es ejercido por aviadores ya que los mismos son mejor capaces de manejar los factores peculiares de los medios aéreos en general y de los Predator en particular, exigiendo así las habilidades especializadas de personal adiestrado y las experiencias combinadas del C2. El AFDD 1 elabora lo siguiente: "El axioma que dice que ‘pilotos trabajan para otros aviadores, y que los aviaodores superiores trabajan para el comandante de la fuerza conjunta" . . . no sólo preserva el principio de la unidad de mando, sino también representa el de la sencillez".57 A medida que se avanzan los Predator y UAS futuros hacia la visión original de Douhet, convirtiéndose en un medio decisivo en una "guerra verdadera de movimiento", de hecho los mismo exigirán tener "la capacidad de intuir rápidamente y tomar decisiones en forma aun más rápida". Entonces, debemos apoderar al comandante del componente aéreo de la fuerza conjunta para tanto mandar como controlar.

Conclusión

La Operación Antica Babilonia fue la primera operación militar en la cual las Fuerzas Armadas italianas emplearon los Predator. Puesto que la tendencia general en la aviación militar avanza hacia el empleo de sistemas no tripulados, debemos estar preparados. La Fuerza Aérea italiana, en particular, debe asegurarse que la tecnología de aviación no tripulada corresponde con una doctrina sólida y oportuna—comenzando con los principios básicos de C2.

Los principios y preceptos básicos, tales como la unidad de mando, unidad de esfuerzo, sencillez, prioridad, pilotos comandando pilotos y el debido nivel de C2 consistirán en un eficaz punto inicial para la preparación de la doctrina futura de UAS. En el caso de los Predators, no debemos limitar las lecciones aprendidas a sólo la experiencia nacional italiana, sino más bien incorporar otras perspectivas valiosas, tales como las de los norteamericanos, puesto que han operado el mismo sistema en todo el mundo durante más de diez años. Nuestro camino hacia adelante exigirá no solamente invertir en la tecnología sino también en perfeccionar nuestra capacidad intelectual. Como los sucesores orgullosos de Douhet, no podemos darnos el lujo de ignorar su instrucción. Para la Fuerza Aérea italiana, es la hora de cambiar.

Notas:

1. Wikipedia: The Free Encyclopedia ®, "MQ-1 Predator," http://en.wikipedia.org/wiki/RQ-1_Predator (accedido el 8 de febrero de 2007).

2. Air Force Doctrine Document (AFDD) 1, Air Force Basic Doctrine, 17 de noviembre de 2003, pág. 1.

3. Ibíd., pág. 3.

4. Fuente citada en ibíd., pág. 2.

5. J. F. C. Fuller citado en ibíd., pág. 4.

6. Ibíd.

7. Fuente citada en AFDD 2-8, Command and Control, 16 febrero 2001, pág. 1.

8. Fuente citada en ibíd., pág. 13.

9. "RQ-1 Predator MAE UAS, MQ-9A Predator B," GlobalSecurity.org, 20 de octubre de 2006, <http://www.globalsecurity.org/intell/systems/predator.htm.>

10. AFDD 1, Air Force Basic Doctrine, pág. 20.

11  Ibíd., pág. 26.

12. Ibíd., pág. 32.

13. Fuente citada en AFDD 2-8, Command and Control, pág. 43.

14. Ibíd.

15. Ministero della Difusa (Ministerio de Defensa), "Comando Operativo di Vertice Interforze (COI), Cosa è," 2003, <http://www.difesa.it/SMD/COI/cosa-è.htm.>

16. El 1º de mayo de 2003, desde el portaaviones USS Abraham Lincoln, el Presidente George W. Bush declaró que se acabaron las mayores operaciones de combate. "President Bush Announces Major Combat Operations in Iraq Have Ended," La Casa Blanca, 1 mayo 2003, <http://www
.whitehouse.gov/news/releases/2003/05/20030501-15.html.>

17. "Multi-National Force-Iraq," SourceWatch, 2 septiembre 2006, <http://www.sourcewatch.org/index.php ?title=Multi-National_Force-Iraq.> La Direttiva Operativa Nazionale (Directriz Operativa Nacional) delimita y establece las misiones asignadas y la relación de C2 entre las unidades. Véase la Direttiva Operativa Nazionale COI-O-153-R (Roma: Comando Operativo di Vertice Interforze, abril de 2005).

18. Véase la Direttiva Operativa Nazionale COI-OPR-153-R (limitada). La información recolectada no es clasificada. El trío de Generales ocuparon los cargos correspondientes: Jefe de Operaciones de la Coalición (Fuerza Multinacional en Irak); Comandante Suplente de ITSNR (Cuerpo Multinacional en Irak) y Comandante Suplente (División Multinacional en la parte sureste de Irak).

19  Se nombró a un General de Brigada italiano como Comandante Suplente de la División Multinacional en la parte sureste de Irak. Véase la Direttiva Operativa Nazionale COI-OPR-153-R (limitada). La información recolectada no es clasificada.

20. Wikipedia: L’enciclopedia libera ®, "Guerra in Iraq" (Véase "Il coinvolgimento italiano"), <http://it.wiki pedia.org/wiki/Guerra_in_Iraq#Il_coinvolgimento_ita liano> (accedido el 5 febrero 2007).

21. Direttiva Operativa Nazionale COI-OPR-153-R (limitado). La información recolectada no es clasificada.

22. Ibíd.

23. Joint Publication (JP) 3-16, Multinational Operations, 7 de marzo de 2007, págs. II-5.

24. La Agencia de Estandarización de la OTAN, AAP-6 (2007), Glosario de términos y definiciones de la OTAN (inglés y francés), págs. 2-T-2, <http://www.nato.int/docu/stanag/aap006/aap6.htm.>

25. Ibíd., págs. 2-O-3.

26. Ibíd.

27. AFDD 1, Air Force Basic Doctrine, pág.93. Las FF.AA. italianas consideran ADCON como un comando jerárquico—un ejemplo típico de un comandante de unidad expedicionaria aérea. Por lo general, esta autoridad incluye el ejercicio de mando táctico sobre las unidades operacionales, así el caso de Predator consta de una excepción aislada.

28. Ministero della Difesa, "Comando Operativo."

29. Véase la Direttiva Operativa Nazionale COI-O-153-R. Para esta operación, el término de comandante del componente aéreo significa el comandante del componente aéreo sólo de los UAS. No ejerce ninguna autoridad sobre los medios de helicópteros, los cuales permanecían siendo bajo otra autoridad (el comandante del grupo de tarea aérea conjunto). El autor fue comandante del componente aéreo de los UAS desde diciembre de 2005 hasta mayo de 2006.

30. Ibíd. El grupo de tarea aérea conjunto (Reparto Operativo Autonomo en italiano) era basado en un escuadrón de helicópteros de la Fuerza Aérea dedicado a tanto realizar operaciones de combate de búsqueda y rescate como llevar a cabo misiones de golpe y fuga.

31. AFDD 1, Air Force Basic Doctrine, pág. 20.

32. El grupo de tarea aérea conjunta se basó en dos escuadrones de la Fuerza Aérea (uno equipado con helicópteros para llevar a cabo operaciones de búsqueda y rescate y el otro con los Predators para efectuar misiones de inteligencia, vigilancia y exploración) y un escuadrón del Ejército (equipado con helicópteros de ataque).

33. El comandante del componente aéreo proporcionaba informes cotidianos y trimestrales al Comando Operativo de la Fuerza Aérea italiana (COFA), con sede en Poggio Renatico (Ferrara), Italia. Liderado por el comandante del componente aéreo de la fuerza conjunta, el COFA ejercía solamente la autoridad de apoyo logístico sobre los Predator. No obstante, en su capacidad de comando de la Fuerza Aérea, recibía informes trimestrales tanto del comandante del componente aéreo como el comandante del grupo de tarea aérea conjunto.

34. En mayo del 2006, durante la orientación presentada por el comandante del componente aéreo en el informe posevaluación, se rindieron al comandante del componente aéreo de la fuerza conjunta en Italia cuentas con respecto al accidente de Predator. Asimismo, esta información apareció en el informe trimestral de la Operación Antica Babilonia, pero permanece clasificada. En la Internet, se puede hallar información no específica en revistas especializadas internacionales. Véase "Italian Predator Crashes in Iraq," Air-Attack.com, 18 de mayo de 2006, <http://www.air-attack.com/news/news_article/ 1617/Italian-Predator-Crashes-in-Iraq.html.>

35. La participación por parte del autor en las orientaciones posevaluaciones formó la experiencia adquirida en formular los procedimientos para la recuperación de Predator en la Operación Antica Babilonia.

36. AFDD 1, Air Force Basic Doctrine, pág. 20.

37. Ibíd., pág. 29.

38. AFDD 2-8, Command and Control, pág. 5.

39. JP 3-0, Joint Operations, 17 de septiembre de 2006, pág. II-1.

40. "Operazione Antica Babilonia," Informe Trimestral del Comandante del Componente Aérea (Poggio Renatico, Italia: Comando Operativo de la Fuerza Aerea, mayo de 2006).

41. Ibíd.

42. AFDD 1, Air Force Basic Doctrine, pág. 7.

43. La Direttiva Operativa Nazionale COI-O-153-R (Roma: Comando Operativo di Vertice Interforze, abril de 2005).

44. "RQ-1 Predator MAE UAS, MQ-9A Predator B."

45. Ibíd.

46. Comentario del General John P. Jumper, el Comandante de las Fuerza Aérea de EE.UU. en Europa, 26 octubre 1999, ante el 106º Congreso, 1a Sesión, <http://house.gov/hasc/testimony/106thcongress/99-10-26jumper.htm.>

47. Según la experiencia adquirida por el autor en el proceso cotidiano de asignar tareas de UAS en Talil, Irak, se tenía que coordinar todas las misiones del Predator con el CAOC de la Fuerza Aérea del Comando Central de EE.UU. situado en Al Udeid, Qatar, el cual impartía la directriz de asignación de tareas después de adecuadamente armonizar el tráfico aéreo.

48. "Operazione Antica Babilonia."

49. Tras la II GM, las aeronaves tácticas italianas han participado en operaciones de combate conjuntas y combinadas en sólo dos ocasiones: La Operación Desert Storm (17 de enero de 1991, la primera misión a partir del fin de la II GM) y la de Allied Force en el año 1999. "L’Aeronautica Militare Oggi: La Guerra del Golfo," Aeronautica Militare, 9 de septiembre de 2002, <http://www.aeronautica.difesa.it/SitoAM/Default.asp?idsez=21&idarg=25&idente=1394>; y
Wikipedia: L’enciclopedia libera ®, "Operazione Allied Force" (Véase "La partecipazione italiana"), <http: //it.wikipedia.org/wiki/Operazione_Allied_Force #La_partecipazione_italiana.>

50. Direttiva Operativa Nazionale COI-O-153-R.

51. A diferencia del Predator de EE.UU., la versión actual de la Fuerza Aérea italiana carece de la capacidad de seleccionar blancos.

52. JP 3-55.1, Doctrine for Reconnaissance, Surveillance, Target Acquisition and Support for Joint Operations, 14 abril 1993. Aunque la información pueda ser anticuada, esta publicación subraya algunos principios básicos y preceptos que permanecen siendo importantes, tales como los hallados en el Capitulo 2, "Uso." Véase <http://www.fas.org/irp/doddir/dod/jp3-55_1/3-55_1c2.htm.>

53. Ibíd.

54. El AOC está actualmente integrado en un comando principal—la COFA (Vease la nota a pie de la pagina #33), colocado en el CAOC 5 de la OTAN con sede en Poggio Renatico, Italia. Esto significa que la integración llevada a cabo entre las funciones nacionales y de C2 de la OTAN puede ser perfeccionado para operaciones de la Coalición futuras de UAS si el comandante del componente aéreo de la fuerza conjunta de la OTAN y su comandaten del componente aéreo ejercieran el control operacional.

55. El Control de Operaciones Aéreas y Espaciales, Sistema de Armas, AN/USQ-163 Falconer, por ejemplo, consta del elemento de alto nivel del sistema de control aéreo en el teatro de operaciones de EE.UU.. El costo de este programa en el año 2004 fue de US$26,982 millones, en comparación con todo el presupuesto del Ministerio de Defensa italiano del año 2007, el séptimo más grande del mundo. Véase diversos documentos no clasificados con respecto al Centro de Operaciones Aéreas y Espaciales, Sistema de Armas, febrero de 2005, <http://www.dtic.mil/descriptivesum/Y2006/AirForce/0207410F.pdf>; y Manlio Dinucci, "Finanziaria a mano armata: 21 miliardi alla difesa," PeaceLink, 15 de noviembre de 2006, <http://italy.peacelink.org/disarmo/articles/art_19497.html.>

56. John McHale, "ESC Awards $589 Million AOC Weapon-System Integrator Contract," Military and Aerospace Electronics, octubre de 2006, <http://mae.pennnet.com/articles/article_display.cfm?article_id=275862.>

57. AFDD 1, Air Force Basic Doctrine, pág. x.


 Colaborador

El Coronel Ludovico Chianese

El Coronel Ludovico Chianese, Fuerza Aérea Italiana (Licenciatura, Academia Aeronáutica Italiana; Maestría, Curso de Estado Mayor Conjunto Italiano; Maestría en Estudios Estratégicos, Escuela Superior de Guerra Aérea, Base Aérea Maxwell, Alabama), está asignado al Comando Operativo de la Fuerza Aérea (COFA), Rama A5, en Poggio Renatico, Ferrara. El Coronel Chianese comenzó su entrenamiento de vuelo en la Base Aérea Laughlin, Texas, en los aviones T-37 y T-38; y en el Fuerte Rucker, Alabama, en el helicóptero UH-1H. Además, asistió a cursos de entrenamiento operacional en Italia en varios aviones de ala giratoria, inclusive el Agusta-Bell 205, Sikorsky HH-3F de búsqueda y rescate/búsqueda y rescate en combate, Agusta-Bell AB-212 y Breda Nardi NH-500E, convirtiéndose en un piloto instructor de helicópteros y examinador de vuelo. El Coronel Chianese ha desempeñado varias misiones en ultramar, entre ellas, Somalia (1993), Líbano (1994), Albania (1999–2000), Malta (2000–2003), e Irak (2006) en puestos operacionales y de mando.


Declaración de responsabilidad:
Las ideas y opiniones expresadas en este artículo reflejan la opinión exclusiva del autor elaboradas y basadas en el ambiente académico de libertad de expresión de la Universidad del Aire. Por ningún motivo reflejan la posición oficial del Gobierno de los Estados Unidos de América o sus dependencias, el Departamento de Defensa, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos o la Universidad del Aire. El contenido de este artículo ha sido revisado en cuanto a su seguridad y directriz y ha sido aprobado para la difusión pública según lo estipulado en la directiva AFI 35-101 de la Fuerza Aérea.

[ Inicio | Email su Opinión a ]