Documento creado: 9 de noviembre de 2007
Air & Space Power Journal - Español  Cuarto  Trimestre 2007


Historia de la Aviación

   Historia de la Aviación


Teniente Carlos Meyer Baldó, AMV – Luftstreitkräfte

As de Caza de la Gran Guerra

Darío Silva

Carlos Meyer Baldó

Carlos Meyer Baldó con Uniforme
 de Caballería Dragones
 Nº 9 (Fotografía Ingrid von Jess
de París, colorización Darío Silva)

DURANTE LA segunda década del siglo XX, cuando se desencadena la Primera Guerra Mundial, el Teniente Carlos Meyer Baldó, considerado el único As de Caza de la Venezolano de la Historia, se destaca junto a los más laureados y reconocidos héroes de la Aviación Alemana, siendo merecedor de la Cruz Hanseática versión Hamburgo, Cruz de Hierro en sus Primera y Segunda Clases, además de la Copa de Honor al Vencedor en Combate Aéreo.

Carlos Meyer Baldó nace en Maracaibo, Venezuela, el 21 de abril de 1895, hijo de Johannes Meyer, comerciante de café, de origen alemán y de María Baldó, venezolana oriunda del Estado de Táchira. En 1899 la familia Meyer Baldó se traslada a Caracas y posteriormente, en 1908, a Hamburgo en donde se radican y es allí donde Carlos culmina sus estudios. A los 19 años se presenta como soldado voluntario, ingresando al ejército alemán cuando apenas se iniciaba el conflicto bélico y, seguidamente ascendido al grado de Teniente por su brillante actuación como combatiente.

Habiéndose incorporado a la Escuela de Aviación Alemana Nº 3, en donde recibió su entrenamiento como Piloto, se gradúa como tal en 1917 y es asignado al Escuadrón Aéreo de Artillería Nº 201, en donde se destaca por su valentía al sobrevolar a escasa altitud los objetivos asignados, con la finalidad de cumplir mejor su misión, lo cual le hace acreedor de su primera mención de honor compartida con su Observador, el Teniente Eduard Palz.

Hacia fines de junio de 1917, el Capitán Manfred von Richthofen (El Barón Rojo), Comandante del Grupo Aéreo de Caza Nº 1, buscaba pilotos para su Escuadrón Aéreo de Caza Nº 11. Por recomendación de sus Superiores y por su destacada actuación, valentía y pericia como piloto, Meyer es seleccionado para hacer parte del "Escuadrón de Elegidos", que conjuntamente con otros tres Escuadrones Aéreos de Caza conformaban la unidad de aviación más famosa de toda la historia, "El Circo Volante de Richthofen", denominada así en Honor del Capitán Manfred von Richthofen. Allí, sobresale de inmediato por su actuación a la defensiva frente al veterano inglés Capitán Noel Webb con quien sostiene un arduo y encarnizado duelo aéreo y aunque es herido de bala y forzado a aterrizar, Meyer lo hace con gran habilidad, mientras se recupera de la herida recibida en esta acción recibe una cinta con los colores de la bandera venezolana bordada por sus hermanas, la cual usaría para siempre como amuleto en su traje de combate.

un día antes de la primera victoria de Meyer

 

Misión de Jasta 11

Fotografía del 30 de julio de 1917, un día antes de la primera victoria de Meyer. En ella aparecen, entre otros, Manfred von Richthofen, de venda en la cabeza producto de herida en combate, Meyer es el que enciende un cigarrillo en la fila superior, segundo de derecha a izquierda. (Fotografía Greg VanWyangarden, History of Aviation Collection, UTD)   Recreación de una misión de Jasta 11, donde se puede observar el Albatros D.V de Meyer volando a más altura que el resto de su escuadrón (Darío Silva modificado de Mark Miller)

Comienzan luego sus éxitos en 1917, tras su primera victoria sobre un avión inglés del Escuadrón Nº 4, sobresaliendo por su valiente actuación en el aire que le hace merecedor de la Copa de Honor al vencedor en combate aéreo y, un mes después, en misión de patrullaje, logra derribar un avión Caza Sopwith Ingles. Seguidamente, siendo escolta en misión y compañero de Richthofen,—mérito al que se hizo acreedor por su elevado nivel de preparación—, presencia el derribo por este de un avión del Escuadrón Nº 46, cuyo piloto, aunque pudo aterrizar, fue tomado como prisionero de guerra. Con la experiencia adquirida en el combate aéreo, Meyer logra que Manfred von Richthofen le confíe el cuidado de los pilotos recién ingresados. Uno de ellos fue el Teniente Hans Georg von der Osten, con quien establece un excelente dúo para el combate aéreo. En septiembre de 1917 y con la ayuda de este último, derriba un avión biplaza británico sobre la zona alemana y sus pilotos son tomados como prisioneros de guerra. Luego, en diciembre de ese mismo año es transferido al Escuadrón Aéreo Nº 4, parte integrante del Grupo Aéreo de Caza Nº 1 bajo el mando del Barón Rojo.

Posteriormente, el 28 de junio de 1918, se enfrenta en combate con el As francés René Montrion, de la Escuadrilla Nº 48, cuyo avión es derribado en la refriega, logrando así Meyer una tercera victoria, a la cual se sumaría una más, al enfrentar el 15 de julio, otro avión del Servicio del Aire francés. Luego, en julio de ese mismo año, se convirtió en As de Caza al conseguir su quinta victoria en el aire, al derribar un avión británico cuyos restos, esta vez, no pudieron ser recuperados. De esta manera, Meyer reclama durante el conflicto siete victorias aéreas, de las cuales sólo seis han podido ser ubicadas con exactitud cronológica. Sus habilidades en combate hacen que en septiembre de 1918, sea nombrado instructor en la Escuela de Escuadrones de Caza Nº 2 para la formación de nuevos pilotos cazadores. Al finalizar la guerra, en noviembre de 1918, poseía la Cruz de Hierro en su Primera y Segunda Clase, además de la Cruz de Hanseática ganada en la lid en el Frente Oriental con el Ejército, en el Regimiento de Dragones Nº 9.

Fokker D.VII

Panteón de la Familia Meyer Baldó

Fokker D.VII "Bóxer Babeante" de Carlos Meyer Baldó
(Darío Silva)

Panteón de la Familia Meyer Baldó en el Cementerio General del Sur en Caracas. Allí descansan los restos de este héroe Venezolano (Fotografía Darío Silva)

Luego del conflicto, Meyer permaneció en Alemania. Sin embargo, debido a la dura situación económica imperante en la posguerra y la inestabilidad política de la República de Weimar, decidió volver a Venezuela en 1926 donde desempeñó labores administrativas, pedagógicas y financieras. En 1931, decide ingresar a la Aviación Venezolana motivado por la llegada de la misión alemana que se encontraba asesorándola. Allí es reconocido con el grado militar de Teniente y nombrado Subinspector e Instructor Adjunto de la Aviación. Su último vuelo ocurrió sobre los cielos de Maracay a bordo de un biplano Stearman C-3B.

El Teniente Carlos Meyer Baldó murió el 27 de noviembre de 1933 en un trágico accidente aéreo al deformarse el plano superior derecho de la aeronave y caer a tierra estrepitosamente cuando hacía una maniobra aérea. Durante sus exequias se le rindieron los honores militares correspondientes, e intervino el Barón Wilhem Birtner, representante del Gobierno Alemán, quien entre otras palabras dijo:

El Ministro de la aviación alemana, General Hermann Goering, me ha comisionado para depositar una corona sobre la tumba del Teniente Aviador venezolano y alemán Carlos Meyer Baldó, en testimonio de cariño y de amistad para el que durante la Guerra Mundial fue camarada de armas de la famosa Escuadrilla "Richthofen". Con la emoción consiguiente, por unirme al caído lazos estrechos de amistad y de sangre, cumplo agradecido este honroso encargo y os pido señores, que me acompañen inclinándose conmigo ante quien cumplió siempre su deber de soldado, acudiendo valerosamente entonces a defender su Patria Alemana y muriendo ahora al servicio de su Patria Venezolana.

Nota del Autor: Desde fines de 2006, Clemente Balladares Castillo, tiene a disposición un libro de su autoría, Editado por Fundación Polar, y disponible únicamente en la Ciudad de Caracas, en el que se dan a conocer detalles hasta el momento desconocidos de la relativamente breve, pero intensa vida de este glorioso coterráneo nuestro. Este pequeño artículo sobre el Teniente Meyer es una contribución de mi parte con el fin de rescatar del pasado algunas de sus glorias y triunfos. Para más detalles visite la página Web:

www.fav-club.com/articulos/historiameyer/meyerbaldo.htm o diríjase por correo electrónico a Darío Silva: silvacastellano@yahoo.es

Bibliografía

VanWyngarden, Greg. "Richthofen’s Circus" Jagdgeschwader Nr 1. Aviation Elite Units. Osprey Publishing. Great Britain. 2004.

Balladares, Clemente. "Un venezolano que voló junto a dos grandes ases de la Gran Guerra" Carta Mensual de la Aviación Militar Venezolana. Año 6 Nº 11. Diciembre 2003.

Balladares, Clemente. "Un venezolano que voló junto a los dos más grandes ases de la Gran Guerra" Boletín Digital Ruedas y Cadenas. 2003. Vía Clemente Balladares.

"Un latino en el circo de Richthofen. Carlos Meyer, pionero de la aviación venezolana" Avión Revue Internacional. Núm 232. Octubre 2001.

Nagel von Jess, Kurt. "Relación genealógica de algunas familias que tenían relevancia social, económica y política en Maracaibo, siglos XVII, XVIII y XIX" Inédita.

Párraga, Regulo. "Un maracucho lucho al lado del Barón Rojo" Diario La Verdad, Maracaibo. 10 de enero de 1999.

Bodenchatz, Karl. "Hunting with Richthofen (Jagd in Flanders Himmel)" Grub Street, Londres. 1996.

Revista Fuerza Aérea Venezolana LXXV Aniversario. 1995.

VanWyngarden, Greg. "Von Richthofen´s Flying Circus. Colors and markings of Jagdgeschwader Nr. 1." Albatros Productions, UK. 1995.

Bravo, Argenis. "Un zuliano pionero de la aviación militar en el país" Panorama, Maracaibo. 8 de diciembre de 1989.

Gómez Núñez, Florencio. "Carlos Meyer Baldó. Héroe de Alemania que murió al servicio de su Patria Venezolana" Revista Horizontes de AVENSA.

"Leutnant Karl Meyer" Cross & Cockade Journal. Winter 1977. Vía Amy Thorton.

Von der Osten, Georg. "With Jagdstaffel 11 and 4" Cross & Cockade Journal. Autumn 1974. Vía Amy Thorton.

Gómez Núñez, Florencio. "Mis apuntes sobre la aviación venezolana" Caracas. 1970.

"Lamentable accidente de aviación. Pierden la vida el Teniente Carlos Meyer Baldó y el Mecánico Héctor Arias" Diario Panorama. Nº 3603. 29 de noviembre de 1933.

"Lamentable accidente de aviación. Pierden la vida el Teniente Carlos Meyer Baldó y el Mecánico Héctor Arias" El Nuevo Diario. Año XXI. 28 de noviembre de 1933.

Meyer Baldó, Carlos. "Viaje de Estudio" Revista del Ejército, Marina y Aeronáutica, Año III, Tomo 5, Nº 28. Órgano del Ministerio de Guerra y Marina de Venezuela. Caracas. 1933. Vía Carlos Hernández.


Colaborador

El Sr. Darío Silva

El Sr. Darío Silva es Ingeniero Mecánico egresado de La Universidad del Zulia, Venezuela, teniendo como tesis de grado la presentación del "Diseño de facilidades para la instalación del cañón calibre 20mm M39A3 en el avión OV-10 Bronco". Trabajó como miembro del equipo que modificó la nariz de un OV-10 para la instalación de un sistema de visión nocturna e infrarrojos (FLIR), posee el Botón de Honor de la Base Aérea General Rafael Urdaneta, y el del Grupo Aéreo de Operaciones Especiales Nº 15. Es investigador aficionado de Historia de Aviación Militar, en especial, personal latinoamericano luchando en grandes conflictos. Miembro de la asociación para la divulgación de temas militares y aeronáuticos FAV Club. Actualmente se desempeña ejerciendo su carrera en el sector petrolero venezolano.


Declaración de responsabilidad: Las ideas y opiniones expresadas en este artículo reflejan la opinión exclusiva del autor elaboradas y basadas en el ambiente académico de libertad de expresión de la Universidad del Aire. Por ningún motivo reflejan la posición oficial del Gobierno de los Estados Unidos de América o sus dependencias, el Departamento de Defensa, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos o la Universidad del Aire. El contenido de este artículo ha sido revisado en cuanto a su seguridad y directriz y ha sido aprobado para la difusión pública según lo estipulado en la directiva AFI 35-101 de la Fuerza Aérea.


[ Inicio | Email su Opinión a ]