Document created: 5 June 06
Air & Space Power Journal - Español  Segundo  Trimestre 2006


ASPJ

Pioneras de la Aviación

La Alférez Débora Pontecorvo

Próxima a Ser la Primera Mujer Aviador Militar de la FAA.

Comodoro José C. D´Odorico, Fuerza Aérea Argentina (Ret)

La Alférez Débora Pontecorvo

UNA MUJER EN vías de convertirse en la primera aviadora militar de la Fuerza Aérea Argentina, es una novedosa noticia para los latinoamericanos que nos hemos acostumbrado a creer que algunas profesiones son inevitablemente masculinas. Pero la reclamada igualdad de opciones está dando un vuelco radical a nuestras acendradas convicciones. Esta joven argentina es la consecuencia lógica de un clima familiar cargado de antecedentes vinculados con la actividad aérea. Cuando la FAA abrió sus puertas a la mujer, Débora no dejó pasar el momento.

Su padre, el capitán FAA Enrique L. Pontecorvo, retirado, y su hermano, Teniente Martín Pontecorvo (27) que presta servicios en la IV Brigada Aérea (Mendoza), han sido y siguen siendo sus padrinos naturales. Cuando la juventud de este planeta, por impulso de la concupiscencia y los hábitos fáciles discurre en medio de tormentosas confusiones, es bueno hallar ejemplos como el que ofrece la Alférez Pontecorvo. Diría que es una pequeña llama que ilumina la esperanza de los que piensan en el futuro.

La Alférez Pontecorvo enfrentó con serenidad y decisión el primer momento cumbre de un aviador, su primer solo, el primer vuelo sin la compañía del instructor que da confianza y seguridad. Pero sin saberlo, la joven pionera tuvo el Copiloto de todo aviador creyente. El rito fue celebrado el 27 de mayo de 2005 con la presencia orgullosa del Brigadier General Eduardo Schiaffino, Jefe del Estado Mayor General FAA, en el marco de la sencilla pompa de siempre, las informalidades del caso y la mirada nostálgica de muchos veteranos que hubieran querido reverdecer ese instante como protagonistas.

En la fotografía aparece la Alferéz Débora Pontecorvo acompañada por sus padres el Capitán FAA (Ret) Enrique Luján Pontecorvo y Sara Figueroa y su hermano el Teniente FAA Martín Pontecorvo.

En la fotografía aparece la Alferéz Débora Pontecorvo acompañada por sus padres el Capitán FAA (Ret) Enrique Luján Pontecorvo y Sara Figueroa y su hermano el Teniente FAA Martín Pontecorvo.

Un Cessna B-45 Mentor tuvo el honor de transportar durante veinte minutos a esta Alférez trémula pero firme y atenta que lo dominaba. Para Débora ese lapso seguramente fue la condensación del éxtasis y la gloria. Cuando dentro de pocos años sea tal vez una madre de familia y un miembro más en la lista de oficiales de alguna unidad aérea, seguirá recordando con ternura e incredulidad cómo, casi sin darse cuenta, se convirtió de pronto en un elemento vivo "ligeramente más pesado que el aire."

Después del recibimiento afectuoso de sus camaradas de clase, sin excluir los lanzamientos al aire y la tradicional copa de champagne que habrá contribuido a aumentar la dulce alegría del cóndor que empezaba a perfilarse en ese momento, tuvo que afrontar el desafío de presentarse ante una prensa curiosa y, porqué no, asombrada. Una experiencia inédita para Débora pero que afrontó con entereza y sencillez, encantando a los periodistas. Con candor confesó, "estoy más nerviosa ante ustedes que en el aire; he logrado un gran sueño y estoy orgullosa de pertenecer a la FAA."

La entusiasta Alférez del aire ya tiene en su futura mira profesional pilotar un A-4AR o un Mirage, hasta hoy los aviones de combate de la FAA, pero es cautelosa y sabe que debe salvar varias vallas previamente. Aún le espera la etapa de instrucción avanzada en EMB-312 Tucano, pasar por el tamiz que determinará sus inclinaciones naturales hacia una especialidad y el período a cumplir en una de las escuelas avanzadas que la habilitarán para desempeñarse en helicópteros, aviones de transporte o de combate.

La Alférez Débora Pontecorvo ha comenzado a transitar un largo y arduo camino. Tiene las agallas, las cualidades y el donaire de la mujer argentina. Está preparada para cumplir su sueño y pondrá sus mejores esfuerzos en ese propósito. Tal vez ella no lo sepa o no lo pretenda, pero se ha convertido en un ejemplo digno de imitar para muchos jóvenes que están desorientados.


Colaborador

El Comodoro (R) José C. D’Odorico El Comodoro (R) José C. D’Odorico, Fuerza Aérea Argentina, fue piloto de transporte aéreo con más de 5.000 horas de vuelo habiéndose retirado del servicio activo en 1975. Se especializó en el estudio de la guerra revolucionaria marxista-leninista y la guerra subversiva. Es autor de varios libros sobre el Marxismo-Leninismo y muchos artículos algunos publicados por la Air University Review, y el Aerospace Power Journal. Actualmente se desempeña como Asesor Honorario, Revista Escuela Superior de Guerra Aérea, FAA y corresponsal del Armed Forces Journal International, Washington, D.C. y la Revista Aérea, New York, en Argentina.

Declaración de responsabilidad:

Las ideas y opiniones expresadas en este artículo reflejan la opinión exclusiva del autor elaboradas y basadas en el ambiente académico de libertad de expresión de la Universidad del Aire. Por ningún motivo reflejan la posición oficial del Gobierno de los Estados Unidos de América o sus dependencias, el Departamento de Defensa, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos o la Universidad del Aire. El contenido de este artículo ha sido revisado en cuanto a su seguridad y directriz y ha sido aprobado para la difusión pública según lo estipulado en la directiva AFI 35-101 de la Fuerza Aérea.


[ Home Page de Air & Space Power - Español | Email su Opinión]