Air & Space Power Journal - Español Segundo Trimestre 2000

 

Operaciones de
Doctrina Aerospacial

El Cuartel General del Centro de Doctrina de la
Fuerza Aérea y el Arte de Formular Doctrina

MAYOR STEVEN B. MICHAEL, USAF

Doctrine Shield.jpg (19440 bytes)

Durante gran parte de su historia la Fuerza Aérea de los E.U.A. había transferido la responsabilidad de la doctrina aerospacial, entre tres organizaciones: el Estado Mayor, la Universidad del Aire, y los Comandos Principales. Tal y como nos lo dejo ver el Dr. James A. Mowbray en sus escritos, esto debilitó severamente la estabilidad y la institucionalización y el mismo progreso de la doctrina de la Fuerza Aérea, debido a que la doctrina aerospacial siempre “fue un entenado de quienes tenían esta responsabilidad en el momento.”1 La impresionante demostración del poder aerospacial en la Guerra del Golfo Pérsico (1990-91) fue el evento clave que finalmente conmovió a los líderes de la Fuerza Aérea para percatarse que era esencial darle importancia al fomento de la doctrina. Como resultado, el General Merrill D. McPeack, Jefe de Estado Mayor de la USAF (CSAF) y el General John M. Loh, Comandante del Comando de Combate Aéreo, colaboraron para establecer el Centro de Doctrina de la Fuerza Aérea en la Base Aérea Langley, Virginia, en julio de 1993.2 Esta organización fue dotada de veinte personas y se creo como una agencia de operaciones de campaña la cual estaba subordinada al Estado Mayor a través del Subjefe de Estado Mayor para Planes y Operaciones.

En agosto de 1996, el CSAF General Ronald R. Fogleman, amplió la acción de sus predecesores. Decidió reorganizar el centro de doctrina debido a la creciente importancia del combate conjunto y a la necesidad de que se incrementara el entendimiento de la doctrina aerospacial por todos aquellos que forman parte de la Fuerza Aérea. El General Fogleman pudo darse cuenta que el Ejército y la Marina, comparados con la Fuerza Aérea, tenían organizaciones más grandes dedicadas a la promoción de la doctrina y que quienes eran miembros de esos servicios eran más cultos con respecto a la doctrina de sus armas. Él escogió al Mayor General Ronald E. Keys para crear un nuevo Cuartel General del Centro de Doctrina (HQ AFDC) en la Base Aérea Maxwell, Alabama. El Mayor General Keys tomó posesión del mando en febrero de 1997 y permaneció allí hasta septiembre de 1998, cuando el Mayor General Timothy A. Kinnan, lo sucedió. Hoy la dirección del centro esta en manos del Mayor General Lance Smith. En el HQ AFDC, la Fuerza Aérea ha establecido finalmente una organización que mantiene un programa concreto de promoción de la doctrina, que se asegura que el poder aéreo está debidamente representado en varias actividades conjuntas y de la Fuerza Aérea y que se recibe la adecuada representación en debates doctrinarios con las otras armas que componen las Fuerzas Armadas.

¿Qué es el HQ AFDC?

El HQ AFDC es una unidad que está subordinada directamente al CSAF. La unidad, ubicada en la Base Aérea Maxwell, tiene acceso directo a los recursos de la Universidad del Aire que incluyen la Biblioteca de la Universidad del Aire; La Escuela Superior de Guerra Aérea; la Escuela Superior de Comando y Estado Mayor Aereo; la Escuela de Oficiales de Escuadrón; y la Facultad de Doctrina Aerospacial, Investigación y Educación (CADRE). La misión del HQ AFDC es redactar doctrina de la Fuerza Aérea que sea exacta, legible, y actualizada; promulgar la representación debida del poderío aerospacial en eventos de importancia doctrinaria; relacionarse con las actividades del desarrollo doctrinario de las otras armas y con el Centro de Combate Conjunto en el Fuerte Monroe, Virginia; y representar y dar el apoyo de la doctrina de la Fuerza Aérea en los centros de instrucción del Ejército.

Michaels.jpg (7049 bytes)

El mayor Steven B. Michael, es jefe de la oficina de información de operaciones del Cuartel General del Centro de Doctrina. Recibió su licenciatura de la universidad Mount Vernon Nazarene, su Maestría y doctorado de la universidad del estado de Ohio. Ha servido en una variedad de posiciones que incluyen a-signaciones especiales al nivel de cuartel general de comando e incluyen ser parte del equipo de que vi-gilo la caída de la Unión Soviética; ser historiador en el estado mayor de la fuerza aérea, siendo responsable de compilar la cronología de la Guerra del Golfo Pérsico. Fue analista en el centro conjunto de inteligencia en el cuartel general del Comando Conjunto del Sur, localizado en ese entonces en Panamá.

Cuenta con aproximadamente 100 personas, militares y civiles, que están asignadas a los directorios y emplazamientos de operación del HQAFDC. El Directorio de Promulgación de Doctrina, en la Base Aérea Maxwell, es responsable de la investigación, la elaboración, y la redacción de la doctrina básica operacional de la Fuerza Aérea. Estos oficiales también enmiendan las doctrinas conjuntas y multinacionales y asisten a los comandos principales en su responsabilidad de crear doctrinas en el ámbito táctico. El Directorio de Aplicaciones de Doctrina, también ubicado en la Base Aérea Maxwell, examina ejercicios, juegos de guerra, modelos, simulacros, y experimentos con tecnología futura para determinar la precisión, integración, y empleo de la doctrina aerospacial. El Directorio de Integración Conjunta, en la Base Aérea Langley, Virginia, se concentra en temas de doctrina entre las diferentes armas. Su ubicación geográfica facilita la armonización con los comandos del Ejército, la Armada y la Infantería de Marina, los cuales están situados en la misma región. Este directorio también tiene a su cargo la participación de la Fuerza Aérea en la creación de doctrina conjunta y de la OTAN y representa a la Fuerza Aérea en foros de doctrina conjunta y multinacional. El Directorio Conjunto y de Enlace con el Estado Mayor observa y armoniza el trabajo al nivel del Estado Mayor en la región de Washington D.C. Con sus oficinas localizadas en el Pentágono, este directorio hace enlace directo con el Estado Mayor Conjunto y el Cuartel General de la Fuerza Aérea, y revisa el proceso de enmienda de la doctrina a ese nivel.

MichaelsFig1.jpg (33013 bytes)

Además de estos cuatro directorios, el HQ AFDC tiene representantes en seis lugares de operaciones. La unidad en la Base Aérea Nellis se responsabiliza por temas que tienen que ver con la Escuela de Operaciones de Aire a Tierra de la Fuerza Aérea, el Programa del Guerrero Aéreo, y de instructores en el Centro de Instrucción Nacional del Ejército. Los otros cinco lugares de operación están establecidos en acantonamientos donde el Ejército provee instrucción de las diferentes ramas de sus armas de combate. Estos lugares y sus instrucciones respectivas se concentran en Fort Bliss, Instrucción de Defensa Antiaérea en Texas; Fort Knox, adiestramiento de unidades de Vehículos Blindados en Kentucky; Fort Lavenworth, Instrucción en Armas Combinadas en Kansas; Fort Rucker, Instrucción de Aviación en Alabama; y Fuerte Sill, Instrucción de Artillería en Oklahoma. En cada lugar, el personal del HQ AFDC se desempeña como representante de la Fuerza Aérea ante el Ejército, promulgando la debida integración del poderío aerospacial con las fuerzas de tierra, explicando la doctrina aerospacial, dando charlas de nuevos temas doctrinales y participando en el perfeccionamiento de la doctrina del Ejército.

¿Qué es la Doctrina?

Doctrina es una declaración de creencias sancionadas oficialmente y de los principios de combate que expresan claramente los mejores métodos para llevar a cabo operaciones aerospaciales. Codifica el conocimiento acumulado que se ha obtenido de los estudios y análisis de experiencias en combate, contingencias, ejercicios y juegos de guerra. Los comandantes deben basar sus decisiones en los principios doctrinarios, pero la doctrina no los restringe o limita sus opciones de combate.3

La importancia crítica de las verdades doctrinarias se evidencia por sí misma, y es imperativo que los miembros de la Fuerza Aérea lean y entiendan sus ideas. Ya que es una recolección de los mejores métodos de combate, la doctrina sirve como la base fundamental del conocimiento que los hombres del aire usan para tomar decisiones en combate. Es el elemento clave para que las operaciones militares tengan éxito, dándole a los hombres del aire un marco de referencia común para los principios, funciones y habilidades de su arma. Estos fundamentos les dota de entendimientos comunes que los guían en la aplicación del poder aerospacial para apoyar los objetivos nacionales. La doctrina establece el marco de referencia para la preparación, equipamiento, y ejecución de las operaciones aerospaciales y define los métodos para la instrucción, equipamiento y de las fuerzas de apoyo. Describe las habilidades de combate del poder aerospacial, identificando en términos fundamentales el carácter central de la Fuerza Aérea como arma.

¿De dónde se Origina la
Doctrina?

La doctrina se origina de las experiencias en combate y de las perspectivas de conflicto de los hombres del aire. Las experiencias de combate se obtienen de una variedad de fuentes. Naturalmente, la historia de la guerra aerospacial es una parte vital de la doctrina, que contribuye con sus lecciones a enseñar los mejores métodos para la organización y el empleo de las fuerzas en combate. Las operaciones de hoy en día son otra fuente importante de doctrina. Los análisis de las estrategias y sus resultados ponen a prueba y a veces refinan los principios aprendidos de experiencias pasadas. Los ejercicios, juegos de guerra, modelos y simulacros brindan experiencias y perspicacia adicional. Cuando se consideran todas estas fuentes, los hombres del aire pueden identificar los mejores métodos del poderío aerospacial para el combate.

De igual importancia al génesis de la doctrina aerospacial es la perspectiva de guerra de los hombres del aire. El vuelo les da a los hombres del aire una posición ventajosa y capacidades para combatir que son peculiares y difieren de las de las fuerzas de superficie. El poderío aerospacial explota la dimensión vertical, dándole a los hombres del aire una perspectiva tridimensional, comparada con la de las fuerzas de superficie que es bidimensional. Los guerreros de superficie ven las batallas como líneas en un mapa; ellos dividen el campo de batalla en áreas de operación para sus unidades de combate y sincronizan sus movimientos de fuerzas dentro de estos límites geográficos. Por contraste particular, el vuelo les permite a los hombres del aire ver todo el espacio de batalla y aplicar el poder aerospacial cuando y donde sea más efectivo, sin las limitaciones físicas o artificiales que restringen el movimiento a las fuerzas de superficie. Además, el vuelo les permite la utilización de la fuerza con un grado de velocidad, alcance y flexibilidad que es claramente diferente al de la guerra de superficie. El poder aerospacial se mueve en periodos más cortos, a distancias más extensas, y aplica su fuerza a más partes del espacio de batalla que el de las fuerzas de superficie. Estos atributos les dan a los hombres del aire una perspectiva completa del teatro de operaciones durante el combate, y eso aparece en la doctrina de la Fuerza Aérea.

¿Cómo se relaciona la
doctrina con la política y
la estrategia?

Para la Fuerza Aérea, la política es una guía que es instructiva o directiva. Se redacta en el modo imperativo, expresa en que manera y que acciones “Se ejecutarán” o “Se tendrán” que realizar. La política sufre frecuentes cambios por eventos tales como la transición de liderazgo, nuevas agendas políticas, o cuestiones fiscales. Por comparación, la Fuerza Aérea cree que la doctrina sirve de guía autoritativa, pero no es directiva. La doctrina propiamente expresada, está redactada en el modo indicativo, que les dice a los comandantes cómo “deben”, “pueden”, o cómo “se les permite” llevar a cabo las operaciones. La doctrina no puede ser directiva porqué es imposible describir cada una de las posibles situaciones operacionales que los comandantes puedan enfrentar, o identificar cada una de las posibles decisiones que ellos necesitan tomar para cada situación. Los comandantes tienen que tener la libertad de acción para ejercer su autoridad para emplear las fuerzas, y la doctrina está escrita para guiarlos a escoger los mejores métodos de combate para salir bien en las circunstancias que a ellos se les presenten. La doctrina, como la política, puede cambiar. Claro está que debe ser modificada periódicamente para que sea de utilidad en las operaciones actuales. Sin embargo, la doctrina difiere de la política en que no es afectada por personalidades, políticas o la economía. Solamente los temas relacionados al combate, progresos tales como avances en la capacidad de las armas, innovaciones en combate, o experiencias obtenidas de operaciones de contingencia, son causas para que la doctrina sea modificada. La doctrina bien redactada identifica el alcance total de las capacidades para el combate, la política bien pensada ofrece guía directiva para completar los objetivos que caen dentro de las capacidades para el combate. Así, la doctrina y la política pueden integrarse y darse apoyo mutuo.

La doctrina y la estrategia a menudo se confunden porque ambas tratan las capacidades y funciones del combate. Es la interacción entre las dos lo que hace que resalten sus diferencias fundamentales. La doctrina es un “almacén de experiencias analizadas y sabiduría militar”, mientras que la estrategia es un curso de acción, creada del almacén de la doctrina, para emplear las fuerzas y así alcanzar los objetivos formulados. La doctrina habla del combate en términos generales; la estrategia trata sobre el uso de la fuerza militar en circunstancias específicas. La relación cíclica de las dos es tal que la doctrina influye a la estrategia, y los resultados de la estrategia aplicada en la guerra se convierten en las experiencias que forman parte de la base para la doctrina, basadas en hecleos historicus4.

¿Cómo se organiza y se
presenta la doctrina de la Fuerza Aérea?

El HQ AFDC ha organizado las capacidades de combate de la Fuerza Aérea en una jerarquía de Documentos de la Doctrina de la Fuerza Aérea (AFDD), y las ha dividido en tres niveles de doctrina. A la vanguardia de esta organización esta la AFDD 1, Doctrina Básica de la Fuerza Aérea. El nivel básico de la doctrina expresa las creencias fundamentales y más generalizadas, las cuales proveen una guía amplia y continua de los mejores métodos para organizar y emplear las fuerzas de la Fuerza Aérea. En ese documento se tratan los Principios de Guerra, las ideas fundamentales del poder aerospacial y las suficiencias centrales de la USAF. Todos estos principios que se encuentran en el nivel fundamental de doctrina, datan de los años inmediatos siguientes a la Primera Guerra Mundial. Estos conceptos recapitulan desde los años posteriores a la Primera Guerra Mundial y a los escritos del General Billy Mitchell de los E.U.A., del Mariscal del Aire Sir Hugh Trenchard de Gran Bretaña, y del General Giulio Douhet de Italia. También se pueden encontrar en las lecciones que se enseñaron en la Escuela Táctica del Cuerpo Aéreo del Ejército Norteamericano 1920-1940, la primera organización dedicada a fomentar la educación profesional de los hombres del aire. La primera doctrina creada por la Fuerza Aérea fue el Manual de la Fuerza Aérea (AFM) 1-2, Doctrina Básica de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos de Norteamérica, redactada por la Universidad del Aire en 1953. Este documento sufrió diferentes modificaciones hechas por la Universidad del Aire y el Estado Mayor, entre los años de 1950 y 1990. Su designación se cambió a AFM 1-1 en 1964.5 El AFDD 1, el cual reemplaza al AFM 1-1, fue rdactado por el HQ AFDC y aprobado en septiembre de 1997.

MichaelsFig2.jpg (14082 bytes)

El AFDD 2, Organización y Empleo del Poder Aerospacial, el documento siguiente en la jerarquía de la doctrina de la Fuerza Aérea, es el documento que sirve para coronar al nivel operacional de la doctrina. Esta clase de publicación sobre la doctrina no existía previamente en la Fuerza Aérea.6 Después de la Segunda Guerra Mundial, los líderes de la Fuerza Aérea estaban preocupados por la aplicación táctica del poder aerospacial mientras se combatía en las batallas de la Guerra Fría (ej.: La Guerra de Corea, Vietnam) y mientras se preparaban para enfrentarse a las fuerzas del Pacto de Varsovia en Europa (ej.: batallas de aire a tierra). Aparte de aquellos que estaban involucrados en los combates nucleares abrazados por el Comando Aéreo Estratégico, pocos integrantes de la Fuerza Aérea vieron la necesidad de la doctrina al nivel operacional, porque, en su experiencia, el poder aerospacial combatía en un papel de apoyo a las fuerzas de superficie. Parecía natural emplear fuerzas aéreas en apoyo de las fuerzas de tierra y enlazar las mejoras de las capacidades aéreas a los avances de la doctrina del Ejército. Sin embargo, la efectividad demostrada por el poderío aéreo en la Guerra del Golfo Pérsico –– el mayor conflicto posGuerra Fría –– convenció a los hombres del aire de que la doctrina al nivel operacional era necesaria para llenar un vacío crítico en enunciar la aplicación correcta del poder aerospacial. El AFDD 2 es un “Manual para los Comandantes de la Fuerza Aérea.” En el se trata la naturaleza del poderío aerospacial en lo que respecta a maniobras, sus objetivos, y tipos de operaciones. También contiene la guía para organizar fuerzas expedicionarias aerospaciales. La creación de la doctrina operacional es quizás el aporte más importante del HQ AFDC a la Fuerza Aérea hasta hoy. Además, del AFDD 2, existen otros 28 documentos que guían el empleo correcto de las fuerzas aerospaciales en el contexto de los distintos objetivos, capacidades de la fuerza, áreas funcionales amplias, y ambientes operacionales. Estos describen como la Fuerza Aérea organiza y emplea el poder aerospacial en toda su gama de conflictos al nivel operacional.7

MichaelsFig3.jpg (15777 bytes)

Las operaciones aerospaciales siempre han tenido gran importancia táctica. Las tácticas, técnicas, y procedimientos del pasado están ahora incluidos en la ordenamiento de la doctrina de la Fuerza Aérea como una doctrina de origen táctico. La doctrina táctica describe el empleo correcto de los sistemas de armamento en forma individual o en armonía con otros sistemas de armamento para llevar a cabo objetivos específicos. Se concentra en objetivos tácticos, condiciones, y el empleo de sistemas de armamentos.8 Los comandos principales de la Fuerza Aérea tienen la responsabilidad del mantenimiento de estos documentos, mientras que el HQ AFDC cumple su papel asistiendo en su perfeccionamiento y en dar uniformidad al formato.

¿Cómo se formula la
Doctrina?

Una de las tareas centrales del HQ AFDC ha sido concebir e institucionalizar el proceso para la formulación de la doctrina básica y operacional. Consideró los aspectos importantes del proceso de formulación de la doctrina conjunta, ya existentes desde 1987, y estableció procedimientos para apoyar la premisa de que inclusión e innovación son ingredientes fundamentales para el perfeccionamiento de una doctrina sólida.9 Todas las organizaciones interesadas tienen la oportunidad de participar, de manera que permite que se desenvuelvan conceptos nuevos de los debates emanados de temas contenciosos.

El Grupo de Trabajo de Doctrina de la Fuerza Aérea (AFDWG) es el elemento clave del proceso para el desarrollo de la doctrina de la Fuerza Aérea. El Comandante del HQ AFDC es el director del AFDWG, y los miembros del grupo incluyen representantes de los comandos principales, Estado Mayor, Negociado de la Guardia Nacional Aérea, Centro de la Reserva de la Fuerza Aérea, y otras agencias importantes. Esta amplia participación crea un foro que enlaza a las organizaciones de la Fuerza Aérea como socios iguales en la evolución de la doctrina y debate de temas doctrinales del día. Cuando se reúnen, semestralmente (normalmente en marzo y octubre) en la Base Aérea Maxwell, el AFDWG avala las propuestas para la formulación, cambio, o eliminación de doctrina básica u operacional. También es el ente corporativo que define y aprueba la posición de la Fuerza Aérea respecto de temas de combate conjunto. Los temas doctrinales pueden ser presentados al AFDWG por cualquier comando principal de la Fuerza Aérea, agencia, centro, oficina de Estado Mayor, o junta de líderes jerárquicos. Todas las decisiones tomadas por el AFDWG resultan de una votación; un voto por cada organización miembro. El director vota sólo en caso de que haya un empate en la votación. Cualquier organización de la Fuerza Aérea puede solicitar permiso para asistir como observador a una reunión del AFDWG. Con el consentimiento previo del HQ AFDC, los observadores pueden exponer temas y participar en las charlas.10

La Fuerza Aérea utiliza tres criterios para evaluar las propuestas de mejoras para la doctrina: propiedad, particularidad y suficiencia. Propiedad significa crear la propuesta apta para el nivel de la doctrina. Puede ser correcto incorporar la propuesta en la doctrina básica, redactarla en una publicación al nivel operacional, o permitir que un comando principal utilice el concepto en un documento de doctrina a escala táctica. Particularidad se refiere al carácter singular de la propuesta. Para que un documento sea aprobado, la propuesta tiene que ser suficientemente exclusiva de otras publicaciones de tal forma que sus conceptos no dupliquen la doctrina ya contenida dentro de los AFDD. Finalmente, la suficiencia se determina por la cantidad del material y la información que apoya la propuesta. Cuando no existe suficiente información para apoyar una publicación por separado, la propuesta puede ser incorporada entre los temas de otros AFDD aprobados.11

MichaelsFig4.jpg (30618 bytes)

Las propuestas de la doctrina, aprobadas por el AFDWG, son asignadas a un oficial encargado en el Directorio de Formulación de Doctrina del HQ AFDC, quien dirige las acciones en la investigación, la redacción y la armonización del documento con el personal respectivo. En el espíritu de inclusión y con el deseo de recolectar las mejores ideas, los oficiales encargados reúnen a expertos en la materia y forman un grupo llamado Comité de Trabajo de Doctrinas de la Fuerza Aérea (AFDWC). Un AFDWC incluye expertos en la materia de todas las agencias interesadas en el documento de doctrina propuesto. El objetivo es asegurarse de que cada organización tenga la oportunidad de participar en el proceso y que cualquier tema de tipo contencioso sea elevado y debatido. El oficial encargado trabaja con los miembros del AFDWC para esbozar el documento propuesto y usa los aportes de éstos para redactar el documento doctrina en borrador. Los documentos de borrador reciben un análisis interno en el HQ AFDC, y luego son distribuidos electrónicamente a todos las organizaciones miembros del AFDWG, a quienes se le da 60 días para que hagan sus análisis y comentarios. El CSAF aprueba el AFDD 1, AFDD 2, y las once publicaciones fundamentales para la doctrina de nivel operacional. El resto de los documentos reciben aprobación final del comandante del HQ AFDC (HQ AFDC/CC).12

El proceso de evolución en la formulación la doctrina de la Fuerza Aérea demora un año desde la aprobación de la propuesta por el AFDWG hasta la aprobación final de la propuesta por el CSAF o HQ AFDC/CC –– para la investigación, redacción y coordinación de cada documento nuevo de doctrina. Debido a que la doctrina puede cambiar o puede ser afectada por innovaciones, como se dijo anteriormente, el proceso requiere que cada publicación sea revisada periódicamente cada dieciocho a veinticuatro meses. En sus reuniones semestrales, el AFDWG decide la clase de análisis que se requiere para mantener la doctrina al día. Hay tres opciones: el documento se puede dejar sin alteraciones, se puede recomendar que se le hagan modificaciones menores, o se puede recomendar que se hagan modificaciones de índole mayor. Cuando se requiere que se hagan modificaciones al documento, se responsabiliza a un oficial del HQ QFDC para ser el punto central de contacto que se encargue de recopilar todos los cambios propuestos y hacer la coordinación de la nueva versión. Un AFDWC puede reunirse si es necesario que se hagan cambios significantes y, luego de volver a escribirlo, el borrador es enviado a todas las agencias correspondientes utilizando el proceso completo de evolución.13

¿Qué es una Doctrina
bien formulada?

Filósofos prominentes del poder aerospacial han escrito muchos artículos referentes a la evolución de la doctrina y ofrecen una cornucopia de ideas; ideas que valen la pena que sean consideradas por todos los autores de la doctrina.14 Sin embargo, los siguientes comentarios, realizados por el personal del HQ AFDC en los últimos dos años, son observaciones referentes a la formulación de doctrina.

Primero, una doctrina bien redactada contiene declaraciones muy extensas que expresan claramente creencias y principios comunes. Especialmente cuando se trata de documentos que se escriben en el ámbito básico y operacional. Los temas e ideas deben redactarse en forma que los enlace a fundamentos básicos de combate en general, tales como los Principios de Guerra, o las Doctrinas del Poder Aerospacial.15 Los bosquejos históricos, las anécdotas, o citas de grandes líderes militares se deben añadir al texto para ilustrar los principios doctrinales y apoyar la validez de estas verdades tan extensas.

Segundo, una doctrina bien redactada está escrita de una manera que enlaza directamente la doctrina de nivel secundario a la doctrina del nivel superior. En otras palabras, la doctrina operacional debe construirse sobre los principios doctrinales que se encuentran en la doctrina básica. Ligados a los dogmas amplios de la doctrina, la doctrina operacional explica como las unidades se organizan y funcionan. La doctrina secundaria tiene más autoridad y credibilidad cuando se expresa en el contexto de los principios doctrinales de nivel superior.

Tercero, una doctrina bien redactada es una expresión de guía autoritaria para los comandantes respecto de procedimientos de combate. Como tal, no debe escribirse como instructivo para manuales de campaña o áreas funcionales, ni debe ser un anuncio comercial para la promoción de un sistema nuevo de armamentos y tecnologías. La doctrina que está escrita correctamente resalta lo que es importante para el combate y trata las capacidades críticas para la realización de la misión. La doctrina cuando está correctamente reflejada provee guía autoritaria para la mayoría de las situaciones; sin embargo, como se mencionó anteriormente, la doctrina no es directiva por que es imposible considerar todas las circunstancias de combate. Los comandantes deben tener la libertad de ejercer su propio juicio e innovación cuando se enfrentan a circunstancias extraordinarias.

MichaelsFig5.jpg (39833 bytes)

En la gráfica aparecent los titulos en inglés de cada publicación de doctrina de la USAF.

Cuarto, una doctrina bien formulada está expresada de una manera que es legible y que se entiende. Dentro de sus áreas funcionales, las personas usan su propia jerga por que provee comunicación perfilada, efectiva; sin embargo el uso de esta terminología en la impresión de un documento de doctrina, degrada el valor de la doctrina por que no se llega a promulgar a una basta audiencia. Los documentos de doctrina no están escritos para los miembros de una área funcional específica; más bien están redactados para los comandantes y deben estar escritos de tal manera que todos los miembros de la Fuerza Aérea los puedan comprender.
Finalmente, una doctrina bien redactada trata todos los temas importantes que una guía puede brindar para el combate. La lista de temas varía entre documentos, pero algunos escritores de los temas de doctrina consideran incluir: la organización, el empleo, las capacidades, la planificación, el entrenamiento, y el comando y control.

¿Qué nos depara el futuro?

El HQ AFDC está entrando en una nueva fase de operaciones de doctrinas aerospaciales: aplicando las experiencias obtenidas en tres años de crear la doctrina, promulga el mantenimiento del ímpetu y la eficiencia de la organización. El objetivo importante para el futuro sigue siendo el de producir doctrina aerospacial apropiada y fundamentalmente pertinente. Esto significa finiquitar las versiones iniciales de los treinta y tres documentos aprobados de la doctrina de la Fuerza Aérea, revisándolas y analizándolas, y asegurándonos que haya una representación contundente de la Fuerza Aérea y de su participación en la evolución de la doctrina. El HQ AFDC continuará enviando equipos a participar en ejercicios, juegos de guerra, simulacros y contingencias reales para apoyar a los hombres del aire involucrados en eventos relacionados con la representación exacta del poder aerospacial y la correcta organización y empleo de las fuerzas.

El HQ AFDC esta elevando el nivel de conciencia respecto al poder aerospacial. Con su ejercicio de Aplicaciones de la Doctrina Aerospacial (ADAX) que es una iniciativa del CSAF. ADAX es un programa de seis horas al nivel ejecutivo, que presenta una vista u ojo de pájaro de la doctrina en el ambiente conjuncto y el de la fuerza aérea. Incorpora una deliberación de los asuntos de importancia en el mejor uso del poder aerospacial en combates conjunctos. Los estudiante son oficiales de alto rango destinados en posiciones de liderazgo a la altura del teatro de combate. Este programa junto con otros esfuerzos de difusión como el renovado interés en doctrina en los programas de educación militar profesional de la USAF, presenta a todos los hombres y mujeres del aire la información más actualizada de la doctrina aerospacial.

Finalmente, el HQ AFDC tiene en mira realzar la superación de la organización. Se están considerando propuestas para mejorar el perfeccionamiento de la doctrina, añadiendo representantes de las Fuerzas Aéreas Numeradas de combate al Grupo de Trabajo de la Doctrina de la Fuerza Aérea. Se está creando un programa para normalizar la instrucción de los oficiales recién comisionados, respecto de los aspectos fundamentales de la creación de la doctrina. Y, se utilizarán recursos importantes en personal y tecnología de informática para mejorar y mantener los páginas Web del HQ AFDC, los cuales continuarán siendo los medios primordiales de diseminación de la doctrina. El sitio Web del HQ AFDC está en http:://www.doctrine.af.mil es accesible a quien quiera que desee obtener información más reciente sobre la doctrina de la Fuerza Aérea. Todos los documentos de la doctrina, los de borrador y las versiones aprobadas, están disponibles al público. Son actualizados regularmente con información general de la doctrina tales como artículos, comentarios sobre libros, panfletos y ensayos sobre el tema. Hay bancos de datos en línea disponibles para realizar investigación sobre las experiencias obtenidas de los ejercicios, juegos de guerra, simulacros y citas históricas referentes a la doctrina. El Sitio Web también permite a las personas inscribirse electrónicamente a los eventos auspiciados por el HQ AFDC, tales como el Simposio Anual de la Doctrina del Poder Aerospacial del CSAF y los Grupos Semestrales de Trabajo de la Doctrina de la Fuerza Aérea.

Conclusión

La creación del HQ AFDC es un evento crítico en la historia de la Fuerza Aérea de los E.U.A. Marca un nuevo compromiso adquirido por la Fuerza Aérea para enunciar e instruir a sus hombres y mujeres en la doctrina del poder aerospacial. Un estudio inteligente de toda una carrera profesional de estas creencias y principios de la guerra aérea es esencial para el avance profesional de todos los hombres y mujeres del aire. El entendimiento de la doctrina es elemental para comprender el carácter fundamental y las capacidades de combate del poder aerospacial. Esto se torna mucho más importante ya que las operaciones conjuntas continúan dominando los asuntos militares de los E.U.A. Los hombres del aire tienen que entender la doctrina de su propia fuerza para integrar las fuerzas aerospaciales efectivamente dentro del ambiente de guerra conjunta. Un entendimiento pleno de la doctrina del poder aerospacial tiene que ser la actualidad real, constante y diaria de los hombres y mujeres del aire.

NOTAS:

1. Dr James A. Mowbray, “Air Force Doctrine Problems 1926-Present”, Airpower Journal IX, no. 4 (Otoño, 1995): 31.

2. “A Brief Description of the Background and Activities of the Air Force Doctrine Center, 1 Jul 93 - 24 Feb 97,” Dr. Thomas W. Crouch, AFDC/HO, 1 mayo 97.

3. Air Force Doctrine Document (AFDD) 1, Air Force Basic Doctrine, septiembre de 1997, pp. 1-2.

4. Cnl. Dennis M. Drew y Dr. Donald M. Snow, Making Strategy: An Introduction to National Security Processes and Problems (Maxwell AFB: Air University Press, 1988), pp. 171-174.

5. Tte. Cnl. Johnny R. Jones (ed.), Development of Air Force Basic Doctrine 1947-1992 (Maxwell AFB: Air University Press), abril de 1997.

6. Charla del May. Gen. Timothy A. Kinnan, “Aerospace Power 1999”, marzo de 1999.

7. Air Force Doctrine Document (AFDD) 1, Air Force Basic Doctrine, septiembre de 1997, p. 2.

8. Air Force Doctrine Document (AFDD) 1, Air Force Basic Doctrine, septiembre de 1997, pp. 2-3.

9. Joint Doctrine Capstone and Keystone Primer, 15 de julio de 1997, pp. 83-86.

10. Headquarters Operating Instruction 1-02, HQ AFDC Procedures for Developing Air Force, Joint, and Multinational Doctrine Documents, 9 de abril de 1999, p. 5; Air Force Doctrine Working Group (AFDWG) Charter, 4 de marzo de 1998.

11. Air Force Doctrine Working Group (AFDWG) Charter, 4 de marzo de 1998.

12. Headquarters Operating Instruction 1-02, HQ AFDC Procedures for Developing Air Force, Joint, and Multinational Doctrine Documents, 9 de abril de 1999, pp. 5-8; The eight keystone documents of operational-level doctrine are AFDD 2-1, Air Warfare; AFDD 2-2, Space Operations; AFDD 2-3, Military Operations Other Than War; AFDD 2-4, Combat Support; AFDD 2-5, Information Operations; AFDD 2-6, Air Mobility; AFDD 2-7, Special Operations; AFDD 2-8, Command and Control.

13. Headquarters Operating Instruction 1-02, HQ AFDC Procedures for Developing Air Force, Joint, and Multinational Doctrine Documents, 9 de abril de 1999, pp. 9-10.

14. La biblioteca de la Universidad del Aire, de la Base Aérea Maxwell, ha recopilado una lista bibliográfica muy extensa de publicaciones de la doctrina del poder aerospacial.

15. Ambos son analizados en su totalidad en el Air Force Doctrine Document (AFDD) 1, Air Force Basic Doctrine, septiembre de 1997, pp. 11-27.


No debe entenderse que nuestra revista representa la política de la Secretaría de Defensa, la Fuerza Aérea de los EE.U.U. o la Universidad del Aire. Más bien su contenido refleja la opionión de los autores sin tener carácter oficial. Está autorizado a reproducir los artículos en esta edición sin permiso. Por favor, si los reproduce, mencione la fuente, Aerospace Power Journal, y el nombre de los autores.


[ Home Page de Air & Space Power - Español | Ediciones Anteriores | Email su Opinión]