Documento creado: 20 de marzo de 2008
Air & Space Power Journal - Español  Primer  Trimestre 2008


    ASPJ WingsEditorial


Aprenderás a no llorar…

Yo tenía una amiga, Juanita. Ella se metió en problemas por acostarse con varios tipos [hombres]. Nosotras habíamos sido amigas desde que éramos civiles, y compartíamos una carpa. El comandante dijo que no importaba que ella fuera mi amiga. Ella había cometido una falta y tenía que matarla. Yo cerré los ojos y disparé el arma, pero no le dí. Entonces disparé de nuevo. La tumba estaba ahí al lado. Tuve que enterrarla y cubrirla con tierra. El comandante me dijo: "Lo hiciste muy bien, así te hayas puesto a llorar. Vas a tener que hacerlo muchas más veces y tendrás que aprender a no llorar."

–Entrevista con "Ángela" por el Human Rights Watch, Bogotá, 2 de junio de 2002.
Ángela formaba parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)
y tenía 12 años cuando este incidente ocurrió. Ángela y Juanita no son sus nombres reales.

Dedicamos esta edición al estudio y difusión de un trágico problema confrontando no solamente a militares en el campo de batalla, sino también, a la población civil en muchos países alrededor del mundo. Se trata del inhumano empleo de niños y niñas como "Soldados" en conflictos bélicos por fuerzas armadas, fanáticos religiosos, o por grupos insurgentes. Ello nos obliga a hacer una lectura reflexiva de esta triste realidad, en busca de una mayor concientización y solución de esta cruel problemática.

Una mirada retrospectiva del pasado nos confirma cómo en ese entonces las guerras eran libradas mayormente por adultos que conformaban las fuerzas armadas gubernamentales, en contraste con el momento actual, en el cual niños menores de 18 años hacen parte de un escenario bélico, muchas veces secuestrados o reclutados contra su voluntad, en donde las partes en conflicto siguen infringiendo con impunidad las disposiciones pertinentes del derecho internacional aplicable a los derechos y a la protección de los niños.

Esta situación se acentúa aún más en África y Asia, aunque lamentablemente los niños también son utilizados como soldados en muchos países de América, Europa y el Oriente Medio, convirtiéndose ya en un problema a escala mundial. Las estadísticas en esta materia, muestran que actualmente en más de 20 países alrededor del mundo, la cifra de niños involucrados en conflictos armados oscila entre 200.000 y 300.000, de los cuales más del 40% (120.000) son niñas. En este teatro de operaciones, los niños soldados reciben un entrenamiento militar integral que incluye el uso de armas, fabricación de bombas y estrategia militar y son obligados a someterse a la esclavitud sexual y a participar en ejecuciones, asesinatos, torturas, secuestros y ataques a civiles. Muchas veces, son también utilizados como bombas humanas suicidas, traficantes de drogas, mensajeros, espías, o sirvientes. Aproximadamente 2,000.000 de niños soldados perecieron en conflictos armados durante la década pasada.

En América Latina, la situación más crítica se vive en Colombia, en donde entre 11.000 y 14.000 niños y niñas menores de edad son vinculados en el conflicto armado, haciendo parte de grupos guerrilleros y paramilitares. Las cifras actuales confirman que entre el 20% y el 30% de los combatientes de la FARC, con una larga historia de secuestros y reclutamiento forzado, son menores de 15 años. Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF, por sus siglas en inglés), Colombia es el tercer país del mundo, después de Congo y Liberia, con mayor número de niños soldados y, en donde más de 4.000 de sus niños soldados mueren todos los años.

El reclutamiento y el forzado uso de niños en la guerra constituyen una práctica inhumana y reprochable que debe ser condenada universalmente. Es contraria a los derechos humanos del niño, a las normas tradicionales y códigos de honor de la guerra, y a muchos tratados internacionales que lo prohíben. Lamentablemente, la conciencia y la voluntad del público no han sido lo suficientemente recias como para eliminar una vez por toda esta práctica tan aborrecible. Los niños soldados son un problema global que requiere una respuesta global. No podemos vivir en un mundo en donde a los niños se les roba el encanto de su juventud, se les torna crueles e irracionales y se le sacrifican como parte de los conflictos creados por los adultos. Dejemos que jueguen y que gocen de su inocencia y niñez y no permitamos que se conviertan en criminales de guerra. Después de todo, son ellos los que representan la esperanza mundial de un futuro lleno de paz y prosperidad.


 

Señor Almerisio Lopes

Que en Paz descanses, "my friend"!

Al finalizar la presente edición, evoco con profundo dolor de amigo y colega, la memoria de nuestro editor del Air & Space Power Journal en Portugués, Almerisio Lopes, fallecido el pasado 14 de enero y, al resaltar su profesionalismo y dedicación, busco conservar en todos quienes lo conocimos, un recuerdo imborrable de su carácter jovial y generoso, y de ese espíritu servicial y humanitario que lo convertían en un excelente anfitrión y fuente de apoyo de todos aquellos que requerían de sus servicios, particularmente de los muchos oficiales latinoamericanos, de paso en nuestra Base Aérea, en busca de una superación académica militar.

Teniente Coronel Luis F. Fuentes, USAF-Retirado
Editor, Air & Space Power Journal - Español


No debe entenderse que nuestra revista representa la política de la Secretaría de Defensa, la Fuerza Aérea de los EE.U.U. o la Universidad del Aire. Más bien su contenido refleja la opionión de los autores sin tener carácter oficial. Está autorizado a reproducir los artículos en esta edición sin permiso. Por favor, si los reproduce, mencione la fuente, Aerospace Power Journal, y el nombre de los autores.


Inicio 
Comentarios? Dir
íjase al editor