Document created: 13 February 06
 Air & Space Power Journal - Español  Primer  Trimestre 2006

Operaciones
de Rescate Durante la Segunda Guerra del Golfo©

Coronel Darrel D. Whitcomb, USAF-Retirado

©2004 por Darrel D. Whitcomb. Todos los derechos están reservados.

Operaciones de Rescate

LA PRENSA lo llamó "choque e intimidación". A partir del 19 de marzo de 2003, las operaciones militares de la coalición contra el régimen del partido iraquí Baath actuaron rápida y decisivamente, abrumando a las fuerzas militares iraquíes y deponiendo a Saddam Hussein. Como cuestión de principios, Estados Unidos nunca despliega fuerzas militares en cualquier parte del mundo sin antes disponer de la capacidad de rescate o recuperación del personal que podría quedar aislado o ser capturado en territorio enemigo. Esta misión, conocida como "recuperación de personal" (PR), se refiere a la suma de todas las iniciativas que nuestra nación llevará a cabo con cada uno de sus instrumentos de poder con el fin de salvar a nuestros jóvenes hombres y mujeres. Esta imperativa nacional, la cual incluye la búsqueda y el rescate en combate (CSAR), está respaldada por una fuerte capacidad de rescate y por un país que está dispuesto a emplear esa capacidad.

Tradicionalmente entre los servicios militares estadounidenses, la Fuerza Aérea siempre ha mantenido una fuerza de rescate más numerosa y robusta, tanto en sus componentes de servicio activo como en los de la Reserva. Durante la Operación Libertad para Irak se desplegaron tres fuerzas de tarea. Uno de esas fuerzas de tarea, que constaba del Escuadrón No 66 de Rescate (RQS), en helicópteros HH-60, el RQS No 71 en el avión cisterna HC-130, y el RQS No 38 aportando paracaidistas de rescate (PJs) fueron desplazados a sitios en Jordania. Estas unidades de servicio activo procedían de la Base Aérea Nellis en Nevada y de la Base Aérea Moody en Georgia. Una segunda fuerza de tarea se dirigió a Kuwait, compuesta por el RQS No 301 en HH-60s, el RQS 39 en HC-130s, y el RQS No 304, aportando paracaidistas de rescate. Estas unidades de la Reserva de la Fuerza Aérea, llamadas a las filas bajo una directiva presidencial, procedían de la Base Aérea Patrick en Florida y de Portland, Oregon. Una tercera fuerza de tarea, compuesta por el RQS No 129 piloteando HH-60s, el RQS No 130 piloteando HC-130s, y el RQS No 131 portando PJs, fue desplegada hacia Turquía. Estas unidades de la Guardia Nacional Aérea, que también habían sido llamadas a las filas bajo directiva presidencial, procedían de Moffett, California.1 Además, esas tres fuerzas de tarea fueron colocadas junto con unidades de A-10 para que hubiera una estrecha coordinación entre los helicópteros de rescate y sus aviones de apoyo. Previendo una rápida campaña terrestre, esas fuerzas de tarea fueron organizadas y dotadas para su desplazamiento dentro del territorio iraquí a medida que las fuerzas de la coalición se apoderaron de los aeropuertos del enemigo.

Al caer el aeropuerto de Tallil el 4 de abril, una de las primeras unidades aéreas en llegar consistía en un destacamento de helicópteros de rescate y PJs de los RQs Números 301 y 304.2 Después de instalar las comunicaciones de apoyo, esas tripulaciones se pusieron en alerta inmediata. Mientras que fuerzas de operaciones especiales (SOF) de Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia tomaban otros aeropuertos al oeste y al norte, otros destacamentos en Jordania y Turquía hacían lo mismo, reduciendo dramáticamente su tiempo de respuesta a lo largo y ancho de Irak.

Unidades de helicópteros de rescate de la Reserva de la Armada fueron también activadas y desplegadas a la región. También se desplegaron veteranos de la Operación Tormenta del Desierto, los marineros del Escuadrón No 4 de Helicópteros de Rescate ubicado en Norfolk, Virginia, y del No 5 en San Diego, California, así como 180 efectivos y ocho helicópteros Seahawk HH-60H.3

El Cuerpo de Infantería de Marina y el Ejército y las unidades SOF no contaban con escuadrones de rescate ya formados. En cambio, sus unidades tácticas contenían equipos de helicópteros y personal insertados, creados para responder al rescate de una manera inmediata. Los Infantes de Marina contaban con equipos de "recuperación táctica de personal y aeronaves" (TRAP), y el Ejército con "equipos de respuesta para asistencia en casos de desastre" (DART). Equipos del Quinto Batallón del Regimento de Aviación No 158, conocidos como Raptors, fueron organizados para desplazarse con unidades de helicópteros de ataque en ataques profundos, y para proveer una capacidad inmediata de rescate para cualquier tripulación derribada.4 "Es una cosa norteamericana", dice el Oficial Técnico Jefe 5 (CW5) Warren Aylworth, oficial de operaciones tácticas con los Raptors. "Siempre queremos sacar a nuestra gente. Y siempre lo tomamos muy en serio".5 Antes de que comenzara el combate, se había añadido helicópteros AH-64 a los Raptors, formando la Fuerza de Tarea Gabriel. Agregados al Vo Cuerpo del Ejército, los Raptors estarían inmediatamente disponibles para misiones de PR.6 Las unidades SOF designaron helicópteros para tareas de rescate dentro de cada elemento de asalto o fuerza de tarea. Este elemento preplanificado resultó en una operación casi perfecta cuando hubo necesidad de emplear sus capacidades. Además, el personal de las unidades de SOF también estaba listo para emplear recursos de recuperación con ayuda no convencional cuando fuera necesario.7 No cabe duda que las fuerzas de la coalición gozaron de un considerable apoyo de rescate.

Las unidades y elementos de rescate en la región estuvieron bajo el control táctico y operacional del centro de búsqueda y rescate conjunto (JSRC) en el teatro, ubicado inteligentemente en el centro de operaciones aéreas y espaciales combinadas (CAOC) en la Base Aérea Prince Sultan en Arabia Saudita. Dirigido por el Tte. Cnel. Keith Sullivan, el JSRC contó con 52 miembros de cada uno de los servicios y socios de la coalición asignados al JSRC durante el conflicto.

La colocación del JSRC en el CAOC no ocurrió por casualidad. Antes de las operaciones de combate, el Gral. Tommy Franks, comandante del Comando Central de Estados Unidos (CENTCOM), había nombrado al Tte. Gral. de la Fuerza Aérea "Buzz" Moseley, comandante del componente aéreo de fuerza conjunta, para que también actuara como coordinador de recuperación de personal (PRC) en el teatro de operaciones. Después de analizar las responsabilidades y la autoridad que se le habían asignado, el General Moseley emitió la siguiente directriz:

Yo soy el PRC, y por lo tanto respondo al [General Franks] de garantizar la recuperación de cualquier fuerza conjunta que pueda encontrarse aislada del grueso de la fuerza. Por la presente le encargo y autorizo al JSRC que se cerciore de que esto lo lleve a cabo la más rápida y capacitada fuerza de recuperación de personal para responder al suceso individual sin considerar el componente de "pertenencia". El JSRC dedicará el RCC (centro de coordinación de rescate) más adecuado para llevar a cabo la recuperación, tomando en cuenta las capacidades individuales y los requisitos de la misión específica, siendo el factor tiempo lo más crítico.8

Este arreglo le proporcionó al Coronel Sullivan acceso directo a las unidades que pudieran buscar y localizar rápidamente al personal ausente o proporcionar apoyo crítico a cualquier fuerza de tarea asignada a una misión de recuperación. En el altibajo de las batallas, 27 centros de coordinación de rescate, situados entre diversos componentes de comandancia y fuerzas de tarea, daban cuenta al JSRC. Todos ellos habían sido bien integrados mediante múltiples enlaces de comunicaciones y sistemas de computadora interoperacionales. Conforme a lo dispuesto por el JSRC, estos centros en efecto dirigirían las misiones de rescate y recuperación a medida que ocurrían. Debido a la presencia física del JSRC en el CAOC, Sullivan pudo coordinar rápidamente con los comandantes allí presentes para cualquier apoyo necesario. A lo largo del conflicto se llevaron a cabo 55 misiones variadas, bajo la dirección del JSRC.9 La información disponible indica que cinco aviones de ala fija cayeron en territorio enemigo (un Tornado británico, así como un F-14, un F-18, un F-15E y un A-10).

CENTCOM comunicó que el 23 de marzo un misil Patriot había derribado al Tornado con distintivo de llamada Yahoo 76, pereciendo sus dos tripulantes, los Ttes. de Vuelo Kevin Main y David Williams del Escuadrón No 9 ubicado en la base de avanzada en Ali Al Salem, Kuwait. Inmediatamente se lanzó un equipo de helicópteros de la Fuerza de Tarea Gabriel, los cuales pasaron varias horas buscando a la tripulación. Encontraron los restos de un tripulante antes de que llegaran las tropas británicas para afianzar la zona. Una comunicación, navegación y procedimientos adecuados para el control del tráfico hubieran podido evitar ese giro en los acontecimientos.10 Sin embargo, posteriormente una investigación reveló una falla en el sistema de identificación de "amigo o enemigo" (IFF) del Tornado. En vista de que al aproximarse a Kuwait el avión ya había comenzado a descender y el piloto todavía no había hecho contacto por radio con los controladores del tráfico aéreo, la aeronave fue identificada como un misil antirradar de entrada, y la batería del Patriot disparó en defensa propia.11

Menos de 24 horas después ocurrió un incidente similar. Cuatro F-16s CJs del Escuadrón de Cazas No 22 se encontraban prestándole apoyo a una formación grande de aviones de ataque que estaban atacando a blancos en la zona de Bagdad, cuando una batería Patriot del Batallón No 5, Regimiento No 52 de Artillería de Defensa Aérea, ubicado cerca de An-Najaf, accidentalmente los seleccionó como blancos. Lamentablemente para la unidad de Patriot, esos F-16s en particular estaban equipados para localizar y destruir fuerzas de misiles de superficie a aire (SAM). Para el mecanismo detector del F-16, la señal de radar del Patriot aparentaba ser un sitio del sistema SA-2, y puesto que las unidades de defensa aérea iraquíes todavía utilizaban el sistema SA-2, el avión líder de la formación dio por sentado que el sitio era una posición enemiga que estaba tratando de derribarlos, y, reaccionando instintivamente, lanzó un misil el cual, dirigido al sitio, ocasionó daños considerables al equipo de radar pero no a la tripulación del Patriot.12

Fuentes de la Armada informaron que una falla mecánica en el sistema de combustible había ocasionado, el 1º de abril, la caída del F-14, distintivo de llamada Junker 14. Asignados al Escuadrón de Cazas No 154 a bordo del USS Kitty Hawk, la aeronave se encontraba sobre el sur de Irak cuando la tripulación pudo expulsarse sin problema alguno.13 Dos HH-60s de la Fuerza Aérea, del RQS No 66, dirigido por el Mayor Chris Barnett y usando los distintivos de llamada Vampire 25 y 26, despegaron inmediatamente para recoger a los miembros de la tripulación que habían caído 80 millas al suroeste de Karbala y se reunieron con un vuelo de A-10s dirigido por el May. Jim "Rainman" Stephenson de la Guardia Nacional Aérea de Massachussets, quien, habiendo localizado a los sobrevivientes actuó como comandante en escena. El poco conocimiento de los sobrevivientes sobre el equipo de rescate y los procedimientos, causó alguna confusión entre las fuerzas de rescate. Sin embargo, bajo la vigilancia de los "Sandy" A-10s, los helicópteros procedieron directamente a donde se encontraban los sobrevivientes y pudieron afortunadamente rescatar a los dos hombres. "Una vez que oímos que los muchachos venían a rescatarnos, nos sentimos fabulosamente bien", dijo el piloto, Tnte. Chad Vincelette.14

Al día siguiente, el Kitty Hawk volvió a sufrir otra pérdida cuando un F-18, distintivo de llamada Dogwood 02, del Escuadrón de Cazas No 195 a bordo de ese buque, cayó al suroeste de Bagdad. La Fuerza de tarea Gabriel lanzó un equipo de helicópteros para iniciar la búsqueda del piloto, el Tte. Nathan White, pero éste había perecido al estrellarse su F-18. Helicópteros del RQS No 301 también respondieron, uniéndose a la intensa búsqueda del Tte. White. Las tripulaciones de rescate encontraron las ruinas del F-18 y los restos del piloto. Dos semanas más tarde, un vocero de CENTCOM reveló que el misil Patriot había derribado la aeronave de White.15 Preocupados por esos incidentes de fratricidio de superficie a aire, el Gral. Richard Myers, Presidente del Estado Mayor Conjunto, declaró lo siguiente: "Tendremos que investigar cada uno de ellos, para ver si fue por causa de alguna falla técnica que debemos arreglar".16

El 6 de abril, un F-15E de la Fuerza Aérea, distintivo de llamada Borax 56, del Escuadrón de Cazas No 333 ubicado en la Base Aérea Seymour Johnson en North Carolina, cayó cerca de Mosul. Diseñado específicamente para ataques a bajo nivel, aparentemente la aeronave cayó volando a tierra. A pesar de la presencia de un número de defensas aéreas enemigas en los alrededores, se lanzó una fuerza de tarea de rescate de helicópteros y aviones A-10s, los cuales procedieron al lugar del violento percance. Sobre esa área se reunió una armada aérea de considerable volumen, dispuesta a batallar con el enemigo para facilitar las operaciones de rescate. Durante las operaciones para suprimir la amenaza, aviones cisterna KC-135s y KC-10 se estacionaron en el área para servir de apoyo a esas operaciones.17 Sin embargo, los rescatadores nunca llegaron a hacer contacto con los dos tripulantes. El 23 de abril, el Secretario de Defensa anunció que el piloto, Capitán Eric Das, y el operador del sistema de armas, May. William Watkins III, habían perecido. Un equipo de fuerzas especiales había recuperado sus restos.18

Al día siguiente, un SAM portátil atacó a un A-10. La explosión dañó el motor derecho y los controles de vuelo, deshabilitando los dos sistemas hidráulicos. Pero la piloto, Cpt. Kim Campbell del Escuadrón de Cazas No 75 ubicado en la Base Aérea Pope en North Carolina, piloteó el A-10 (diseñado para sobrevivir serios daños de batalla) de regreso a Kuwait y aterrizó en la Base Aérea Ali Al Salem. Su calma y profesionalismo salvaron la aeronave, obviando la necesidad de otra misión de rescate.19

El 8 de abril, otro SAM del enemigo atacó otro A-10, distintivo de llamada Facing 43, que se encontraba apoyando el avance de la 3ª División de Infantería por los suburbios del sur de Bagdad. Se le avisó al piloto, May. Jim Ewald del Escuadrón de Cazas No 110 de la Guardia Nacional Aérea, que podía usar el aeropuerto de Bagdad, recientemente afianzado, como aeropuerto de emergencia. Como su avión aún podía volar, Ewald decidió dirigirse hacia el sur con la esperanza de llegar a Tallin o quizás Kuwait. Ewald había volado por unos 10 minutos cuando su avión comenzó a cabecear incontrolablemente y tuvo que expulsarse. Su piloto de flanco, Facing 44, asumió las responsabilidades de mando en escena, y tomando nota de su posición comenzó los procedimientos de CSAR.

Al llegar a tierra, Ewald se escondió en unos cañaverales situados a la orilla de un canal. Preocupado por las unidades paramilitares de los Fedayins de Saddam activas en esa área, cuando su avión se estrelló confundió el estallido de sus armamentos con el fuego del enemigo. Afortunadamente, las tropas del Batallón de Ingeniería No 54 de la Tercera División de Infantería que habían presenciado su descenso, enviaron un equipo de avanzada al lugar donde Ewald había caído. Jim oyó unas voces que él pensó eran de norteamericanos, pero se mantuvo cauteloso. Sin embargo, cuando oyó el grito fuerte y claro de "!Oye, tío piloto, sale que somos norteamericanos!", Ewald salió de su escondite y corrió a toda velocidad hacia el Bradley. Los soldados en el Bradley lograron meterlo en éste y salir de allí rápidamente. A continuación, Ewald sacó su radio de socorro y notificó a Facing 44 que se encontraba en la compañía de fuerzas amigas. Una hora después de haber llegado al hospital de campaña cercano, Ewald estaba camino a Kuwait en un helicóptero del RQS No 301, y dos días después resumiría sus vuelos de combate.20

En total, los aviones de ala fija de la coalición realizaron 15.825 misiones de ataque durante la guerra.21 La única pérdida por acciones del enemigo fue la de ese A-10, un minúsculo índice de pérdida de .0063%, continuando la tendencia de una escasa pérdida de aviones por misión de combate que se remonta a la Segunda Guerra Mundial. Existen muchas razones para esa tendencia: aviones mejor construidos; mejor equipo de apoyo, tales como receptáculos de interferencia electrónica y bengalas señuelos; mejor capacitación para las tripulaciones, y una bien establecida capacidad para asumir la superioridad aérea al destruir rápidamente cualquier resistencia aérea significativa.

Sin embargo, los iraquíes alegaban haber derribado numerosos aviones de la coalición en algún momento al comienzo de la guerra, y hasta hacían el papel de haber capturado aerotécnicos de la coalición que habían llegado en paracaídas al Río Tigres en el centro de Bagdad. El canal de televisión por satélite Al-Jazeera le dio pronta cobertura al acontecimiento cuando las tropas iraquíes registraban los cañaverales a ambas orillas del río y disparaban sus rifles al agua en un fútil esfuerzo para obligar a los aerotécnicos a salir al descubierto. Cuando se les preguntó, tanto los voceros norteamericanos como los británicos negaron la desaparición de ningún avión o personal.22 Sin lugar a dudas, las defensas aéreas iraquíes lograron cierto nivel de victoria al derribar un número de vehículos aéreos sin tripulación (UAVs), vehículos que tanto Estados Unidos como sus aliados habían comenzado a utilizar más frecuentemente.23 Las fuerzas británicas usaron extensamente su UAV Phoenix para localizar artillería y para tareas de control aéreo de avanzada, perdiendo cuatro de ellos bajo el fuego del enemigo. Estas aeronaves, en órbita a baja altitud y de marcha lenta, fueron blancos fáciles. Los británicos dijeron que habían perdido 23 UAVs en el conflicto, varios de ellos cuando los dirigieron a propósito más allá de su alcance debido a necesidades operacionales.24 Desde la perspectiva de recuperación de personal, la pérdida de estos UAVs fue insignificante ya que los UAVs no requieren operaciones de rescate (PR). Obviamente que la mejor táctica de PR consiste en evitar que ningún avión tripulado sea derribado.

En varias ocasiones también se usaron fuerzas de rescate especializadas en la evacuación de personal en tierra. Aunque ese tipo de evacuación no es doctrinalmente una misión de PR, los comandantes de CENTCOM decidieron usar recursos de rescate para esta tarea vital cuando esos recursos se hallaban disponibles. En otra acción el 23 de marzo, una fuerza de tarea de rescate de HH-60s, A-10s y un avión cisterna HC-130 despegaron inmediatamente para salvar personal herido de gravedad de un equipo de fuerzas especiales que se encontraba atrapado cerca de Bagdad. Recordativo de la recuperación de esos equipos a lo largo del Sendero Ho Chi Minh durante la guerra en el Sudeste de Asia , los A-10s realizaron vuelos de patrulla aérea de combate, conteniendo las fieras acciones de combate enemigas a medida que los helicópteros descendían y extraían a las tropas en peligro. El HC-130 entonces descendió por debajo de las nubes con el fin de reaprovisionar al helicóptero para que éste pudiera regresar a su base de origen. 25 Esa misma circunstancia ocurrió casi al pie de la letra el 7 de abril, cuando una fuerza de tarea de rescate similar salvaba a otro equipo del Ejército que estaba atrapado. Un piloto de rescate de la Fuerza Aérea hizo el siguiente comentario: "Se trata de nuestro cliché, ‘nunca dejamos a nadie atrás’".26

Indudablemente que el más dramático acontecimiento de PR durante el conflicto fue la operación del 2 de abril para rescatar a Jessica Lynch, soldado de 1ª clase que había caído prisionera unos días antes cuando las fuerzas iraquíes habían emboscado a su unidad (una compañía de mantenimiento) en la Ciudad de An Nasiriyah, matando a varios de sus compañeros soldados y capturando a otros cinco. Pero las fuerzas de rescate en sí no fueron las que llevaron a cabo esta operación, a pesar de que la fuerza de tarea incluía unos cuantos paracaidistas (PJ) de la Fuerza Aérea. Más bien fueron los SEALS de la Marina los que proporcionaron el apoyo directo para que los Comandos del Ejército pudieran realizar esa misión de acción directa, la cual también incluía una acción diversionaria por parte de la Infantería de Marina llevada a cabo por la Fuerza de Tarea Tarawa, que se encontraba en las cercanías, y por un ataque aéreo de Harriers AV-8 contra una oficina del Partido Baath. Asimismo, francotiradores de la Infantería de Marina y equipos de fuerzas especiales entraron a la ciudad para aniquilar miembros del partido Baath y recopilar inteligencia. Helicópteros CH-53 y CH-46 de la Infantería de Marina insertaron el elemento terrestre de la fuerza conjunta mientras que una armada de helicópteros armados AC-130 de la Fuerza Aérea, helicópteros de ataque AH-1W de la Infantería de Marina, y MH-6 Little Birds del Ejército circulaban en el aire para proveer apoyo de fuego inmediato. Desplazándose rápidamente, la considerable fuerza neutralizó el área, entró en el hospital de la ciudad bajo el control del enemigo, y rescató a Lynch.27 Desde el punto de vista de audacia, esta maniobra puede compararse con la gran incursión Son Tay dentro de Vietnam del Norte en el 1970, a pesar de que, a diferencia de aquella incursión, ésta resultó en la liberación de un norteamericano, el primero desde la Segunda Guerra Mundial. Y lo que es más importante, le demostró al mundo hasta qué punto Estados Unidos está dispuesto a llegar para rescatar a su gente.

Al mismo tiempo, otra fuerza de tarea, compuesta en su mayoría por personal de inteligencia, registraba cuidadosamente los centros de inteligencia iraquíes y las prisiones en busca de un piloto americano de la Marina desaparecido desde la Guerra del Golfo de 1991. El F/A-18 del Capitán Michael Speicher se estrelló durante la primera noche del conflicto. Él nunca había hecho contacto con aviones o elementos de búsqueda, y su posición exacta continuaba desconociéndose hasta que se encontraron los restos de su avión después de la guerra. Inicialmente se le clasificó como muerto en acción, pero en octubre del 2001 el Secretario de la Marina reclasificó su estado como "Desaparecido en acción, capturado".28 Hasta la fecha todos los esfuerzos por encontrar a Speicher han fallado; sin embargo, se encontró lo que aparentan ser sus iniciales garabateadas en la pared de una celda en la prisión Hakimiyah de Bagdad. Este caso permanece inconcluso, aún cuando ya se ha localizado a todo el personal desaparecido durante la Guerra del Golfo del 2003.29

Las pérdidas de helicópteros fueron mucho más altas que las de los aviones de ala fija descritas anteriormente. Informes desclasificados indican que se perdieron 15 helicópteros, pero solamente 3 debido a acciones del enemigo. No obstante, todas las pérdidas fueron trágicas. Operaciones de rescate entre los servicios salvaron a la mayoría del personal derribado. Los miembros de la tripulación de un MH-53 de fuerzas especiales, la primera pérdida de aeronaves de la coalición en la guerra, fueron recogidos por otro helicóptero de fuerzas especiales y llevados a su base de origen. La aeronave en sí fue destruida.30 Ese mismo día, un CH-46E de la Infantería de Marina, Escuadrón No 268 de New River, North Carolina, se estrelló en Kuwait cuando transportaba tropas a Umm Qasr al sur de Irak, muriendo todos los soldados norteamericanos y británicos a bordo. No hubo una operación de rescate.31 También al comienzo de las operaciones de combate, un Apache AH-64, asignado al 11º Regimiento de Aviación en el Campo de Aviación en Illesheim, Alemania, fue derribado cuando fuerzas del Ejército comenzaban a desplazarse en Irak. Helicópteros de la Fuerza de Tarea Gabriel habían comenzado a desplazarse para las operaciones de recuperación, cuando se les notificó que otras unidades del Ejército habían salvado a la tripulación.32

Otro AH-64 asignado al Batallón 1º del Regimiento de Aviación No 227 (1/227) de Fort Hood, Texas, se estrelló durante una incursión compuesta por múltiples batallones contra unidades blindadas cerca de Karbala el 24 de marzo. Bajo el mando y control del 11º Regimiento de Aviación, el ataque había sido designado como una misión clásica de "ataque profundo", algo que la aviación del Ejército ha estado formulando por varios años. El Gral. Wesley Clark de la Fuerza Aérea de EE.UU., retirado, lo describió en la CNN, como "la primera misión de ataque doctrinal profundo del Ejército. Nos hemos estado entrenando aproximadamente por 18 años para esta misión. Había sido designada para la lucha contra los soviéticos. La aplicamos contra la Segunda Brigada de la División Medina. Obtuvimos buenos resultados en esta misión. Eliminamos un montón de T-72s, artillería e infantería. Por otra parte, fue una escaramuza y tuvimos tiros de reacción".33

Lamentablemente, la incursión no fue bien planificada. El apoyo y la supresión del fuego carecían de suficiente coordinación, y la acción no fue sincronizada con operaciones paralelas de la Fuerza Aéreas, la Marina y ataques de cazas de la Infantería de Marina. Asimismo, en vez de atacar desde el oeste sobre un área más grande, los helicópteros fueron dirigidos directamente sobre áreas urbanas bien alumbradas, afectando la visión nocturna de las tripulaciones y alertando a los iraquíes. El fuego concentrado y masivo procedente de armas de pequeño calibre derribó al Apache con distintivo de llamada Vampiro 12. Otros helicópteros del Ejército trataron de salvar a la tripulación, pero el fuego de las fuerzas enemigas en esa área los mantuvo alejados. Otro Apache con distintivo de llamada Palerider 16 también sostuvo fuertes daños pero logró salir del área mientras que un miembro de la tripulación, que estaba herido, bloqueaba la frecuencia de emergencia con constantes llamadas de socorro.

Programada para ser lanzada conjuntamente con la fuerza de ataque, la Fuerza de Tarea Gabriel no contaba con combustible debido a que sus aviones cisterna no habían llegado al punto de reaprovisionamiento en Objective Rams, 80 millas al sur de Bagdad. Por consecuencia, los helicópteros permanecieron en tierra a 20 minutos de distancia, sin poder ayudar. Alertados para la misión, HH-60s del RQS No 66 se sorprendieron cuando supieron que el avión derribado había estado usando la distintivo de llamada Vampiro 12, un giro confuso en los acontecimientos porque los distintivos de llamada de los dos helicópteros de rescate asignados por la orden de asignación de tareas aéreas, eran Vampiro 11 y Vampiro 12. Como resultado, no se lanzaron, pero dos A-10s de Al Jaber sí apoyaron la iniciativa de rescate. El comandante del 1/277, volando en un UH-60, trató de entrar allí para rescatar a los hombres, pero tuvo que abandonar su intento cuando las bloqueadas frecuencias radiales y la fuerte resistencia del enemigo le impidieron poder comunicarse con los sobrevivientes y encontrarlos. Los tripulantes, el Oficial Técnico Jefe (CW2) Ronald Young y el CW2 David Williams, fueron capturados.34 Los hombres de la Fuerza de Tarea Gabriel estaban bien consternados al no poder salir y al menos intentar la recuperación. De hecho, sus helicópteros no recibirían ningún combustible hasta el 27 de marzo.35

Un comandante enemigo usó un medio bien simple para defenderse contra los Apaches: al avistarlos en vuelo, utilizó su teléfono celular para llamar a sus unidades en los alrededores y ponerlas en guardia. Alertadas, esas unidades concentraron el fuego de sus cañones contra los intrusos, causando daños considerables a la aeronave cuando ésta trataba de mantenerse en vuelo estacionario y dirigir sus misiles de precisión contra los blancos iraquíes. Los planificadores del Ejército no habían dedicado suficiente apoyo para eliminar o suprimir los cañones de modo que los Apaches pudieran maniobrar con seguridad. Esta costosa lección le enseñó al comandante de la unidad de aviación que debía hacer ajustes en su táctica: lanzar incursiones después del despegue de las aeronaves de ataque de la Fuerza Aérea y de la Marina para vencer a los cañones y lograr un nivel de superioridad aérea suficiente para las maniobras de los helicópteros. De acuerdo con el Tte. Gral. William Wallace, Comandante del Vo Cuerpo de Ejército, "Aprendimos de nuestros errores. Nos ajustamos y adaptamos basándonos en lo que aprendimos, y seguimos usando el helicóptero Apache de manera significativa durante el curso de la contienda".36

Otros casos de pérdida de helicópteros, tanto de combate como no combatientes, ocurrieron durante la Operación Libertad para Irak. Todas esas pérdidas fueron trágicas. El 21 de marzo dos helicópteros Sea King de la Infantería de Marina Real chocaron sobre el área norte del Golfo de Arabia, pereciendo un tripulante norteamericano y dos británicos.37 Nueve días después, un UH-1N, asignado al Escuadrón de Helicópteros de la Infantería de Marina No 169 de Camp Pendleton, California, se estrelló al despegar durante las horas de la noche desde un emplazamiento de operación de avanzada en el sur de Irak, pereciendo tres tropas a bordo. Las fuerzas de rescate evacuaron un cuarto infante de marina, quien había sido herido de gravedad al estrellarse el helicóptero.38 El 1º de abril, un Harrier AV-8 de la Marina se estrelló cuando trataba de aterrizar de noche sobre el buque de asalto anfibio USS Nassau. Un helicóptero de búsqueda y rescate recuperó a un piloto que había podido expulsarse satisfactoriamente.39 Al día siguiente, un UH-60 del 2º Batallón del 3er Regimiento de Aviación de Fort Stewart, Georgia, fue derribado bajo el fuego de armas de pequeño calibre cerca de Karbala. La Fuerza de Tarea Gabriel fue puesta en alerta para la misión, pero una fuerza de tarea blindada llegó a ese lugar primero, recuperando a cuatro soldados heridos y siete muertos.40 Dos tripulantes, también procedentes de Camp Pendleton, se estrellaron en la parte central de Irak el 3 de abril debido a causas no relacionadas con el combate. En conjunto, el fuego enemigo dañó seriamente 49 helicópteros de la Infantería de Marina. No se perdió ninguno de esos helicópteros, pero algunos de ellos tuvieron que ser reparados extensamente.41 Finalmente, después que un CH-46E de la Marina norteamericana se estrelló en el Mediterráneo durante operaciones de reabastecimiento de cubierta a cubierta, elementos locales de rescate recogieron a la tripulación.42

A medida que la guerra aceleraba su marcha inevitable hacia la conclusión, fuentes aliadas de inteligencia buscaron en vano a los soldados capturados junto con la soldado de 1ª clase Lynch y a los pilotos de los dos helicópteros derribados en la incursión masiva del AH-64 el 24 de marzo. Si se hubiera podido localizar efectivamente a los soldados, sin duda alguna que otra incursión de fuerzas especiales hubiera tratado de rescatarlos. Pero a medida que la Fuerza de Tarea Trípoli de la Infantería de Marina se desplazaba hacia Tikrit, un conciudadano iraquí le notificó a uno de los elementos de vanguardia que había siete norteamericanos apresados en un pequeño pueblo justamente al norte. Desplazándose cautelosamente, los infantes de marina entraron en el pueblo y liberaron a los soldados: los cinco de la unidad de Lynch y los dos tripulantes del Apache. Helicópteros de la Fuerza de Tarea Gabriel los llevaron a su punto de repatriación. Los siete estaban en buen estado de salud, a pesar de que tres de ellos habían sufrido heridas durante el proceso de captura. El CW2 Ronald Young, uno de los pilotos rescatados, declaró lo siguiente: "Nos sentimos como que hemos ganado la lotería de la vida".43 Al notificársele que habían sido rescatados, el Presidente Bush declaró: "Hoy es un gran día para las familias, compañeros y seres queridos de los siete desaparecidos en acción (MIAs) que ahora están en libertad. . . . Es una buena manera de empezar el día: ser notificados que siete de nuestros compatriotas pronto estarán en casa en brazos de sus seres queridos".44

Un informe de CENTCOM decía que 55 misiones de recuperación (evacuaciones médicas casi la mitad de ellas) habían rescatado a 73 tropas. El informe también contenía lo siguiente:

1. Se logró recuperar a todo el personal dado por desaparecido en acción, o se dio cuenta de ellos.

2. El rescate de Lynch fue el primer rescate de un prisionero de guerra (POW) logrado desde la Segunda Guerra Mundial.

3. El JSRC fue el mayor y mejor integrado que ninguna otra vez.

4. La fuerza de PR desplazada al teatro de operaciones fue la más robusta desde Vietnam.

5. El personal de las fuerzas de operaciones especiales empleó recursos no convencionales de recuperación en muchos de los rescates, en la liberación de los POWs y en todas las acciones explicables.45

Terminado el conflicto, los principales componentes de todos los servicios produjeron las lecciones que habían aprendido. Basándose en la opinión de los comandantes combatientes (particularmente CENTCOM), la Agencia Conjunta de Rescate de Personal en Fort Belvoir, Virginia, formuló varias de esas lecciones específicamente para el área de las misiones de recuperación de personal. En estos momentos esas lecciones están siendo examinadas para cualquier acción rectificativa.

En conjunto, conforme lo demuestran los resultados observados anteriormente, nuestras iniciativas de recuperación de personal durante la Operación Libertad para Irak fueron bien fructíferas. Pero las cuestiones bajo consideración indican que queda mucho por hacer. No obstante, nuestro fuerte e inmutable compromiso para la recuperación de personal está encapsulado en el lema eterno de las fuerzas de rescate: Estas cosas las hacemos para que otros puedan vivir—para regresar con honor.

Notas:

1. Sesión de información sobre la PR de Operación Libertad para Irak (OIF), Comando Central de Estados Unidos (CENTCOM), junio de 2004. Cortesía de la Agencia Conjunta de Rescate de Personal, Centro de Educación y Capacitación para el Rescate de Personal (PRETC) PR-301.

2. Gordon Trowbridge, "A Piece of Iraq", Air Force Times, 14 de abril de 2003, 14.

3. Chris Munsey, "Helicopter Squadrons Bring Rescue Skills to War Zone", Navy Times, 7 de abril de 2003, 26.

4. Mary Beth Sheridan, "Raptors Hover on Edge of Battle, Ready to Save Downed Soldiers", Washington Post, 21 de marzo de 2003, A6.

5. Mary Beth Sheridan, "Units Practice Key Search-and-Rescue Missions", Washington Post, 19 de marzo de 2003, A1.

6. Curso Avanzado de Aviación para Oficiales Técnicos (AWOAC), Estudio de un Caso Práctico, marzo de 2004, Centro de Aviación del Ejército de EE.UU., Fort Rucker, AL.

7. OIF PR sesión de información.

8. Ibid.

9. "Operation Iraqi Freedom—By the Numbers" (Shaw AFB, SC: División de Evaluación y Análisis, Fuerzas Aéreas del Comando Central de Estados Unidos [CENTAF], 30 de abril de 2003), 9.

10. Glen W. Goodman, "Officials Search for Cause of Patriot Strikes on Coalition Aircraft", Navy Times, 14 de abril de 2003, 13.

11. Associated Press, "System Failure Is Blamed in U.S. Downing of British Jet", Saint Louis Dispatch, 15 de mayo de 2004.

12. Bruce Rolfsen, "Why Did They Die?" Navy Times, 5 de mayo de 2003, 21. Véase también, "Report of Commander—Directed Investigation F—16CJ vs. Patriot Battery, 24 de marzo de 03," n.d. (no clasificado). A medida que los acontecimientos se desenvolvían en Irak, una terrible tragedia en Afganistán nos hizo recordar que las fuerzas norteamericanas, incluidos los elementos de rescate, estaban todavía trabando combate en esa remota nación. El 23 de marzo, un HH-60G de la Fuerza Aérea de EE.UU. del RQS Nº 41 ubicado en la Base Aérea Moody en Georgia, se estrelló, muriendo seis tropas a bordo. Se encontraba en una misión nocturna para evacuar dos niños afganis con heridas en la cabeza. "Blackhawk Crash Kills Six in Afghanistan", Associated Press, 24 de marzo de 2003.

13. Mark Faram y William McMichael, "Suddenly, the War Turns Rough", Navy Times, 14 de abril de 2003, 10.

14. "Tomcat Pilot Returns", Navy Times, 21 de abril de 2003, 6.

15. Bradley Graham, "Patriot System Likely Downed U.S. Navy Jet", Washington Post, 4 de abril de 2003, A34; y "Patriot Missile Downed U.S. Jet", Associated Press, 14 de abril de 2003.

16. Graham, "Patriot System", A34.

17. Bruce Rolfsen, "Airpower Unleashed", Armed Forces Journal, June 2003, 30.

18. Eric Weiss, "Virginia Flyer Confirmed Dead", Washington Post, 24 de abril de 2003, A14.

19. "Two A-10s Took Heavy Fire While Performing Unusual Mission", InsideDefense.com, 9 de abril de 2003, http:// www.insidedefense.com; y Sgto. May. Rick Burnham, "A-10 Pilot Wows Smithsonian Crowd", Air Force News, 30 de marzo de 2004.

20. Jim Garamone, "Thunderbolt over Baghdad, ‘Pilot-Dude’ Down in the Countryside", American Forces Press Service, 16 de julio de 2003.

21. William Arkin, "The Military Ain’t Broke", Los Angeles Times, 27 de abril de 2003, M1.

22. "Iraq Finds Allied Aircrew in Baghdad; Coalition Denies Reports", Agence France-Presse (AFP), 23 de marzo de 2003.

23. Anne Marie Squeo, "Drones Play Greater U.S. War Role", Wall Street Journal, 21 de marzo de 2003.

24. Douglas Barrie, "Phoenix Recovery", Aviation Week and Space Technology, 28 de julio de 2003, 55.

25. Gordon Trowbridge, "Deep into Our Bag of Tricks", Air Force Times, 7 de abril de 2003, 10.

26. Ibid.

27. "U.S. POW Rescued in Dramatic Raid," Cable News Network, 2 de abril de 2003; y Robert Wall, "Rescue of a POW", Aviation Week and Space Technology, 14 de abril de 2003, 29.

28. Bill Gertz, "Team to Search for Pilot Lost since the First Gulf War", Washington Times, 22 de marzo de 2003.

29. Jamie McIntyre, "Initials May Offer Clue to Missing Gulf War Pilot", Cable News Network, 24 de abril de 2003.

30. Bruce Rolfsen, "Pave Low First Bird Lost in Iraq", Air Force Times, 31 de marzo de 2003, 11.

31. Sr. Mike Sloniker, Lockheed-Martin, correo electrónico al autor, 19 de abril de 2003, sobre las pérdidas documentadas de la coalición en la segunda Guerra del Golfo Pérsico a partir del 11 de abril de 2003.

32. Jeanne Cummings y Michael Schroeder, "U.S.-Led Forces Strike at Iraq, Allies Unleash Ground Offensive", Wall Street Journal Europe, 21–23 de marzo de 2003, A1. Véase también, Estudio de un caso práctico de AWOAC, 11.

33. Gral. Wesley Clark, Cable News Network, 25 de marzo de 2003.

34. "Attrition", Air Forces Monthly, mayo de 2003, 88. Véase también, Williamson Murray y Robert H. Scales Jr., The Iraq War: A Military History (Cambridge, MA: Belknap Press of Harvard University Press, 2003), 106.

35. Estudio de un caso práctico de AWOAC, 17.

36. Rowen Scarborough, "General Tells How Cell Phone Foiled U.S. Attack in Iraq", Washington Times, 8 de mayo de 2003.

37. Anthony H. Cordesman, "Instant Lessons of the Iraq War", tercer borrador de trabajo (Washington, DC: Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales, 14 de abril de 2003), 2.

38. "Attrition", 88.

39. Ibid.

40. Cordesman, "Instant Lessons", 41; y "Aircraft Losses", Air Force Times, 26 de enero de 2004, 15.

41. Cordesman, "Instant Lessons", 42; y Steven Trimble, "Deep-Strike, Urban Tactics for Attack Helicopters May Need Review", Aerospace Daily, 30 de julio de 2003.

42. Sloniker, correo electrónico.

43. Peter Baker and Mary Beth Sheridan, "Marines Rescue Seven US Prisoners", Washington Post, 14 de abril de 2003, 1.

44. Pres. George W. Bush (discurso, la Casa Blanca, 14 de abril de 2003).

45. "Operation Iraqi Freedom—By the Numbers", 9. Véase también, OIF PR sesión de información.


Colaborador

El Coronel Darrel Whitcomb,  USAFR-Retirado El Coronel Darrel Whitcomb, USAFR-Retirado, es un analista por contrato de TATE Corporation en la Agencia de Rescate Conjunto de Personal. Sirvió tres temporadas como piloto de carga y controlador aéreo de avanzada en Asia del Sureste y posteriormente voló aviones A-37 y A-10 con el Ala de Cazas No. 926 y el Ala de Cazas No. 442. Más recientemente, sirvió en el profesorado del la Escuela Superior de Comando y Estado Mayor, Base Aérea Maxwell, Alabama. Un colaborador de Air & Space Power Journal, publicó en varias otras revistas y es el autor de The Rescue of Bat 21 (El rescate del batallón 21) (US Naval Institute Press, 1998).

Declaración de responsabilidad:

Las ideas y opiniones expresadas en este artículo reflejan la opinión exclusiva del autor elaboradas y basadas en el ambiente académico de libertad de expresión de la Universidad del Aire. Por ningún motivo reflejan la posición oficial del Gobierno de los Estados Unidos de América o sus dependencias, el Departamento de Defensa, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos o la Universidad del Aire. El contenido de este artículo ha sido revisado en cuanto a su seguridad y directriz y ha sido aprobado para la difusión pública según lo estipulado en la directiva AFI 35-101 de la Fuerza Aérea.


[ Home Page de Air & Space Power - Español | Email su Opinión]