Publicado: 1ero de Enero de 2009
Air & Space Power Journal - Español  Cuarto  Trimestre 2008


Sistemas Aéreos No Tripulados "Orgánicos" del Ejército

Elección Arriesgada para el Entorno de Operaciones Conjuntas

Mayor (USAF) Travis A. Burdine

Predator"GRUNT 21, este es Cyclops 55 listo para el registro", dice por radio el piloto del Sistema Aéreo No Tripulado (UAS) Predator de la Fuerza Aérea de EE.UU (USAF), anteriormente denominados Vehículos Aéreos No Tripulados (UAV). Grunt 21, una unidad terrestre del Ejército, responde, "Cyclops 55, este es Grunt 21, siga adelante con el registro". El piloto, ubicado en una estación de control terrestre en Las Vegas, Nevada, dice "Cyclops 55 es un solo MQ-1B Predator, que está a 12.000 pies de altitud, armado con dos misiles Hellfire, con veintiuna horas de tiempo operacionales restantes, con capacidad de apuntador infrarrojo y designador láser, con sus sensores dirigidos a la casa designada como blanco, listos para actualizar la situación". El responde, "Cyclops 55, Grunt 21 copia todo, la actualización de la situación es la siguiente: el comandante terrestre ha estado esperando por dos días para obtener el apoyo de un UAS de la Fuerza Aérea sobre la casa en el blanco. El plan consiste en ejecutar una incursión aérea dentro de dos horas. Estamos buscando a un comandante insurgente de alto nivel y un escondite de armas". La tripulación del UAS contesta, "Cyclops 55 copia todo".

Dos horas después, justo antes de iniciar la incursión aérea con Grunt 21, la tripulación del UAS recibe otra llamada de una unidad terrestre pidiendo ayuda. "¡Aquí Alpha 6, nos están atacando, múltiples amigos muertos en acción, pedimos apoyo aéreo cercano (CAS) de inmediato!" Alpha 6 es un equipo de las Fuerzas Especiales del Ejército ubicado a 15 millas. Están inmovilizados y están siendo atacados por fuego hostil. Al saber que las tropas en contacto (TIC) son los objetivos de máxima prioridad, la tripulación del UAS transmite inmediatamente la información de las TIC al Centro de Operaciones Aéreas y Espaciales Combinadas (CAOC) y al centro de operaciones de las Fuerzas Especiales. Cyclops 55 anuncia al CAOC que podía sobrevolar las TIC en menos de tres minutos si le autorizan a abandonar la asignación actual. El CAOC autoriza inmediatamente a la tripulación que apoye la solicitud del CAS. La tripulación del UAS de la Fuerza Aérea informa a la unidad original apoyada, "Grunt 21, lo sentimos. Cyclops 55 tiene que retirarse del área del blanco por ahora y tiene que apoyar en este momento a unas TIC cercanas".

La tripulación del UAS llama a los controladores del espacio aéreo y solicita una "autorización inmediata a 12.000 pies" según las coordenadas de las TIC. El controlador contesta, "Cyclops 55, espere, zona de operación restringida (ROZ) del Ejército, Charlie está activo directamente en su trayectoria de vuelo, superficie a 25,000 pies". La tripulación responde de forma tersa "Cyclops 55, no puede esperar, estamos respondiendo a unas TIC con bajas de EE.UU., ¡necesitamos una autorización inmediata a cualquier altitud!" La respuesta demorada del controlador es, "No puedo autorizarle para ese espacio aéreo en este momento, no dispongo de ese espacio aéreo, se le concedió al Ejército por la mañana y el estado es desconocido". El controlador sigue diciendo, "Estamos tratando de ponernos en contacto con el Ejército por un canal separado. Entretanto, le prepararé una ruta alternativa más larga". Mientras trata de resolver los problemas del espacio aéreo, Cyclops 55 pregunta a Alpha 6 y recibe la actualización de la situación. Mientras se oyen disparos de armas automáticas en el fondo, Alpha 6 informa, "Hemos hecho impacto con una bomba junto a la carretera y hemos sido emboscado por un número desconocido de insurgentes. ¡Nos están disparando y necesitamos apoyo aéreo cercano inmediato!" Tras 13 minutos de tratar de resolver los problemas del espacio aéreo, 10 minutos más de lo requerido, la tripulación del UAS declara finalmente "en posición".

Después de pasar la información del objetivo, el controlador terrestre dice, "Cyclops 55, aquí Alpha 6, tiene la autorización, ¡peligro cercano!"

La tripulación del UAS responde inmediatamente con, "Armas disparadas, faltan 16 segundos para impactar".

Cuando el misil destruye el objetivo, llega un mensaje del oficial de enlace del Predator en el CAOC. El mensaje es con referencia a la unidad original del Ejército que se suponía que tenía que cubrir al Predator todo el día. El mensaje dice, "Cyclops 55, hay un Coronel del Ejército hablando por teléfono con el Comandante de Componentes Aéreos de la Fuerza Conjunta (JFACC), y le está diciendo a gritos que echaste a perder toda la operación al abandonar esa unidad sin su permiso. Está enojado y ha suspendido toda la operación terrestre del día, porque no lo apoyaste al salirte de tu órbita . . . otra vez".

La Pregunta

La situación inicial resalta los siguientes puntos clave en lo que se refiere al UAS en el entorno de operaciones conjuntas:

El aumento rápido de la demanda de haberes de Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento (ISR) de larga duración, junto con la incapacidad de la Fuerza Aérea de satisfacer esa demanda, ha obligado al Ejército a iniciar la compra de sus propios UAS "orgánicos" armados de uso múltiple y radio de acción ampliado que operarán independientemente del control centralizado del JFACC o de la autoridad de asignación de tareas.

¿Es la decisión del Ejército de repartir estos UAS capaces de actuar en el teatro de operaciones entre los comandantes de división la forma adecuada de distribuir estos haberes de suministro limitado de gran demanda? ¿Proporcionan los UAS orgánicos del Ejército al Comandante de Fuerzas Conjuntas (JFC) la solución óptima para lograr los objetivos militares de EE.UU.? La decisión del Ejército de desarrollar y poner en servicio UAS orgánicos capaces de actuar en el teatro de operaciones no es lo ideal para las fuerzas armadas de EE.UU. Sin embargo, existen soluciones para la integración de estos UAS del Ejército más capaces en un entorno de operaciones conjuntas.

Antecedentes

Los UAS permiten al JFC darse cuenta de la situación en el campo de batalla y proyectar poder, a la que vez que eliminan el riesgo de pérdidas de vidas humanas. Según un documento clave, la "información es el facilitador clave en el combatiente conjunto de hoy", y el ISR sigue siendo la prioridad número uno del Departamento de Defensa para los comandantes combatientes.1 Los UAS de hoy suministran imágenes en movimiento de tiempo real e inteligencia de señales directamente a los usuarios tácticos y a los encargados de tomar decisiones estratégicas, a la vez que "mantiene un nivel de encubrimiento".2 La capacidad de sostener misiones de larga duración (en exceso de 18 horas) cambiando las tripulaciones en el medio de una salida es una capacidad exclusiva de los UAS. Permiten una "persecución implacable" del enemigo a la vez que reducen el tiempo necesario para llevar adelante una "inteligencia de acción".3 El JFC puede ejercer esta capacidad sin aviones cisterna de reabastecimiento de combustible en el aire o apoyo de búsqueda y rescate de combate. Además, la mayoría de las tripulaciones del Predator de la Fuerza Aérea lleva a cabo operaciones desde Estados Unidos por medio de Operaciones Divididas Remotas (RSO).

Por ejemplo, los MQ-1 Predators y los MQ-9 Reapers de la Fuerza Aérea vuelan actualmente patrullas aéreas de combate (CAP) de 24 horas apoyando al JFC en el Área de Responsabilidad (AOR) del Comando Central (CENTCOM). Cada CAP proporciona un reconocimiento armado con vídeo de movimiento completo por una fracción del costo de los haberes tripulados. Según el escuadrón 432 de la Base de la Fuerza Aérea de Creech, Nevada, en 2006 y 2007 los Predators y Reapers lanzaron 262 misiles Hellfire (96% de impactos directos), apoyaron 556 TIC y proporcionaron ISR armados durante 1,259 incursiones aéreas en instalaciones enemigas tanto en la Operación Libertad Iraquí como en la Operación Libertad Duradera, consumiendo menos de cuatro galones de combustible por hora.4 Según se demostró en el ejemplo inicial, los UAS de larga duración, de control centralizado y capaces de actuar en el teatro de operaciones también pueden reasignarse dinámicamente a objetivos de mayor prioridad en un plazo de segundos. Desde eventos proactivos (apoyo de incursiones aéreas, desarrollo de blancos, ataques directos) a eventos reactivos (TIC, detecciones de bombas junto a carreteras), las demandas y capacidades de las UAS siguen creciendo.5

Crecimiento

El número de solicitudes de UAS es asombroso. En un memorándum a todos sus comandantes, el anterior Jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea (CSAF) indicó que existe "una demanda continua y aparentemente insaciable de nuestras capacidades de UAS", antes de describir su plan para aumentar la capacidad de UAS de la Fuerza Aérea.6 El Directorado de Requisitos del Comando de Combate Aéreo (ACC) de la Fuerza Aérea informó que los UAS Predator han volado no más de 400.000 horas totales (desde 1995), pero actualmente vuelan más de 13.000 horas por mes y apoyan al JFC con 27 patrullas aéreas de combate en el AOR del CENTCOM (con fecha de Julio de 2008). Para poner esto en perspectiva, tres CAP adicionales es equivalente a formar un escuadrón de cazas completo de tripulantes.7 Se ha producido un aumento anual del 300% en solicitudes de vídeo de movimiento completo.8 Aunque la capacidad de los UAS de la Fuerza Aérea se está duplicando cada dos años, sigue siendo incapaz de satisfacer las demandas actuales de combate (vea la Figura 1).9 La integración eficaz de las capacidades y sistemas emergentes en el entorno de operaciones conjuntas para UAS es vital para el éxito futuro de las operaciones de combate conjuntas de EE.UU.

Horas de vuelo de operación del Predator

Figura 1. Crecimiento de las horas operacionales de los UASes
(Fuente: HQ ACC/A8U1)

El MQ-1B Predator Comparado con el MQ-1C Sky Warrior

La Fuerza Aérea y el Ejército han desarrollado dos conceptos muy diferentes para operar esencialmente la misma estructura de aeronave en el entorno de operaciones conjuntas. Ambos sistemas, fabricados por General Atomics Aeronautical Systems (vea la Figura 2), son aviones armados no tripulados de funciones múltiples capaces de actuar en el teatro de operaciones que vuelan a una altitud media. Ambos tienes dos lasers (uno para guiar municiones y otro para iluminar blancos nocturnos), cámaras infrarrojas (IR) (para operaciones nocturnas), cámaras electroópticas (EO) (para vídeo diurnos de color), vuelan en la línea de mira o más allá de la línea de mira mediante un enlace vía satélite y ambos tienen un aspecto caso idéntico. La Fuerza Aérea ha volado Predators desde 1995 y el Ejército sigue desarrollando el Sky Warrior. La Figura 2 resalta las nuevas y mayores capacidades del Sky Warrior, incluyendo la capacidad de transportar dos misiles adicionales, y volar a 4.000 pies más de altitud.10

 Comparación de los UASes Predator y Sky Warrior

Figura 2. Comparación de los UASes Predator y Sky Warrior (Gasolina de aviación (AV GAS), Radar de apertura sintética Radar (SAR), Inteligencia de Señales (SIGINT) (Fuente: Sito Web de General Atomics http://www.ga-asi.com))

Perspectivas

Fuerza Aérea

La perspectiva de la Fuerza Aérea proviene de más de 60 años de volar aviones tripulados capaces de actuar en el teatro de operaciones a una altitud media a elevada, y a más de 13 años y 300.000 horas de vuelo de Predators no tripulados. El UAS Predator, el "Avión Wright" de los UAS, fue el UAS de producción inicial en el inventario de la Fuerza Aérea. La Fuerza Aérea y la Administración de Aviación Federal (FAA) creen que sólo los pilotos calificados (o navegadores con calificaciones comerciales civiles de vuelo por instrumentos) deben operar los UAS en teatros de operación más grandes. Aseveran que el conjunto de destrezas requeridas para operar UAS en el entorno de operaciones conjuntas es casi idéntico al de los haberes tripulados.11 Los pilotos altamente adiestrados mitigan los riesgos relacionados con el vuelo de UAS en un espacio aéreo abarrotado complejo y el lanzamiento de armas de precisión a distancias muy próximas de las fuerzas amigas.

Para cumplir con las demandas abrumadoras de ISR mientras se reduce la necesidad de despliegues constantes, la Fuerza Aérea desarrolló una solución técnica para permitir a la tripulación aérea realizar operaciones del teatro desde su estación. El concepto de RSO permite una huella expedicionaria reducida permitiendo al piloto controlar el avión por medio de un enlace vía satélite. La Fuerza Aérea cree lógicamente que todos los UAS similarmente capaces deben usar este modelo de control, debido a las eficiencias significativas ganadas.

La doctrina de la Fuerza Aérea dice que todo el control centralizado de haberes de poder aéreo limitado es esencial para aumentar al máximo los puntos fuertes de radio de acción, velocidad, peso y letalidad de la aviación. En un memorándum al Jefe de Estado Mayor del Ejército, el CSAF anterior dijo, "La interdependencia se ha convertido en la norma de las operaciones conjuntas y es una prioridad principal para la Fuerza Aérea".12 La doctrina de la Fuerza Aérea exige un Sistema de Control del Espacio Aéreo del Teatro de Operaciones, operado mediante el CAOC, para gestionar la guerra aérea. El control centralizado de todo el espacio aéreo y todos los activos capaces de actuar en el teatro de operaciones proporciona "ISR aéreos y una potencia de fuego masivos en cualquier lugar del campo de batalla en un tiempo mínimo".13 Según se ha demostrado en el escenario inicial, el modelo de la Fuerza Aérea responde a las prioridades del comandante del teatro de operaciones optimizando el radio de acción, la velocidad y la carga útil para suministrar efectos en todo el teatro de operaciones. Sin embargo, este concepto plantea a menudo retos importantes para los comandantes terrestres.

Ejército

El objetivo principal de la aviación del Ejército es apoyar a los comandantes de maniobras terrestres y sus objetivos.14 El Ejército ha encontrado dificultades en mantener las demandas de ISR en el entorno después del 11 de septiembre 2001. En septiembre de 2007, el General del Ejército David H. Petraeus informó al Congreso, "Los sistemas no tripulados han demostrado tener un valor incalculable en Irak".15 A medida que el Ejército se transformó en una fuerza más liviana y más dependiente de la tecnología, se hicieron vitales las capacidades que los UAS aportan al combate terrestre.

Simultáneamente, la Fuerza Aérea ha dejado de cumplir con las necesidades crecientes de UAS e ISR del Ejército en un número creciente de casos. Este fracaso se debe a la falta de haberes y al requisito de satisfacer solicitudes de más prioridad, como operaciones especiales y TIC. El Coronel del Ejército James G. Rose, Comandante del Centro de Inteligencia del Ejército, observó, "Los UAVs actuales y previstos que no son del Ejército están limitados en su capacidad de proporcionar un apoyo sensible a diversas unidades que solicitan unidades de maniobra en el terreno basándose en haberes limitados".16 Afirmó además, "Cuando las unidades tuvieron éxito en la solicitud de apoyo de UAV [Vehículos Aéreos No Tripulados], se produjeron problemas de comunicación, demoras de recepción de datos y reasignación de procedimientos/autoridad que disminuyeron la eficacia y la sensibilidad del sistema de UAV."17

El Ejército decidió en 2004 pedir ofertas para un UAS de radio de acción ampliado/uso múltiple (ER/MP) a fin de reemplazar el envejecido UAS Hunter y satisfacer los requisitos de los comandantes de división de un ISR especial, fiable y controlado orgánicamente ISR. El Documento de Requisitos de Operación de ER/MP indica que, "Esta limitación [de UAS] se multiplica por la falta de control directo de las unidades de apoyo y la autoridad de asignación de tareas directa sobre los haberes de UAV".18 El Ejército disputa que sólo los UAS controlados por el comandante de la división serán inmunes a asignaciones de tareas de más prioridad de última hora. El Ejército también está convencido, según el éxito con UAS tácticos más pequeños, que los "operadores" alistados deben volar estos sistemas. Por lo tanto, la única forma de asegurar que se cumpla esto es que los tengan y los controlen.

Análisis de Problemas

Para encontrar soluciones a las perspectivas diferentes de los UAS de la Fuerza Aérea y del Ejército, se deben considerar ambas, así como los siguientes cinco problemas contenciosos.

Mando y Control

Según la Doctrina básica de la Fuerza Aérea, el control centralizado y la ejecución descentralizada son cruciales para el empleo del poder aéreo porque "se ha demostrado durante décadas de experiencia que son el medio más eficaz y eficiente de emplear el poder aéreo y espacial".19 El sistema de armas del CAOC, como parte del Sistema de Control Aéreo del Teatro de Operaciones (TACS), "proporciona C2 (mando y control) a nivel de operación de las fuerzas aéreas y espaciales" capaz de coordinar campañas aéreas de miles de salidas diarias.20

Históricamente, nunca ha habido un poder aéreo suficiente y los UAS no son una excepción. Para obtener la máxima capacidad con haberes aéreos limitados, un solo aviador, el JFACC, debe ser responsable ante el JFC de todo el poder aéreo que es capaz de operar en todo el área de operaciones conjuntas.

El plan del Ejército para el Comandante Terrestre de la Fuerza Conjunta (JFLCC) es tener el control de las operaciones (OPCON) del Sky Warrior. El JFLCC delegará el control táctico (TACON) a los comandantes a nivel de división y brigada. Por otra parte, el Predator es un OPCON y un TACON del JFACC para la asignación centralizada de tareas. El plan actual del Ejército es que cada comandante de división del Ejército reciba 12 aviones Sky Warrior.21 Este nivel de control prohíbe explícitamente que el JFACC use estos activos para los objetivos integrados del JFC; eliminando efectivamente muchas fuerzas del poder aéreo, como radio de acción y velocidad, requeridos para situaciones dinámicas. Después de revisar la situación actual de UAS, el General retirado del Ejército Barry R. McCaffrey dijo, "Estamos confundiendo la doctrina espacial de la batalla conjunta. Los Comandantes de Componentes Aéreos deben coordinar todos los UAV basándose en las directivas situacionales de combate aéreo del Comandante Combatiente".22 El ACC de la Fuerza Aérea y el Centro de Adiestramiento y Doctrina del Ejército están desarrollando un Concepto de Operaciones de Predator y Sky Warrior con un término medio propuesto que requeriría a los comandantes terrestres otorgar una capacidad orgánica excesiva de UAS al JFACC, para la asignación centralizada de tareas.23 Este plan es similar al modelo usado por los haberes aéreos de la Marina y del Cuerpo de Infantes de Marina. El Ejército y la Fuerza Aérea necesitan desarrollar una solución interdependiente verdaderamente conjunta que satisfaga menor las necesidades del JFC.

Los líderes militares, desde la Primera Guerra Mundial, han probado distintos conceptos para gestionar los haberes limitados del poder aéreo—cada uno con niveles de éxito variables. En la Segunda Guerra Mundial, en la batalla norteafricana del Paso de Kasserine, los alemanes diezmaron a las fuerzas terrestres de EE.UU. La doctrina del Ejército en esa época ligaba el poder aéreo, como fuerza auxiliar, a los comandantes de cuerpos del Ejército. Los aviadores usaban comúnmente la frase "pequeños grupos . . . para describir la subdivisión y el reparto indebidos del poder aéreo entre las fuerzas terrestres".24 Este método resultó ser un gran fracaso. Mientras los aviones alemanes atacaban a las tropas del General George Patton "algunos cazas y bombarderos carecían de tareas" para ayudar. Los pocos aviones aliados que volaron no pudieron coordinar sus esfuerzos. El Mariscal del Aire británico Arthur Coningham dijo, "La fuerza del poder aéreo radica en su flexibilidad y capacidad de concentración rápida".25 El poder aéreo no llegó cuando los comandantes terrestres necesitaban más ayuda aérea que la que podrían proporcionar orgánicamente ellos mismos. La incapacidad del comandante terrestre de coordinar y amasar poder aéreo sobre el enemigo causó la muerte de muchos soldados. El Mariscal del Aire Coningham continuó diciendo, "Se deduce que el control debe estar centralizado en un comandante aéreo y el mando debe ejercerse mediante canales de la Fuerza Aérea; y las fuerzas aéreas deben concentrarse en el uso y no dispersarse en pequeños grupos". En un plazo máximo de tres semanas después de volver de África, "el Departamento de Guerra publicó un Manual de campaña 100-20", que afirmaba, "La flexibilidad inherente del poder aéreo es su máxima ventaja. . . . El control del poder aéreo disponible debe centralizarse y el mando debe ejercerse a través del comandante de la fuerza área si se explota esta flexibilidad y capacidad inherentes de dar un golpe decisivo".26 El éxito de las fases de enfrentamiento de las Operaciones Tormenta del Desierto y Libertad Iraquí demostraron la letalidad del poder aéreo conjunto gestionado por un solo aviador. El Ejército tiene la propensión de aprender las lecciones, por lo que sería una farsa si tuvieran que volver a aprender las lecciones del pasado repartiendo en "pequeños grupos" el Sky Warrior a los comandantes de división.

Pilotos Calificados frente Operadores

La divergencia más aparente entre los modelos de UAS del Ejército y de la Fuerza Aérea es el plan del Ejército de volar el Sky Warrior con "operadores" alistados. La Fuerza Aérea sostiene que solamente los oficiales de aviación calificados deben volar el UAS Predator. General Atomics se ha comprometido a incorporar una nueva tecnología en el Sky Warrior que reducirá la necesidad del Ejército de utilizar pilotos. Estos avances incluyen un sistema automático de despegue y aterrizaje, una capacidad automática para detectar y eludir a fin de contribuir a prevenir colisiones en el aire, y una estación de control terrestre sencilla mejorada. Además, el Ejército piensa reservar grandes volúmenes del espacio aéreo alrededor de sus aviones no tripulados (no operados por pilotos) para garantizar la seguridad. Simultáneamente, la Fuerza Aérea trata de imponer actualizaciones cada vez más complejas para lograr una capacidad adicional de sus plataformas existentes, como armas avanzadas y la capacidad de un piloto de volar múltiples aviones. El entorno de operación actual requiere regularmente que los UAS vuelen a 1.000 pies de distancia como máximo de los aviones tripulados. La Fuerza Aérea cumple con este requisito gracias a la destreza y a la experiencia de sus pilotos completamente calificados.27 A medida que la comunidad conjunta sigue exigiendo una cobertura mayor y mayores capacidades de los UAS, será cada vez más importante que los tripulen los "pilotos" más competentes. Tanto es así que en febrero de 2008, el CSAF anunció la formación de la Escuela de Armas de UAS en la Base de la Fuerza Aérea Nellis, Nevada, para "producir oficiales de armas de UAS".28

Y lo más importante es un tema legal que regula a los operadores que no son pilotos que vuelen UAS en el espacio aéreo de EE.UU. e internacional. Según la FAA, "Una persona no puede comportarse como un piloto al mando ni en cualquier otra capacidad si no es un piloto de tripulación de vuelo requerido de un avión civil del registro de EE.UU., a menos que esa persona tenga un certificado de piloto válido".29 Además, "como la FAA ha determinado que los UAS son aviones civiles . . . deben ser operados por pilotos".30 Las reglas son las mismas en el espacio aéreo extranjero. El Anexo 13 del Congreso de la Organización de Aviación Civil Internacional (ICAO) indica que los "UAS son aviones",31 y por lo tanto están sometidos a las mismas reglas y regulaciones que los aviones tripulados. Por ejemplo, para volar a más de 18.000 pies en Estados Unidos, los pilotos deben tener una calificación de vuelo por instrumentos (en otros lugares la altitud varía por país). Todos los pilotos de la Fuerza Aérea mantienen una calificación de vuelo por instrumentos, permitiéndoles volar a más de 18.000 pies. El CSAF citó el requisito de que todos los pilotos de UAS de la Fuerza Aérea dispongan de "credenciales" de volar a cualquier lugar del mundo como una de sus razones para cancelar el programa de prueba sin piloto del Predator.32 Tanto la FAA como la ICAO han declarado que las reglas para los UAS son las mismas que para los aviones tripulados. El Departamento de Defensa y el JFC deben respetar estas regulaciones por razones de seguridad de vuelo y legitimidad. Una colisión en el aire entre un UAS grande y un avión civil de una línea aérea tendría repercusiones estratégicas para el combate conjunto.

Control y Armonización del Espacio Aéreo

Los UAS está dificultando en gran medida el control del espacio aéreo y la armonización de aviones en el dominio aéreo conjunto. Un Sky Warrior del Ejército de vuelo a gran altitud, largo merodeo y controlado orgánicamente complica enormemente el dilema del espacio aéreo limitado y abarrotado del JFC y del JFACC.

El plan de control propuesto del espacio aéreo para UAS orgánicos del Ejército disminuye la eficacia más combativa de la fuerza conjunta. La TACS de la Fuerza Aérea y el sistema de mando y control del espacio aéreo del Ejército se encuentran en un plano horizontal en el dominio aéreo conjunto llamado "altitud de coordinación" (vea la Figura 3). En unas operaciones de combate recientes se ha fijado esa altitud en 3.000 pies por encima del terreno.33 Se requiere que todos los aviones por encima de la altitud de coordinación vuelen en una manera de control firme más centralizado, según los procedimiento e instrucciones especiales fijados por el JFACC.34 Los UAS más nuevos y capaces del Ejército (como el Sky Warrior) operan a altitudes mucho mayores que los haberes de aviación tradicionales del Ejército. El deseo del Ejército de volar sus aviones gestionados de forma no centralizada en el espacio aéreo gestionado centralmente del JFACC (por encima de la altitud de coordinación) es uno de los asuntos de mayor disputa que deterioran la eficacia del combate conjunto.

La solución del Ejército para este problema de coordinación del espacio aéreo es crear una ROZ alrededor de los UAS. Según se puede ver en la Figura 3, una ROZ es normalmente un cilindro grande del espacio aéreo, que se extiende desde la superficie hasta una altitud segura por encima de los UAS, restringido a otros usuarios del espacio aéreo. Esto permite al Ejército volar sin usar procedimientos de control firme centralizado. El aspecto negativo de este modelo es que es un uso ineficiente del espacio aéreo que impide que los controladores del espacio aéreo mantengan unos conocimientos situacionales dentro de la ROZ, y hace difícil que otros haberes aéreos naveguen por el entorno de operaciones conjuntas. Según la doctrina conjunta "Se deben hacer esfuerzos para integrar los UAV con operaciones de vuelos tripulados para habilitar una estructura del espacio aéreo más flexible y adaptable".35 El uso de una ROZ como medida de control del espacio aéreo para UAS es un paso atrás hacia los días de operaciones independientes y armonizadas, que carecen de la sinergia que el poder aéreo debidamente integrado debe aportar a la lucha conjunta.

ROZ y descripción de la altitud de coordinación

Figura 3. ROZ y descripción de la altitud de coordinación

Los UAS orgánicos del Ejército no se integran en el plan del espacio aéreo del JFACC, dificultando la defensa aérea. Históricamente el JFACC (o CAOC) tienen muy pocos conocimientos de la situación de las operaciones aéreas por debajo de la altitud de coordinación o dentro de las ROZ. Los haberes de aviación orgánicos del Ejército como helicópteros y UAS despegan, aterrizan y vuelan a discreción del comandante de maniobras terrestres. Esta falta de conexión con el JFACC no da una imagen de operación común, haciendo que la defensa aérea sea prácticamente imposible—lo que históricamente no ha sido un problema debido a la supremacía aérea. En Irak, los dispositivos explosivos improvisados (IED) han matado más soldados de tierra que cualquier otra amenaza—más del 60% del total.36 La naturaleza económica de los UAS hace que sean una opción probable para convertirse en IED aéreos. Para apoyar la lucha conjunta, el JFACC, como Comandante de Defensa Aérea de Área designado, debe poder integrar todos los haberes aéreos en un sistema.

Interdependencia de los Servicios

La interdependencia conjunta es la mejor solución para permitir a EE.UU. ganar futuras guerras en un entorno de recursos significativamente limitados. El Teniente General David Deptula resaltó el progreso hasta el momento cuando dijo, "La Ley Goldwater-Nichols contribuyó a mover a los militares estadounidenses de las operaciones independientes apenas armonizadas de principios de los 80 a la interoperabilidad sostenida que ha demostrado ser tan eficaz [hoy en día]".37 Pero es hora de efectuar el siguiente paso hacia la interdependencia.

El JFC no puede permitirse el lujo de tener dos sistemas de control del espacio aéreo independientes y apenas armonizados o dos sistemas redundantes desarrollados por separado. La doctrina conjunta afirma, "La interdependencia conjunta es la confianza con un fin determinado de un servicio en las capacidades de otro servicio para aumentar al máximo los efectos complementarios y de refuerzo".38 El Manual de campaña del Ejército 1 dice, "La interdependencia conjunta permite a cada servicio deshacerse de funciones redundantes . . . reducir la duplicación innecesaria de capacidades entre servicios . . . para lograr mayores eficiencias en sus dominios respectivos".39 Los planes divergentes actuales para el Predator y el Sky Warrior no siguen principios interdependientes conjuntos.

El fracaso repetido de la Fuerza Aérea de satisfacer las necesidades del Ejército ha reducido la confianza entre los dos servicios. A su vez el Ejército tiene programado gastar $1.020 millones de dólares para investigar, desarrollar, probar, capacitar y poner en servicio los UAS Sky Warrior--una capacidad que ya existe en la Fuerza Aérea.40 Entretanto, la Fuerza Aérea desarrolla, adiestra y pone en servicio simultáneamente una fuerza temporal de aviadores para apoyar al Ejército realizando las funciones tradicionales del Ejército, como custodia de prisioneros, conducción de convoys y realización de asuntos civiles. La Fuerza Aérea ha desplegado más de 22.000 aviadores desde 2004 para realizar dichas funciones del Ejército.41 El Congreso ya ha iniciado una revisión completa de las funciones y misiones de los servicios para determinar si es mejor para el país que el Ejército desarrolle una fuerza aérea mientras la Fuerza Aérea crea una pequeña fuerza terrestre. Únicamente un sistema interdependiente diseñado de forma proactiva permitirá al militar estadounidense producir el rendimiento de combate eficiente que promete suministrar la tecnología de EE.UU.

Huella de Despliegue

Una parte integral de la interdependencia de servicios radica en lograr una mayor eficiencia utilizando los conocimientos de cada servicio.42 Los UAS capaces de volar en teatros de operaciones desde EE.UU. son el mejor ejemplo de la forma en que las lecciones de la Fuerza Aérea aprendidas de un sistema puesto en servicio estimulan la eficiencia mediante un control centralizado. Según el ACC de la Fuerza Aérea, las RSO son un multiplicador de fuerzas que aumenta en un 200% la capacidad de ISR armada al JFC sin tripulación o aviones adicionales. Por ejemplo, sin RSO, se requieren 240 tripulantes en total (pilotos y operadores de sensores) para sostener cuatro patrullas aéreas de combate en el teatro de operaciones—80 desplegadas, 80 en guarnición y 80 preparadas para el despliegue. Con las RSO, el ACC mantiene cuatro CAP de forma indefinida con sólo 86 tripulantes en total—80 que vuelan misiones de combate (mientras están en la guarnición) y seis desplegados.43 Las RSO permitirán a casi un 100% de las tripulaciones adiestradas apoyar al JFC de forma indefinida.

El sistema del Ejército dedica una Brigada de Aviación de Combate, incluida una compañía de Sky Warriors, a cada división en el despliegue tradicional—desplegando sólo un tercio de la fuerza en un determinado momento.44 Según la fuerza de tarea de UAS de la Fuerza Aérea, el JFC recibiría un aumento de casi el 100% en CAP aplicando el modelo de RSO de la Fuerza Aérea al programa planificado del Sky Warrior del Ejército. El plan actual del Sky Warrior proporcionaría 21 CAP a CENTCOM. Al aplicar el modelo de RSO, dicho número aumenta a 40 CAP sostenibles a largo plazo.45

Los líderes del Ejército dicen que los CAP con Sky Warriors que apoyen al comandante de división serían más efectivos. Una publicación del Ejército dice, "Los UAS especiales a nivel de brigada aumentarán la eficacia de las operaciones proporcionando un reconocimiento más sensible y más detallado".46 El Ejército sostiene que el método de solicitar apoyo de UAS es el método de control centralizado de la USAF es demasiado lento y conlleva demasiado riesgo al tener que desviar haberes a otras prioridades. También piensan que las RSO influyen en la eficacia debido a la degradación de la comunicación causada por las 8.000 millas entre tripulaciones y comandantes terrestres. Por último, dicen que para combatir como una unidad cohesiva, la tripulación aérea necesita desplegarse con las unidades que apoyan para "sentir" la intensidad y el ritmo de la lucha diaria.47

Aunque estas preocupaciones están justificadas, es improbable que el comandante terrestre sea co-ubicado con las tripulaciones de UAS debido a los requisitos de longitud de la pista de aterrizaje del Sky Warrior. El Ejército requerirá métodos de comunicación de UAS similares a los que utiliza hoy la Fuerza Aérea.

Recomendaciones

Es hora de realizar una revisión completa de la gestión del poder aéreo en el entorno de operaciones conjuntas. La proliferación rápida de UAS capaces de actuar en el teatro de operaciones ha llevado este asunto a un punto que requiere acción. Desde un punto de vista realista el Ejército no va a abandonar el programa del Sky Warrior. A pesar del impacto negativo en el entorno de operaciones conjuntas, el Sky Warrior y otros UAS (no de la Fuerza Aérea) capaces de actuar en el teatro de operaciones van a proliferar. El Secretario de Defensa debe transmitir a la comunidad conjunta un sistema claro y factible que trate de los cinco asuntos contenciosos resaltados en este artículo. Sólo en ese caso el Departamento de Defensa aumentará al máximo el dinero del contribuyente en un plan conjunto eficiente y eficaz que cumpla con las necesidades del Ejército y del JFC.

Una Solución: El Modelo Envolvente de Capacidades del UAS

Los UAS seguirán aportando mayores capacidades de combate al Departamento de Defensa. Tanto el Ejército como la Fuerza Aérea deben seguir creciendo y desarrollando sus UAS capaces de participar en el teatro de operaciones tan rápido como sea posible, con sus miras respectivas fijadas en extremos opuestos de la envolvente de complejidad de los UAS (vea la Figura 4). El Ejército debe desarrollar su fuerza de UAS concentrado en las tareas menos complejas pero de máxima demanda encontradas en el extremo inferior del espectro (por ejemplo, reconocimiento, relé de comunicaciones, seguimiento de automóviles y señalamiento lasérico). La Fuerza Aérea debe concentrar sus esfuerzos en los requisitos más complejos del extremo superior de la envolvente (por ejemplo, ataque, controlador aéreo avanzado en el aire, control de aviones de múltiples naves). Además, la Fuerza Aérea debe ampliar continuamente su extremo de la envolvente añadiendo capacidades de UAS altamente complejas como supresión de las defensas aéreas del enemigo, enfrentamiento aire a aire y reabastecimiento de combustible en el aire. Este modelo interdependiente proporciona la máxima capacidad a los comandantes combatientes a la vez teniendo en cuenta los puntos fuertes y débiles de sus servicios respectivos. Para formar esta envolvente de capacidad de UAS, se deben resolver primero los cinco problemas contenciosos, tratados anteriormente.

Envolvente de capacidad de UAS

Figura 4 – Modalidad de interdependencia de UAS de la Fuerza Aérea y del Ejército (La puesta en práctica de estas cinco recomendaciones ayudará a resolver los problemas contenciosos).

1 – Tratar los UAS del Ejército capaces de actuar en el teatro de operaciones de la misma forma que otros aviones tripulados de ala fija similarmente capaces (sea cual el servicio). Los sistemas como Sky Warrior deben operar bajo el mismo sistema de control centralizado no orgánico que otros haberes aéreos del JFACC. El Ejército seguirá operando los sistemas y apoyando regularmente sus propias tareas de los comandantes terrestres, pero el JFACC tendría los conocimientos situacionales y conservará la autoridad de reasignar tareas para aprovecharse de las ventajas del poder aéreo gestionado centralmente. Los comandantes de división pueden retener sus haberes menores y de menor capacidad, pero tendrían que competir por los haberes del teatro de operaciones con el resto de la comunidad conjunta. La exigencia de un control centralizado para todos los aviones capaces de actuar en el teatro de operaciones es un sistema viable si el Ejército puede articular claramente los requisitos de referencia necesarios al JFC.

2 – Para resolver el tema de "piloto" frente a "operador", todos los individuos responsables de controlar los UAS deben ser "pilotos" en el sentido tradicional. Como mínimo, el plan de adiestramiento de los UAS del Ejército debe incluir un adiestramiento equivalente a la licencia de un piloto civil básico. Además, sus pilotos requerirían una calificación de vuelo en instrumentos para volar a altitudes elevadas o por las nubes. Esta política mantendrían a todos los aviones volando en el entorno de operaciones conjuntas de forma legal y controlados por pilotos, como era el caso antes de los UAS del Ejército.

3 – Los UAS de vuelo a gran altitud del Ejército (como el Sky Warrior) deben ser gestionados activamente por controladores del espacio aéreo, en vez de estar protegidos en ROZ altamente ineficientes. El uso de la ROZ dedica una cantidad excesiva de espacio aéreo a cada avión y complica drásticamente el plan del espacio aéreo del JFACC. La comunidad conjunta debe hacer que las ROZ sean una excepción no la regla.

4 – La interdependencia de los servicios se producirá si se adoptan las cuatro recomendaciones anteriores. Si los dos servicios concentran sus esfuerzos en sus fines respectivos de la envolvente de capacidad de UAS, entonces predominará un sistema verdaderamente interdependiente. Solamente en ese caso podrán los haberes de aviación del entorno de operaciones conjuntas satisfacer los objetivos relacionados con la aviación del JFC.

5 – La forma eficaz de resolver las demandas del Ejército para UAS en el teatro de operaciones es aportar más aviones en el combate conjunto. Volando UAS desde EE.UU. a través del sistema de RSO han triplicado el número de haberes de la Fuerza Aérea capaces de participar en el teatro de operaciones a disposición del JFC. El sistema Sky Warrior debe adoptar el modelo de RSO y proporcionar la máxima capacidad al entorno de operaciones conjuntas.

Conclusión

Tanto los aviadores como los soldados deben olvidarse de las rivalidades del servicio y pensar de forma creadora para resolver los problemas de hoy. El sistema actual de C2 de los UAS no es capaz de encargarse de un número significativo de UAS capaces de actuar en el teatro de operaciones, volados por "operadores", en una manera descentralizada y en un espacio aéreo restringido a otros haberes. El Departamento de Defensa debe desarrollar un nuevo sistema interdependiente individual capaz de aumentar al máximo el entorno de operaciones conjuntas para utilizar por completo esta nueva tecnología. El día que el enemigo empiece a volar IED operados de forma remota será la primera vez en más de cincuenta años que el Ejército tendrá que preocuparse de nuevas amenazas del enemigo desde el aire. Sería un día triste si EE.UU. perdiera la superioridad aérea debido a la falta de voluntad de los servicios de acordar un modelo uniforme para el dominio aéreo conjunto.

La Publicación conjunta 1 afirma, "La sinergia que resulta de las operaciones de las fuerzas conjuntas aumenta al máximo la capacidad de la fuerza".48 El modelo del Sky Warrior propuesto por el Ejército no se aprovecha de la coparticipación. Debemos resolver los cinco problemas del entorno de operaciones conjuntas resaltados en la comparación del Predator de la Fuerza Aérea y del Sky Warrior del Ejército. El espacio de batalla conjunto está empezando a sufrir, y se hará cada vez peor. El Ejército y la Fuerza Aérea ya no pueden "estar de acuerdo en no estar de acuerdo" sobre el asunto de los UAS, los riesgos del combate conjunto son demasiado elevados. El Secretario de Defensa debe tomar la difícil decisión sabiendo que "al hacerse orgánicos" los UAS del Ejército no se beneficia el entorno de operaciones conjuntas.

Notas:

1. Office of the Secretary of Defense, "Unmanned Systems Roadmap 2007 - 2032," Office of Secretary of Defense OSD/Acquisition Technology and Logistics AT&L 2007, i, 2, 23, 109.

2. Ibid., 23.

3. Ibid, i.

4. Coronel Eric Mathewson, (OG/CC 432, Base de la Fuerza Aérea de Creech, NV), entrevista telefónica hecha por el autor el 20 de Marzo de 2008.

5. Joint Unmanned Aircraft Systems Center of Excellence, "Joint Concept of Operations for Unmanned Aircraft Systems," 2007, II-22.

6. General T. Michael Moseley, "Memorandum for Record for All MAJCOM CCs: Direction to Maximize UAS Capability."

7. Según el Coronel Eric Mathewson, Comandante del Grupo de Operaciones 432, se necesitan diez pilotos y diez operadores de sensores para formar un CAP adicional. Durante las operaciones de refuerzo, este número puede reducirse a siete. El escuadrón de cazas de un solo asiento promedio de la Fuerza Aérea tiene de 20 a 25 pilotos. Los cazas de dos asientos como el F-15E tienen 20-25 de cada tripulante. Por lo tanto, la adición de tres CAPS requiere 21-30 pilotos de UAS y 21 a 30 operadores de sensores de UAS . . . el mismo número que tripulantes que todo un escuadrón de cazas.

8. Tom Vanden Brook, "Report: Insurgents Benefit from Drone Shortage," USA Today 25 Mar 2008. El Sr. Dyke Weatherington, director diputado de Guerra No Tripulada en OSD/AT&L anunció el aumento de demanda de ISR en una entrevista en Marzo de 2008.

9. Coronel Eric Mathewson, presentación de "Predator 101", Base de la Fuerza Aérea Creech, NV; Marzo de 2008.

10. General Atomics Aeronautical Systems, "Sitio web de productos y servicios", http://www.ga-asi.com/products/index.php (se tuvo acceso la última vez el 6 Marzo de 2008).

11. Mathewson, entrevista.

12. General T. Michael Moseley, "Unmanned Aerial System (UAS) Synchronization (Sincronización de Sistemas Aéreos No Tripulados (UAS)", ed. Jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea (Departamento de la Fuerza Aérea, 2006).

13. Ibid.

14. FM 1-100, Army Aviation Operations (Operaciones de aviación del Ejército), 1997, 1-3.

15. Instituto de Guerra Terrestre, "U.S. Army Aviation: Balancing Current and Future Demandas (Aviación del Ejército de EE.UU.: Equilibrio entre las demandas actuales y futuras", Torch Bearer National Security Report (Arlington, VA: Asociación del Ejército de Estados Unidos, Enero de 2008), 11.

16. James G. Rose, "Extended Range/Multi-Purpose (ER/MP) Unmanned Aerial Vehicle (UAV) Operational Requirements Document (ORD) (Documento de requisitos de operación (ORD) de vehículos aéreos no tripulados (UAV) de radio de acción ampliado/uso múltiple (ER/MP))", 4.

17. Ibid.

18. Ibid.

19. Documento 1 de doctrina de la Fuerza Aérea 1, Air Force Basic Doctrine (Doctrina básica de la Fuerza Aérea), 17 de Noviembre de 2003, 23.

19. Documento 1 de doctrina de la Fuerza Aérea 1, Air Force Basic Doctrine (Doctrina básica de la Fuerza Aérea), 17 de Noviembre de 2003, 23.

20. Cuartel general de la USAF/XOOY, "AFI 13-1AOC – Operacional Procedures (Procedimientos de operación) – Air and Space Operations Center (Centro de operaciones aéreas y espaciales)", 1 de Agosto de 2005, 5, 9.

21. Rose, "Extended Range/Multi-Purpose (ER/MP) Unmanned Aerial Vehicle (UAV) Operational Requirements Document (ORD) (Documento de requisitos de operación (ORD) de vehículos aéreos no tripulados (UAV) de radio de acción ampliado/uso múltiple (ER/MP))", y también confirmado en una entrevista con el Coronel Jeffrey T. Kappenman en el cuartel general del Centto de Aviación del Ejército, Ft Rucker AL, 5 de Marzo de 2008.

22. General Barry R. McCaffrey, "After Action Report--General Barry R. McCaffrey USA (Ret), Visit to Nellis and Scott AFB 14-17 August 2007 (Informe después de una acción--General Barry R. McCaffrey EE.UU. (Ret), Visita a las Bases de la Fuerza Aérea de Nellis y Scott 14-17 de Agosto de 2007)", http://www.mccaffreyassociates.com/pages/documents/AirForceAAR-101207.pdf (se tuvo acceso la última vez el 5 de Abril de 2008)

23. Mayor Matt Martin (ACC/A3YU Jefe de la Rama Armada de ISR), entrevista hecha por el autor, 4 de Marzo de 2008.

24. Dr. Rebecca Grant, "Up from Kasserine Pass (Arriba desde el Paso de Kasserine)". Air Force Association Magazine, Septiembre de 2007, 76.

25. Ibid.

26. Ibid, 78.

27. El autor voló regularmente a 1000 pies por encima o por debajo de otros aviones tripulados, mientras volaba más de 750 horas en el Predator durante la Operación Libertad Iraquí y la Operación Libertad Duradera. En el espacio aéreo más ocupado, esta altitud de seguridad a veces era sólo de 500 pies.

28. Moseley, "Memorandum for Record for All MAJCOM CCs: Direction to Maximize UAS Capability (Memorándum para el registro de todos los CC de MAJCOM: Dirección para aumentar al máximo la capacidad de los UAS".

29. Sitio web de la Administración de Aviación Federal, "Operating UASs-Questions and Answers (UAS de operación—Preguntas y respuestas)", http://www.faa.gov/air craft/air_cert/design_approvals/uas/uas_faq/uas_qa-op/

30. Ibid.

31. Organización Internacional de Aviación Civil (ICAO), "Addressing Unmanned Aircraft System (UAS) Accident Investigation and Prevention by ICAO Member States (Trato de los sistemas de aviones no tripulados (UAS) Investigación y prevención de accidentes por estados miembro del ICAO)", http://www.icao.int/icao/en/assembl/a36/wp/wp217_en.pdf (se tuvo acceso la última vez el 4 de Abril de 2008).

32. Coronel Jeffrey Eggers (cuarterl general AF/A3-5), correo electrónico reenviado del Mayor General Goldfein (ACC/CV) con fecha del 16 de Noviembre de 2006, 10 de Abril de 2008.

33. HQ Air Force Doctrine Development and Education Center, "Doctrine Watch #22: Unmanned Aircraft (UA) and Airspace Control in the Combat Zone (Observación de doctrina N° 22: Los aviones no tripulados (UA) y el control del espacio aéreo en la zona de combate". 17 de Enero de 2006, https://www.doctrine.af.mil/afdcprivateweb/DoctrineWatch/DoctrineWatch.asp?Article=22.

34. Ibid

35. Publicación conjunta 3-52, Joint Doctrine for Airspace Control in the Combat Zone (Doctrina conjunta para el control del espacio aéreo en la zona de combate), 30 de Agosto de 2004, III-6.

36. Oficina del Secretario de Defensa, "Global War on Terrorism--Casualties by Reason (Guerra global contra el terrorismo–Bajas por razón)", http://siadapp.dmdc.osd.mil/personnel/CASUALTY/gwot_reason.pdf (accessed 5 de Abril de 2008).

37. Teniente General David A. Deptula, "On Restructuring Nacional Security (Sobre la reestructuración de la seguridad nacional)", Strategic Studies Quarterly 1, no. 2 (2007): 5.

38. Publicación conjunta 1, Doctrine for the Armed Forces of the Unites States 2007 (Doctrina para las Fuerzas Armas de Estados Unidos 2007), I-2.

39. Manual de campaña del Ejército (FM) 1, Army Forces in Unified Action (Las fuerzas del Ejército en una acción unificada), 14 de junio de 2005, 3-II.

40. Rose, "Extended Range/Multi-Purpose (ER/MP) Unmanned Aerial Vehicle (UAV) Operational Requirements Document (ORD) (Documento de requisitos de operación (ORD) de vehículos aéreos no tripulados (UAV) de radio de acción ampliado/uso múltiple (ER/MP))", 52.

41. House Armed Services Committee, In-Lieu-of Tasking (ILO) (Comité de Servicios Armados de la Cámara, En lugar de asignación de tareas (ILO)) por el General de Brigada Marke Gibson (AF/A3O), 31 de Julio de 2007, http://armedservices.house.gov/pdfs/Read073107/Gibson_Testimony073107.pdf (se tuvo acceso la última vez el 4 de Abril de 2008)

42. FM 1, Army Forces in Unified Action (Fuerzas del Ejercito en una acción unificada), 2005, 275.

43. Capitán Kathryn Nelson (ACC/A8U1), correo electrónico y entrevista "Predator-Reaper 101 Briefing (Orientación básica Predator-Reaper" del 17 de Marzo de 2008.

44. Instituto de Guerra Terrestre, "U.S. Army Aviation: Balancing Current and Future Demands (Aviación del Ejército de EE.UU.: Equilibrio entre las demandas actuales y futuras)", 7.

45. Nelson, correo electrónico y entrevista.

46. Instituto de Guerra Terrestre–Asociación del Ejército de Estados Unidos, "U.S. Army Aviation: Balancing Current and Future Demands (Aviación del Ejército de EE.UU.: Equilibrio entre las demandas actuales y futuras)" 22.

47. Información reunida en una entrevista con el personal de inteligencia y aviación del Ejército en Ft Rucker, Alabama el 6 de Marzo de 2008.

48. Publicación conjunta 1, Doctrina de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, I-2.


 Colaborador

El Mayor (USAF) Travis (Flare) Burdine

El Mayor (USAF) Travis "Flare" Burdine, (Licenciatura, USAFA) es un piloto con más de 2,500 horas de vuelo en E-3 AWACS y más de 750 horas en el MQ-1B Predator. Antes de asistir a la Escuela Superior de Comando y Estado Mayor (ACSC), sirvió como primer Jefe de Normalización y Evaluación de Grupos para el primer escuadrón de UAS de la Fuerza Aérea y el escuadrón 432 en la Base Aérea Creech, Nevada. Después de graduarse del ACSC, se le asignó al Cuartel General de la Fuerza Aérea, Washington, DC. como el gerente de funciones y expertos en asuntos de los sistemas Predator y Reaper de la Fuerza Tareas de UAS.


Declaración de responsabilidad:
Las ideas y opiniones expresadas en este artículo reflejan la opinión exclusiva del autor elaboradas y basadas en el ambiente académico de libertad de expresión de la Universidad del Aire. Por ningún motivo reflejan la posición oficial del Gobierno de los Estados Unidos de América o sus dependencias, el Departamento de Defensa, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos o la Universidad del Aire. El contenido de este artículo ha sido revisado en cuanto a su seguridad y directriz y ha sido aprobado para la difusión pública según lo estipulado en la directiva AFI 35-101 de la Fuerza Aérea.

[ Inicio | Email su Opinión a ]